La hostelería y el ocio nocturno de la provincia de Málaga exigen a la Junta de Andalucía un plan de rescate

55

Los cierres de discotecas y pubs y las restricciones para bares y restaurantes obligan a una inyección económica directa

La hostelería y el ocio nocturno de la provincia de Málaga han exigido a la Junta de Andalucía un plan de rescate integral ante la situación límite en la que se encuentra el sector, muy perjudicado por los cierres obligatorios de discotecas y pubs y por los recortes de aforos y horarios en bares y restaurantes. La actual situación, que tiene en riesgo a miles de empresas y decenas de miles de puestos de trabajo en la provincia, hace imprescindible una línea de ayudas económicas directas y otras medidas como exenciones de tasas e impuestos, así como la prórroga de los ERTE que debe decidir el Gobierno de España.

Estas reivindicaciones han protagonizado una manifestación convocada por la Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos) y la federación Andalucía de Noche, y apoyada por la confederación Hostelería de España y España de Noche, que ha recorrido el Parque de Málaga y la Acera de la Marina hasta llegar a la Alameda Principal, donde se ha leído un manifiesto conjunto a las puertas de la Delegación de la Junta de Andalucía en Málaga. 

Dicho manifiesto se trata de un texto compartido entre la hostelería y el ocio nocturno “ante las injustas y arbitrarias restricciones a su actividad impuestas por la Junta de Andalucía”, han denunciado el presidente de Mahos, Javier Frutos, y el vicepresidente de Andalucía de Noche, Juan Rambla, tras la marcha. “Vivimos con gran preocupación, incertidumbre e indignación la situación actual de desamparo y señalamiento que sufrimos por parte de las instituciones en relación a la pandemia del coronavirus”, han explicado.

“La hostelería no es el problema, es parte de la solución”

A la manifestación se ha unido asimismo la Asociación de Distribuidores de Alimentación, Bebidas y Suministros de Hostelería (Adisabes), representada por su presidente, Salvador Pérez; y en la lectura del manifiesto han estado presentes para mostrar su apoyo el presidente de la Cámara de Comercio de Málaga, Sergio Cuberos, y la secretaria general de la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM), Natalia Sánchez.

Los manifestantes (tanto empresarios como trabajadores del sector que ven peligrar sus puestos de trabajo) han lamentado que los cierres y las restricciones aplicadas por la Junta de Andalucía se hayan llevado a cabo sin consenso con el sector, y que hoy se siga poniendo el foco en la hostelería a pesar de su compromiso con las medidas de protección, higiene y distanciamiento social. “La hostelería no es el problema, es parte de la solución, y afronta una crisis sin precedentes que amenaza con destruir miles de empresas y cientos de miles de empleos en Andalucía”, han reiterado los convocantes.

Cabe recordar que en la provincia de Málaga, el sector hostelero y del ocio nocturno da empleo a 80.000 familias con unos 18.000 establecimientos; y en Málaga capital, a 44.000 familias y 8.000 establecimientos. En el conjunto de Andalucía, el peso directo de la hostelería en el PIB es del 8%, y junto al turismo este porcentaje se eleva al 14% (alrededor de 22.000 millones de euros en 2019), aunque tanto Frutos como Rambla han puntualizado que el impacto indirecto es muy superior, por encima de la mitad del PIB total de la región.

Detalles del plan de rescate integral

En el manifiesto leído al final de la marcha -y que se ha entregado a la Junta de Andalucía junto con una exigencia de negociación para su aplicación inmediata- figuran peticiones que son competencia propia del Gobierno andaluz, pero también otras que pertenecen al ámbito de decisión del Gobierno de España y otras, al de la administración local (sobre todo, los ayuntamientos). En estos casos, el manifiesto plantea que la Junta de Andalucía apoye y represente a la hostelería y el ocio nocturno en la consecución de estas demandas. 

Así, el documento entregado incluye como petición directa a la Junta de Andalucía unas ayudas directas que permitan a las empresas hibernar durante el tiempo que duren los cierres o restricciones, para el pago de seguros sociales, alquileres, suministros e hipotecas; y para subsanar las pérdidas económicas, de manera que las empresas puedan seguir vivas y mantener el empleo, tal y como se hace con otros sectores (automoción, aeronáutica, etc.) o se hizo con el rescate público de la banca derivado de la crisis de 2008.  

Además, se solicita la tutela del Gobierno andaluz ante el central para que se prorroguen los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta finales de 2021; que se alcance el 100% de exención en las cotizaciones sociales por los ERTE; o que se reduzca el IVA en la hostelería al 4% hasta final de 2021, “como ya han hecho otros países de nuestro entorno, casos de Inglaterra o Alemania”, han dicho Frutos y Rambla.

También es fundamental el incremento del periodo de carencia en al menos un año en la devolución de préstamos desde su vencimiento, al tiempo que se debe aumentar el plazo de amortización de los mismos en cinco años; y que los ayuntamientos bonifiquen al 100% tasas e impuestos mientras duren las restricciones actuales.

Por último, los representantes de Mahos y de Andalucía de Noche han asegurado que si no se activa este plan de rescate integral, la hostelería y el ocio nocturno afrontan un escenario gravísimo que puede acabar con la mitad de las empresas actualmente activas.