La Reina del Mango: alimentos naturales y una visión sostenible

290

La Reina del Mango es parte de una Firma dedicada a la comercialización de subtropicales (mangos variedad Osteen) con muchos matices y diferencias respecto a una Empresa tradicional.

Surge por impulso de Paz Marín y como ella dice “como parte de mí misma”. Se trata de una chicarrona del Sur, templada en los hielos del Norte, que se ha forjado lentamente, como el mejor acero, bebiendo de las fuentes de la vida.

Esta emprendedora se considera “hija de las suaves colinas que forman el paisaje de la Campiña de Córdoba” por lo que su vida familiar se desarrolló entre aquellos latifundios.

En la parte profesional, ha estado vinculada también a la tierra. En Almería, en sociedad con una Empresa dedicada a importación y comercialización de semillas hortícolas para cultivos protegidos. “Fue una etapa apasionante. Tanto como lo es el mundo de la investigación, en este caso de los híbridos, que conllevaba un constante flujo de información con los genetistas holandeses para seguimiento de la selección de semillas que hacíamos en Holanda para ensayo en nuestra Estación Experimental en nuestras condiciones de cultivo (climatología, agua, etc.) en colaboración con ellos, con nuestro proveedor holandés. Holanda era entonces el rey del híbrido en Europa. Solían ser Empresas familiares. Y realmente había muy buen ambiente. Aunque todo eso ha desaparecido”.

Otra parte de su vida profesional se desarrolló de nuevo envuelta en un medio natural, fundida entre montañas como residente en el Valle de Arán, “un territorio bellísimo, mágico, rebosante de vida, donde deseaba permanecer sin límite de tiempo”: ‘Templada en los hielos del Norte’. Paralelamente, el urbanismo de Barcelona y Madrid envolvía su vida. Allí ponía en valor sus años en el IEFC.

“De ahí surgieron pinceladas varias fuera de nuestras fronteras hilando material para unos y otros, incluidas dos vivencias maravillosas: Volar en globo en una Muestra Internacional y navegar durante tres meses en el segundo barco de vela más largo del mundo durante una Regata Internacional de Grandes Veleros”.

Poco después, Paz Marín aborda una nueva etapa profesional. Para ello vuelve al Sur con un Proyecto para crear una Empresa donde volcar su I+D espiritual, totalmente en las antípodas de lo que ha resultado ya que “por necesidades del guión hube de adaptarlo a mi nueva fuente de vida: La Agricultura. De ella, precisamente, nació La Reina del Mango”.

Visita su web: www.lareinadelmango.es

El pilar de este proyecto empresarial es “aplicar la Filosofía a la Vida. A la mía, porque la Filosofía es la base del pensamiento”.

En opinión de esta emprendedora “es un magnífico mirador desde donde observar, analizar –y aprender- fuera y dentro de uno mismo”.

Su atención se centra en el “Arte de humanizar, de extraer, exprimir, convertir en belleza todo lo que rodea mi vida”.

Paz Marín recuerda que “la Génesis de La Reina del Mango lo produjo un ambiente hostil, adverso, que aún perdura”. Ella lo ha convertido en “Esencia”. En la expresión de lo que piensa acerca de lo que le hace sentir “Lo que veo, lo que vivo”.

“La Reina del Mango es, pues, el fruto de la hostilidad”.

Y añade: “Esa es la filosofía que inspiró, que impulsa y que está detrás de La Reina del Mango”.

El objetivo de La Reina del Mango es, más que nada, “la satisfacción personal de crear un mundo que me alimenta espiritualmente y (sonríe) también económicamente”. En su opinión, “ambos objetivos van enlazados: el alimento espiritual y el económico”.

De cualquier modo, para Marín se trata de “compartir otra dimensión de las cosas, de la vida que nos rodea. Y para mí, La Reina del Mango es POESÍA”.

Según ella, “La misma que alimenta el relato que enlaza los contenidos que componen su Web para acceder a los mercados, también a través de las Redes, en www.lareinadelmango.es “.

Desde ella, nos invita “a vivir el mundo de sensaciones que provoca paladear ‘Mangos con Arte’ “.

Su filosofía se resume en su interacción con la naturaleza: “Los árboles que los producen son seres vivos, aunque vegetales. Yo les hablo, les canto, les quito la hierba, les protejo la piel del sol con un abriguito blanco, les mimo, les exhorto a no rendirse ante la hostilidad de la sequía que se les impone, sequía que sufro con ellos. Formamos un buen equipo. Ellos me lo agradecen…cuanto pueden…y cuando pueden”.

Y este es su Proyecto de Filosofía Vital en La Reina del Mango: Crear Mangos con Arte porque “La Vida así creada, es Arte”.

Sobre el producto que quiere y busca, la fundadora lo resume en ‘mens sana in corpore sano’. Constituye su punto de partida que considera “aplicable a todo”.

Aboga por la producción de “un fruto natural en todo su ciclo. También, practico esa filosofía de lo natural evitando fitosanitarios que dañen fauna, flora, medio ambiente, en general y, por extensión, a nosotros”.

“La práctica natural de obtener alimentos es la que se vino aplicando desde que el hombre existe hasta que el número de comensales a la mesa se amplió de forma tan alarmante que a alguien se le ocurrió ‘mejorar la producción’…con toda la batería de medidas que ahora tratamos de erradicar para volver a ‘comer sano’ ”.

La experta de La Reina del Mango señala que “al retorno al pasado de esas prácticas agrícolas le acuñaron el término ecológico”. No obstante, explica que “lo ecológico es un negocio como otro cualquiera. El problema surge cuando el consumidor no puede pagar ese producto natural…‘certificado’. También cuando la economía del productor no puede cubrir los costes del lustro que conlleva la reconversión de su explotación para conseguir la certificación”.

De este modo lanza una reflexión: “Prácticamente, toda esta zona de cultivo son minifundios explotados por miembros de la unidad familiar propietaria de las parcelas y teniendo como referente una pauta que les marcaron en el cultivo que gestionan, pauta que ellos aplican a su arbitrio. Como el de recolectar y vender el mango aún verde”.

En este escenario, “lo ecológico, tal vez, debería ir ligado a que el productor asuma todo el ciclo, incluida la comercialización para, de esta manera, ver mejor recompensado ‘económicamente’ su esfuerzo”. De nuevo vuelve a insistir que “gire 360º y mire a mi alrededor en esta zona de producción de subtropicales, ecológicos y no ecológicos. ¿Qué sugiere esa estampa de tractores envueltos en espesas nubes de productos fitosanitarios que el viento esparce por doquier?. ¿O esa foto fija constante de máquinas de mochila repartiendo muerte por el suelo –y por el aire- para que la hierba no se desarrolle?”.

Personalmente, nos explica que le hacía mucha ilusión el pequeño trozo que preparó y donde estableció su huerto ecológico. Una parcela que mima igual que sus árboles, exentos de venenos y demás. Sin embargo, “mi ilusión me la destruyeron entre el tufo a Glifosato que me llegaba desde un lado de la valla o al de Clorpirifós que me asfixiaba desde la otra”.

“¿100% ecológico?”, se pregunta. “Dudo mucho que, en esta zona, todo esté exento de algún residuo de la deriva del polvorín en que vivimos –y que respiramos- por los tratamientos aplicados para ‘proteger’ nuestros cultivos de tal o cual bichito o de tal o cual bacteria, espora, etc.”.

Sobre esto, Paz Marín hace mención a sus años de residente en el Valle de Arán al afirmar: “Ecológico 100% en el Valle de Arán, por ejemplo, donde no existe la agricultura por lo que tampoco los tratamientos fitosanitarios”: “Las huertas para autoconsumo están exentas de ‘ayudas contra los elementos’. Idem en el resto de zonas pirenaicas”.

Por todo ello, se remite al lema ‘Mens sana in corpore sano’.

Rematando con un: “Hay que conseguir equilibrio…entre ambos”.

Equilibrando también servicios, uno de los que ofrece es la entrega a pie de pista del aeródromo de Leoni Benabú. La emprendedora declara que “para atender cualquier pedido a La Reina del Mango hay que estar preparados. Nada mejor que incorporar todos los servicios con que cuentes a tu alrededor.

Pueden surgir clientes interesados en una ‘Atención Premium’. La cercanía del aeródromo al centro de producción de La Reina del Mango hace factible responder a este requerimiento.

Toda Empresa ha de ser dinámica para la consecución de objetivos. Ello obliga a constante I+D para ir mejorando”.

 

Sobre su enfoque acerca del mundo de los negocios y los déficits que arrastran hoy día, la empresaria considera que “necesitan un toque de calidez porque no todo es cuestión de Caja”.

Su idea de negocio está basada en la calidad humana como hilo conductor. De ahí emana su Proyecto tan personal.

A su juicio, constituye “el mejor sello, el más genuino y el que más satisfacción da”.

“La Reina del Mango es parte de mí, de mi vida. Esa es mi idea de negocio: Invertir en mí misma. Y en eso estoy”.

“¡Soy el mejor Valor!”.

 

 

 

Artículo anteriorUvas para mantener la piel sana
Artículo siguienteEntrevista con Reyna Traverso, fundadora de Niña Bonita Cantina
Juan Alberto Gómez
Redactor todoterreno con más de 15 años de experiencia, en el mundo de la gastronomía, el turismo y la economía. Explorador incansable de los sabores, las cocinas del mundo y los nuevos hallazgos culinarios. Siente pasión por todo lo que rodea al mundo del vino y la enología. También de los productos de temporada y kilómetro 0, lo que viene en denominarse ‘slow food’. Hace suyas unas palabras de Cicerón: “el placer de los banquetes debe medirse no por la abundancia de los manjares, sino por la reunión de los amigos y por su conversación”.