La optimización de recursos, clave en la producción sostenible de aguacates y mangos de BIORIGEN

46

Suministros, mantenimiento, mano de obra o transporte. La eficiencia es una de las señas de identidad que define el ciclo de vida de nuestra fruta Ecológica. La calidad y el carácter orgánico de los mangos y aguacates que cultivamos en nuestros campos es también sinónimo de innovación aplicada a los procesos de producción con el único objetivo de convertir los alimentos que comercializan en productos respetuosos con el medio ambiente.

Cuentan con el asesoramiento y el trabajo técnico de expertos que desarrollan un constante seguimiento de los procesos básicos de cultivo, así como de las distintas tareas agropecuarias que se llevan a cabo en el entorno de las fincas para ajustar todos los recursos a las necesidades de los plantaciones con el objetivo de que en cada cosecha ecológica el consumo de recursos sea el estrictamente necesario para garantizar los requerimientos del cultivo.

En este sentido, una de las cuestiones clave, que además enlaza con la sostenibilidad, es la que tiene que ver con la gestión de los recursos hídricos.

Tras un completo estudio sobre el terreno, desarrollan un plan de riego ajustado a las características de la finca en función de las características del suelo, el ciclo climático y las necesidades de cada especie. Disponen con un avanzado sistema de microirrigación que garantiza el aprovechamiento de cada litro de líquido que llega al árbol.

Se habla mucho del consumo de agua necesario para la producción de fruta tropical. Es uno de los asuntos de agenda en la actualidad. Pocas cuestiones les preocupan tanto como ésta y por eso aplican la tecnología y los últimos avances para optimizar al máximo los recursos hídricos con los que contamos.

En estos momentos ponen el foco en incrementar la eficiencia del riego mediante el aumento del área de mojado y el manejo de la humedad en las capas altas del suelo para reducir al máximo el consumo de agua necesaria para mantener la producción garantizando la sostenibilidad medioambiental del cultivo.

En cualquier caso y para poder acercarse a este tema con la suficiente perspectiva nos trasladan algunos datos comparativos curiosos en relación a la producción de alimentos y consumo de agua:

Según estudios de organizaciones tan prestigiosas como la ‘Institution of Mechanical Engineers’ de Reino Unido o la ‘Water Footprint Network’ de Países Bajos, la producción de un kilo de aguacate requiere de menos cantidad de agua que otros vegetales y frutas tan comunes en nuestra dieta como el plátano (790 l para 1 kg) o la manzana (822 l para 1 kg).

El dato es aún más sorprendente si se habla de estos otros:

Producir un kilo de ternera conlleva un consumo de entre 15.000 y 17.000 litros de agua. En el caso de los frutos secos, nos iríamos a más de 9.000 litros de agua por kilo. Aquí otros ejemplos llamativos:

  • Huevos: 3.300 litros/kg
  • Aves de corral: 3.900 a 4.100 litros/kg
  • Cerdo: 4.500-4.800 litros/kg
  • Queso (mantequilla): 5.000 litros/kg
  • Carne de res: 15.455 litros/kg