Fundación Cruzampo cumple 25 años reforzando su compromiso social en Andalucía

31

Fundación Cruzcampo cumple sus primeros 25 años de vida con una decidida apuesta por el progreso económico y social de Andalucía. Una consolidada trayectoria apoyada por una inversión de 38 millones de euros en acción social, que han contribuido a dar apoyo a las más de 16.000 personas que ha formado en hostelería y los 86.000 beneficiarios directos e indirectos que ha apoyado de media cada año.  

El impacto social de las acciones puestas en marcha ha supuesto un fuerte estímulo para la fundación cervecera más longeva de nuestro país, que nació en 1995 para profesionalizar el compromiso de una marca ciudadana como Cruzcampo y vertebra gran parte de la labor social de HEINEKEN España. Desde entonces, Fundación Cruzcampo ha trabajado para fomentar el reconocimiento de la cultura y el patrimonio andaluz, impulsando también el talento del sur apoyando especialmente a las nuevas generaciones y los profesionales de la hostelería. 

Con motivo de la celebración de su primer cuarto de siglo, Fundación Cruzcampo reformula cómo dar continuidad a su compromiso enfocando sus recursos en dos nuevos fines: el impulso del talento de los jóvenes y la promoción de la cultura cervecera. Ambos, reflejados en la reciente puesta en marcha de iniciativas como Talento Cruzcampo o la apertura de un espacio dedicado a su labor social, Factoría Cruzcampo

En palabras de Carmen Ponce, Directora de Relaciones Corporativas de HEINEKEN España y Vicepresidenta de Fundación Cruzcampo:«En la Fundación Cruzcampo llevamos 25 años trabajando por las personas y creciendo junto a ellas, y esto nos llena de orgullo. Convencidos de que solo podemos progresar si lo hace nuestra comunidad, en la familia HEINEKEN España creamos momentos de disfrute que nos unen para brindar un mundo mejor. Y nuestra apuesta por los jóvenes, la hostelería y el cuidado de la naturaleza es un excelente ejemplo de cómo hacemos realidad este propósito, mirando al futuro. Especialmente en Andalucía, una tierra con la que llevamos comprometidos 117 años». 

Nuevos retos y estrategias dan recorrido a estas intenciones, con las que la Fundación Cruzcampo se adapta a las necesidades sociales de nuestro tiempo. Desafíos tan alarmantes como la situación de desempleo que sufren los jóvenes españoles, que afecta al 31% de los menores de 30 años y en Andalucía se acentúa alcanzando a 4 de cada 10.  

El aprendizaje adquirido durante estos 25 años ha sido fundamental para definir este nuevo enfoque de la Fundación, que reorienta su actividad en dos áreas: desarrollar el talento para combatir el desempleo juvenil e impulsar la hostelería, así como en promover la cultura cervecera como símbolo de Andalucía. Manteniendo su indiscutible apuesta por la tierra que vio nacer a Cruzcampo en 1904 y por el futuro de las nuevas generaciones. 

Tal y como afirma Regla Bejarano, Directora de Fundación Cruzcampo: «Tenemos claro que nuestra mejor inversión de futuro son las personas, por eso defendemos que todo el mundo tiene un talento y merece una oportunidad. Esta será nuestra principal guía los próximos 25 años, en los que seguiremos trabajando por una región en la que llevamos volcándonos un cuarto de siglo y a la que continuaremos aportando valor para favorecer su progreso: Andalucía«. 

La última prueba de este compromiso es la nueva sede de la Fundación, Factoría Cruzcampo. Un espacio único dedicado a la formación de talento para la hostelería y la promoción de la cultura cervecera entendida como parte del patrimonio cultural andaluz, donde cerveza, gastronomía y hostelería simbolizan un modo de vida y socialización propios.  

En este lugar, punto de encuentro entre la comunidad y la acción social de Cruzcampo, la icónica marca vuelve a elaborar cerveza en el lugar donde nació y los jóvenes becados en Talento Cruzcampo se preparan para tener oportunidades laborales reales practicando a diario con los visitantes del espacio. De este modo, la cervecera involucra a toda la sociedad en el fin social de su fundación, ya que todo lo recaudado vuelve a reinvertirse en programas sociales y cada visita a Factoría Cruzcampo contribuye a la formación de futuros hosteleros. Los primeros resultados de esta fórmula de aprendizaje se traducían, en el reciente cierre de la primera edición de Talento Cruzcampo, en la celebración de que 7 de cada 10 alumnos habían conseguido empleo incluso antes de completar su formación.  

Centrada ahora en seguir sumando oportunidades de empleo para alcanzar el 100% de empleabilidad de sus alumnos y en formar a su segunda promoción de becados, Fundación Cruzcampo ha reforzado su dotación de ayudas para seguir aportando valor a los jóvenes y a la hostelería.Comprometida a captar talento a través de una generación que cuenta con las competencias y habilidades necesarias para impulsar la recuperación de la hostelería. Y decidida a acompañar a los profesionales hosteleros en esta transición, para ayudar a un sector que busca a contrarreloj nuevas fórmulas para hacer sus negocios sostenibles y que representa un importante motor de empleo en nuestro país.