Es época de verdeo, es época de AOVE

93

Todo son ventajas al cocinar con el «oro líquido» de la provincia

Como cada año, la recolección de la aceituna o verdeo llega a nuestra provincia. Las fechas de recogida de este producto varían ligeramente si hablamos de la aceituna de mesa o de molino, la propia para la elaboración del aceite de oliva. Esta segunda comienza su recogida en los meses de octubre y noviembre, aunque según algunos factores, como los climatológicos, puede alargarse hasta diciembre y enero. El aceite de oliva virgen extra es un alimento cada vez más demando que aporta innumerables beneficios para la salud, por algo lo llaman el ‘oro líquido’.

Dentro de los aceites de oliva vírgenes, el aceite de oliva virgen extra es la categoría de aceite de mayor calidad. Para que un aceite de oliva virgen se considere extra, este debe cumplir dos condiciones básicas: una de carácter químico, resumido en el porcentaje de acidez, y otro de carácter organoléptico, es decir, de sabor y aroma, que se comprueba mediante cata. Para llevar a cabo este aceite, se cuenta con más de 2.000 variedades de aceitunas en el mundo. En la provincia de Málaga contamos con variedades muy buenas que nos proporcionan excelentes aceites de oliva virgen extra como, por ejemplo la Hojiblanca, Picudo, Aloreña o la Verdial de Velez-Málaga. 

Para conseguirlo, la parte más importante es su proceso de elaboración. Francisco Lorenzo, presidente de ‘Olearum, Cultura y Patromonio del Aceite’ afirma que se trata de “una cadena que parte desde el olivo”. A la hora de comprar un aceite de oliva virgen extra debemos saber que no todo tienen la misma calidad. Existen una serie de factores que inciden en su clasificación. Para Francisco Lorenzo, “los más importantes son la variedad de aceituna y las condiciones agronómicas del olivar, el grado de maduración de la aceituna, el proceso de elaboración, el trato de la aceituna durante el proceso de recolección y transporte, y su conservación y almacenamiento”.

Un recorrido tan elaborado para un producto de tan alta calidad solo podía traer consigo beneficios para la salud. Gracias a su alto nivel en ácido oleico (ácido graso monoinsaturado) y la presencia de componentes menores (Polifenoles, Vitamina E…), este tipo de aceite nos ayuda en nuestra lucha contra el colesterol, además de mejorar nuestra circulación. También es capaz de fortalecer nuestro sistema inmunológico y proteger el cerebro. A su vez, el aceite de oliva virgen extra cuenta con una serie de beneficios estéticos para el cabello y la piel. 

En cuanto a su uso en cocina es de lo más variado y original. Lejos queda ya su monótono uso de aliño en ensaladas, pues se ha convertido en un producto de culto en el sector de la restauración. La armonización de este producto es la clave para una elaboración culinaria perfecta. En definitiva, el aceite de oliva virgen extra es un saludable privilegio para todos los paladares.

Ventajas de cocinar con aceite de oliva virgen extra

· Soporta mejor las altas temperaturas. Puede alcanzar hasta 190 ºC, de modo que es más resistente que otros aceites vegetales.

· Se puede usar en cualquier tipo de guiso, sopa, salsa o elaboración. Olvida el mito ‘aove para crudos’.

· Es la mejor grasa para freír, ya que deja los alimentos crujientes y jugosos, sin invadir su sabor, así que sí a freír con aceite de oliva virgen extra.

· Potencia el sabor de los alimentos y es una grasa saludable.

· Es un alimento que nos ayuda a mantener una dieta equilibrada y ayuda a mejorar los noveles de glucosa.