Grupo Tercer Acto, todo un espectáculo gastronómico

45

Un acto es cada una de las partes principales en que se puede dividir una obra escénica. Desde el Renacimiento hasta el siglo XVIII, se tendía a dividir las obras en cinco piezas, pero desde el siglo XIX se suelen dividir en dos.

Para poner el broche de oro a esta estructura de las representaciones teatrales, nació en 2019 Tercer Acto, el primer restaurante de un grupo empresarial impulsado por el actor Antonio Banderas, en el que también participa Pablo Gonzalo, gerente de El Pimpi, y Chico Banderas, y que ya cuenta con cuatro establecimientos en los alrededores del Teatro del Soho Caixabank. “Buscábamos una restauración de calidad alrededor del teatro, para que, al salir de una función, el espectador pudiera cenar o tomar una copa, generando una experiencia completa, aunando cultura y gastronomía”, explica Mercedes Carrión, directora de Comunicación del grupo. 

Tercer Acto fue el primero de los restaurantes que subió el telón y dio nombre al grupo empresarial. Situado en el interior del teatro, pero independiente de las instalaciones escénicas, ofrece una cocina fusión, con elaboraciones de distintas partes del mundo con materia prima malagueña que se recogen en una carta muy dinámica, dividida en prólogo, actos y epílogo. 

El restaurante es el único de la cadena que también sirve desayunos y también dispone de un menú ejecutivo de lunes a viernes, denominado ‘Menú Impro’, ya que los platos se improvisan a diario. “Yo siempre digo que Tercer Acto es como un joyero, entras y te quedas fascinado con la decoración, donde la piedra ónix es protagonista otorgando un ambiente muy cálido y especial. Es un local muy cuidado, con muchos detalles, con materiales de calidad, muy elegante, donde predomina el terciopelo rojo, tiene mucha esencia teatral. Como curiosidad, destacar que también se exhiben en una vitrina algunos de los premios obtenidos por Antonio Banderas”, comenta la responsable de comunicación. 

Cocina tradicional

Doña Inés fue el segundo establecimiento de la cadena de restauración y su nombre es un homenaje al Tenorio, por lo que todo gira en torno al desarrollo de la obra desde una perspectiva gastronómica. El local, situado en los bajos del hotel Room Mate Valeria, ofrece una cocina muy tradicional, donde el producto toma especial relevancia, sin tratarlo demasiado, “porque es tan bueno que no lo necesita”. Así, predominan las brasas, la parrilla y la leña para la elaboración de arroces, verduras, carnes y pescados. También oferta un menú ejecutivo bautizado como ‘Menú Casa y Bodega’.

Este coqueto establecimiento posee una gran terraza y en estos días abrirá un nuevo espacio en el local contiguo que se llamará Don Juan. Además, en el ático del Room Mate Valeria, el grupo ofrece durante la temporada alta una barra de sushi en directo, un servicio que procede del restaurante Tercer Acto.

El pasado mes de septiembre, el grupo inauguró un nuevo local, La barra de Doña Inés, en la Alameda Principal, con una oferta de tapas elaboradas y un ambiente más informal, cuya decoración podría recordar a una tienda de ultramarinos tradicional. “Es un local con mucho encanto, con música, mesas altas, es una tasquita de aires renovados, pero a la vez castiza”, indica Mercedes Carrión.

Pura Italia

Dos meses después, Tercer Acto levantó la persiana de su cuarto restaurante en los alrededores del teatro del Soho. Atrezzo, en referencia la utilería teatral, se ubica en la calle Casas de Campos, y es, con 300 metros cuadrados de superficie, el más grande de la cadena. Su cocina es puramente italiana y para ponerlo en marcha se llevó a cabo un proceso de investigación de la gastronomía del país vecino in situ. Así, tanto los cocineros como la materia prima proceden de Italia.

La decoración del local es más minimalista, de colores muy neutros, y cuenta con elementos tan peculiares como las gafas que usaba el actor malagueño en la película Dolor y Gloria o el látigo que utilizó en El Zorro.

Y es que todos los restaurantes del grupo cuidan al máximo el interiorismo y los detalles, contando para ello con el asesoramiento del arquitecto Francisco Guillén, que también fue el encargado de realizar el proyecto del teatro. 

Tercer Acto, Doña Inés, La Barra de Doña Inés y Atrezzo ofrecen una amplia carta de vinos de distintas denominaciones de origen y con un gran número de referencias nacionales, también italianas en el caso de Atrezzo. En este sentido, Carrión explica que el personal de los distintos establecimientos son profesionales con una amplia formación en sumillería, cocina o sala, un aspecto fundamental para la cadena. De dirigir a toda la plantilla se encarga Diego Bueno, con una amplia experiencia y formación en el sector de la hostelería.

El proyecto gastronómico del artista malagueño y Pablo Gonzalo no parece parar aquí. Así, está prevista la apertura de Maschera, una sala de copas contigua al restaurante italiano, y algún que otro plan aún sin desvelar.