La receta de Sigfrido Fruit: Roscón de Reyes relleno de crema de aguacate

255

El Roscón de Reyes vuelve a ser protagonista estos días, especialmente, el 5 y el 6 de enero

Uno de los dulces que no debe faltar en nuestra mesa en Navidad es el Roscón de Reyes. Su origen se remonta a la época romana, cuando se presentaba como una especie de torta acompañada de frutos como higos o dátiles.

En la actualidad, los maestros pasteleros han hecho de este dulce esponjoso y aromático uno de los clásicos más renovados. Los encontramos con cremas de casi todo e, incluso, salado. En Agro nos hemos decantado por rellenarlo de crema de aguacate de Sigfrido Fruit, y para decorarlo, no sólo hemos usado las tradicionales frutas escarchadas, sino que hemos añadido aguacate.

Para desayunar o para merendar, el Roscón de Reyes vuelve a ser protagonista estos días, especialmente, el 5 y el 6 de enero.

Hacer un Roscón de Reyes casero es una tarea a la que hay que dedicarle un poco de tiempo, pero los resultados suelen ser muy satisfactorios. Además, en este caso, la crema de aguacate para el relleno queda ligera y con un sabor muy suave.

Recuerda que para hacer este dulce en casa tienes aguacates de mucha calidad en la tienda on line de Sigfrido Fruit. Te llegarán a casa en su punto óptimo. Los puedes comprar en www.sigfridofruit.com/tienda.

Ingredientes

Prefermento

  • 75 g. de leche
  • 80 g. de harina de fuerza
  • 15 g. de levadura fresca de panadero

Masa

  • 250 g. de harina de fuerza
  • 1 cucharada de agua de azahar
  • 75 g. de mantequilla 
  • 1 huevo
  • 75 g. de azúcar
  • 1 cucharadita de miel 
  • 1 cucharada de brandy 
  • Pizca de sal
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • Ralladura de la piel de media naranja

Relleno

  • 250 g. de nata 35% de materia grasa
  • 2 aguacates maduros de Sigfrido Fruit
  • 3 cucharadas de azúcar

Decoración

  • Fruta escarchada
  • 2 cucharas de azúcar remojada con media cuchara de agua 
  • Almendras laminadas
  • Un huevo para pintar

Preparación

Preparar el prefermento el día antes de hornear el roscón. Para ello, poner en un bol la leche a temperatura ambiente, la harina y la levadura. Mezclar con una cuchara y taparlo con papel film. Cuando empiecen a salir burbujas, meter el bol en la nevera.

Ya al día siguiente comenzamos con el resto de la receta. Primero hay que glasear el azúcar. Se hace añadiendo la piel de naranja y volviendo a glasearlo todo. Esto lo pondremos en el bol de la amasadora junto con los huevos, el agua de azahar, la miel, el brandy y la mantequilla a temperatura ambiente.

Poner la mezcladora a velocidad 5 hasta que todo esté integrado. Dos minutos serán suficientes. A continuación, añadir la harina con la pizca de sal y el prefermento. Poner el gancho de amasar a velocidad 1 durante ocho minutos. Añadir la cucharada de aceite de oliva virgen extra para ayudar a que se despegue de las paredes del bol. La masa tiene que quedar brillante y elástica.

Después de esto, hay que tapar el bol con un paño de cocina y dejar la masa levar hasta que triplique el volumen. Esto suele tardar entre dos y tres horas, depende de la temperatura. 

Cuando ha levado lo suficiente, poner la masa en la encimera y trabajarla durante unos minutos con las manos engrasadas con un poco de aceite. A continuación, hacer una bola con la masa y desde el centro se le va dando la forma del roscón usando un dedo.

Deslizar la masa entre los dedos para ir estirándola. Después la colocaremos en una bandeja forrada con papel de horno y terminaremos de darle la forma, aplastándola ligeramente con la palma de la mano para que al levar se expanda y no resulte un bollo redondo. Después, tapar con un paño y dejar la masa levar en un lugar cálido hasta que triplique su volumen. Suele tardar entre dos y tres horas.

Precalentaremos el horno a 250 ºC, con calor arriba y abajo. Antes de hornear el roscón, lo pintaremos con el huevo batido y lo decoraremos con el azúcar húmedo y las láminas de almendra.

Meter el roscón en el horno en posición media y a 180 ºC durante 20 minutos. Después lo dejaremos enfriar sobre una rejilla. Lo abriremos por la mitad y lo rellenaremos con la crema de aguacate, añadiendo, por supuesto, una sorpresa y un haba, como manda la tradición.

Para la crema del relleno, batiremos la nata con los aguacates maduros de Sigfrido Fruit y el azúcar. Usaremos una manga pastelera para disponer la crema.

Además de usar las frutas escarchadas, este roscón lleva aguacate. Con cortadores de galletas hemos elaborado las letras a modo de decoración, añadiendo unas gotitas de aceite de oliva para darles un toque de brillo.

Ya sólo queda disfrutar de un buen trozo con una taza de chocolate caliente y esperar a que sus Majestades nos dejen muchos regalos en las zapatillas.