La Catedral de Málaga, ayer y hoy de una obra singular

196
La Catedral de Málaga, ayer y hoy de una obra singular

El encuentro del próximo miércoles 26 de mayo, en El Palomar de Picasso, dentro de Los Culturales de El Pimpi que dirige el abogado y pintor Fernando Núñez, estará dedicado a La Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación considerado por muchos el monumento más importante con el contamos los malagueños, tanto por su historia centenaria como por el arte que atesora y la religiosidad que anima entre los creyentes. Situado en pleno centro de la ciudad está considerado como uno de los templos (mitad renacentista, mitad barroco) más valioso de toda Andalucía y entre los primeros de España.
Comenzó su construcción en 1528 sobre el solar que ocupara la antigua Mezquita Mayor musulmana, celebrándose la primera misa sesenta años después. Tras innumerables vicisitudes, arquitectos y proyectos, las obras se suspendieron alrededor de 1782, al faltar la necesaria financiación tras desviar Carlos III a otros fines los arbitrios hasta entonces empleados en aquellas.
Precisamente, esa interrupción ha llevado a la primera de nuestras iglesias a un delicado estado de conservación, por el inexorable paso de los años y el permanente deterioro que ocasionan las goteras originadas por la ausencia de un tejado. Un tejado como el que en su día proyectara un arquitecto del prestigio de Ventura Rodríguez, y al que han pretendido sustituir por otros procedimientos que con el tiempo se han mostrado claramente ineficaces.
Para hablar de todo ello y de las variadas sensibilidades que nuestra Catedral despierta entre los malagueños se darán cita, en el entrañable Palomar de Picasso, personas relevantes que bien conocen el pasado del edificio y desde luego su presente, con el único afán de preservar a la primera de nuestras iglesias para que pueda solventar de forma definitiva los problemas que padece recuperando el esplendor de otros tiempos.