El mango, décadas arraigado en la Axarquía

103

Regordetes y de forma ovalada, los mangos son una fruta de hueso del tamaño de un pomelo. Su piel, que tiene una tonalidad que va del amarillo al verde, pasando por un verde rojizo, no es comestible. Sin embargo, su interior hay una pulpa amarilla muy suave (y un hueso plano no comestible, pero que nos permite aprovechar toda la carne con facilidad).

Los mangos suelen crecer en climas cálidos. Originalmente proceden del sur de Asia, pero en la actualidad se cultiva en el Caribe, México y Estados Unidos. En el viejo continente también se ha introducido el mango en ciertos enclaves, si bien la provincia de Málaga es la única que cuenta con una producción significativa de mango en la Europa continental.

Al igual que tantos frutos tropicales, el mango adquiere características propias de su entorno inmediato. Cuando Málaga comenzó a cultivar mangos, hace tres décadas, se probó unas 25 variedades. De ellas permanece la Osteen (de color rojo púrpura con poca presencia de fibra en pulpa) como la más popular. La recolección va del mes de agosto al de octubre, a veces llegando a principios de noviembre. Las variedades Keitt y Palmer serían de las más tardías, y como tempranas destacan las las variedades Irwin y Tomy Atkin.

Como curiosidad, los mangos que vienen de Sudamérica se recogen verdes y se van madurando en las cámaras de los barcos que los traen a Europa, proceso que tarda tres semanas. Mientras, los malagueños se recogen en su punto exacto, tras unas mediciones de su azúcar, y se distribuyen como un producto de proximidad.

En la actualidad se dedican entre 3.700 y 4.000 hectáreas a la producción del mango, lo que se traduce en más de 20 toneladas de esta fruta. Su principal punto de cosecha es Vélez-Málaga y los pueblos aledaños, como Benamocarra y Benamargosa, aunque también se cultiva en Almayate y Cajiz, entre otros municipios. Por ello no es de extrañar que la Asociación Española de Productores de Frutas Tropicales, con sede en Torre del Mar, esté trabajando en la actualidad para crear una marca del mango malagueño.

Hay que destacar que el árbol del mango tiene una raíz pivotante, que crece hacia abajo, y le permite resistir a sequías mejor que otros árboles, pues puede encontrar agua en el subsuelo (aunque, obviamente, en tal caso la producción de fruto bajaría).

Nutricionalmente, el mango se presenta como una fruta de alto contenido en fibra, baja en calorías, con un alto contenidos en las vitaminas A y C. Es una buena fuente de antioxidantes, y también contiene ácido fólico, B6, hierro y un poco de calcio, zinc y vitamina E. Por todo esto, el mango resulta un producto atractivo para quienes están a dieta, y para quienes sufren problemas de estreñimiento. Del mismo modo, ayuda a mantener una piel y un cabello saludable. En definitiva, es una buena fuente de nutrientes que estimulan nuestro sistema inmunológico. Los mangos no deben guardarse en el frigorífico hasta que estén maduros, esto es, que al apretarlo lo sintamos suave, y se desprenda un dulce olor desde el tallo del fruto. En el caso de que no lo esté, lo mantendremos a temperatura ambiente unos días, o lo colocaremos en una bolsa de papel para acelerar el proceso.

Gastronomía

Habitualmente el mango se consume de forma natural, como aperitivo entre otras, o como postre. Sin embargo, también puede cocinarse en salsas para acompañar platos salados, cortado como carpaccio, en dados en ensaladas, en sopas frías (quedándonos en la tierra, la sopa de de mango y aguacate es una delicia) y un sinfín más de posibilidades. Del mismo modo, es una materia prima excelente para hacer helados, flanes, bizcochos y mermeladas. Para algunas elaboraciones, el mango seco puede ser una alternativa conveniente al mango fresco, pero es significativamente más alto en azúcar y calorías.

Al estar muy arraigado a la costa oriental malagueña, muchos han sido los eventos que se han hecho alrededor de esta fruta. Como el Festival del Mango y del Aguacate, que organizó el Ayuntamiento de Vélez-Málaga durante varios años, o la ruta de la tapa del mango y el aguacate en la misma localidad. La Asociación Española de Productores de Frutas Tropicales también promueve el mango a través de actividades (la más reciente, en un campeonato de golf) y realiza jornadas de frutos tropicales con ponentes internacionales. Y sin olvidarnos de que el próximo 2023 la provincia acogerá el décimo tercer Simposio Internacional del Mango del 2 al 6 de octubre, en este caso, organizado por el Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea La Mayora, ubicado en Algarrobo.