Las frutas son para el verano

41

Además de refrescantes y deliciosas, las frutas de verano son fundamentales en nuestra dieta, ya que proporcionan el agua, las vitaminas y los minerales que perdemos debido las altas temperaturas y que deben reponerse para evitar la deshidratación. 

Tomar fruta entre las comidas es el mejor tentempié para los meses estivales. Frescas y en el estado óptimo de maduración, ayudarán a saciar la sed y el apetito, así como a reducir la sensación de calor. Estas son algunas de las que no deben faltar en tu alimentación durante los meses más calurosos del año.

Sandía

Con origen africano, la sandía es un fruto de gran tamaño con una pulpa dulce, muy jugosa y refrescante. Andalucía es la comunidad que lidera la superficie cultivada y la producción a nivel nacional, siendo Almería la provincia que más terreno dedica a este cultivo, el 80% del total del territorio andaluz. 

La sandía es la fruta que mayor cantidad de agua presenta. Tiene un bajo valor energético, por lo que se convierte en el postre ideal para los que desean hacer dieta de adelgazamiento. Además, contiene vitaminas C y A, con propiedades antioxidantes, así como otros compuestos bioactivos, como los carotenoides.

Los principales tipos de sandías que se comercializan en Andalucía son la sandía rayada, la sandía negra y la sandía mini, de pequeño calibre y de la que existen variedades negras y rayadas, tanto con semillas como sin ellas.

Melón

De pulpa jugosa y refrescante, el melón es una de las frutas veraniegas por excelencia. Destaca por su alto contenido en agua, ideal para los calurosos días de verano, y su bajo aporte calórico. 

Aunque no se sabe con exactitud su origen, la mayoría de las teorías apuntan a que procede de África. Sin embargo, su cultivo se atribuye a la India. Su nombre viene del término griego ‘melon’ que significa ‘manzana grande’.

El color de la corteza y la pulpa varían en función de la variedad. En Andalucía se comercializa el melón Galia, de color verde que vira a amarillo anaranjado en la madurez y carne blanca ligeramente verdosa; el Cantaloup, redondo o elíptico con piel lisa o reticulada; el melón Piel de sapo, de forma elíptica alargada y carne blanca, crujiente y dulce; y el Amarillo, de piel lisa y color amarillo en la madurez. 

El melón aporta una importante cantidad de vitaminas y minerales. Concretamente, 300 gramos de melón sin corteza, proporcionan el 75 por ciento de la ingesta diaria recomendada de vitamina C. Junto a la naranja, es una de las frutas con mayor contenido en folatos, que contribuyen al proceso de división celular.

En cuanto a los minerales, cabe destacar su riqueza en potasio, que ayuda al funcionamiento normal del sistema nervioso y de los músculos. 

También Almería lidera en la comunidad andaluza el cultivo y la producción de melón. En la campaña 2020-2021 se espera que su cultivo alcance una superficie de 2.965 hectáreas, 118 más que la campaña pasada.

Melocotón

Originario de China, donde es probable que ya se consumieran hace 3.000 años, el melocotón es actualmente una de las frutas más cultivadas y consumidas del mundo. 

Existen más de 2.000 variedades de melocotón, incluyendo aquellas que han sido mejoradas por injerto. Entre las más conocidas en España se encuentran las denominadas Merryl, Baby-Gold, Royal Glory, Queen Crest, Tirrenia, Catherine y Calanda.

El melocotón, que es más jugoso y carnoso entre julio y agosto, se caracteriza por su alto contenido de agua y sus pocas calorías. Esta fruta constituye una buena fuente de fibra, que tiene efecto saciante y contribuye al adecuado funcionamiento del tracto gastrointestinal. Además, aporta vitamina C y provitamina A, así como minerales. 

Nectarina 

La nectarina es una variante del melocotón con piel no vellosa. En muchas ocasiones esta variante nace del propio melocotonero como un brote mutado que se suele injertar para crear una nueva especie. 

La palabra nectarina procede de ‘néctar’ debido al sabroso sabor de este fruto que ya se conocía en Inglaterra a finales del siglo XVI. La nectarina es una de las frutas carnosas que mayor contenido en vitamina B3 posee. Esta vitamina participa en el metabolismo de los nutrientes, potenciando la degradación del colesterol y, por tanto, ayuda a reducir el nivel en la sangre. Además, poseen fibra, que nos ayuda a mejorar el tránsito intestinal. Las nectarina destaca por su contenido en vitamina C y beta-carotenos. En cuanto a minerales, hay que destacar su contenido en calcio, magnesio y potasio. 

•  Albaricoque

El albaricoque es un fruto similar al melocotón, pero mucho más pequeño, de color amarillo pálido o anaranjado con alguna sombra roja. Las primeras referencias sobre su cultivo se remontan al año 3.000 a.C. en China.

Se consume principalmente como fruta fresca, aunque también se utiliza para fabricar algunos derivados como compotas, mermeladas, zumos y los famosos ‘orejones’ que no son más que albaricoques secos.

Comparado con otras frutas, su aporte energético es bastante bajo, dada su elevada cantidad de agua y su modesto aporte de hidratos de carbono. Es una fruta rica en b-carotenos y posee cantidades apreciables de potasio y vitamina C. 

La provincia de Sevilla cuenta con más de la mitad del total de la superficie andaluza destinada a la producción de frutales de hueso y lidera también la cantidad de terreno de cultivo del melocotón, la nectarina y el albaricoque. La segunda provincia en extensión dedicada a estas frutas es Huelva, seguida de Granada y Jaén.

Andalucía representa el ocho por ciento del total nacional en superficie dedicada a los frutos de hueso. La ventaja es que la producción andaluza es mucho más precoz que en el resto del país, por lo que la fruta se introduce en los mercados en fechas muy tempranas.