De La Alvaroteca al viñedo

521
vino alvaroteca

Hay personas inquietas por naturaleza. Que tienen sueños que guardan en un cajón sin olvidarse de ellos y buscando el momento para ponerlos en marcha. Eso es lo que les acaba de pasar a Álvaro Ávila y Christian Postigo, el propietario y el sumiller de La Alvaroteca, que están trabajando en algo que les latía dentro desde hacía algún tiempo: elaborar y embotellar su propio vino.

Y se han lanzado a base de bien. Como todos los proyectos, con pasos cortos pero afianzados y la ilusión de ir ampliándolo a medida que pase el tiempo. El primer “hijo” de estos dos profesionales de la hostelería de alma inquieta saldrá en el mes de noviembre repartido en unas 600 botellas, un coupage con el que pretenden “buscar un vino con cuerpo y diferente”. Para ello, han recurrido a Bodegas La Capuchina y sus vinos, uniendo en una misma botella tres de distintas añadas y variedades: un joven de Syrah y Cabernet Franc, otro de Petit Verdot pasado por barrica y un tercero de Syrah, Merlot y Cabernet Sauvignon con 12 meses de barrica.

Esta misma semana han hecho la cata de selección y en unas semanas darán a conocer el nombre de su primer vino… ¿Cuál será? Seguro que algo muy divertido, como todo lo que ocurre en La Alvaroteca.