El legado de la hojiblanca

129
hojiblanca

Entre Casabermeja y Arroyo Coche merece la pena detenerse para visitar el vetusto ejemplar de Arroyo Carnicero. Este árbol, que tiene 3 troncos con más de 7 metros de perímetro en total, tiene más de un millar de años de vida. No muy lejos de allí  se pueden encontrar otros olivos centenarios.

También en el término municipal de Casabermeja se puede visitar el Molino del Hortelano, donde se conserva una valiosa piedra de molino -restaurada y en perfecto funcionamiento en la actualidad- y otros enseres de siglos pasados. La cuarta generación de molineros ofrece hoy un AOVE de calidad superior, que respeta los valores tradicionales y el carácter empresarial de avance hacia el futuro y las nuevas tecnologías.

El principal recurso agrícola de Antequera es desde hace siglos la producción de aceite de oliva. En toda su vasta vega se pueden ver inmensos olivares, algunos de ellos con muchos años de vida. No hay que ir muy lejos de la ciudad para comprobarlo. A tan sólo unos metros del conjunto dolménico de la ciudad se pueden ver algunos ejemplares esplendorosos. Cerca de allí se puede conocer mucho más sobre la cultura y la tradición oleícola local en el Museo del Aceite de DCOOP, donde se puede ver un molino romano del siglo I, que fue descubierto en el paraje de La Quinta.

En un núcleo de población de Antequera, en Bobadilla, se puede visitar -previa reserva- la Finca La Reja, donde se elabora posiblemente uno de los mejores aceites de oliva virgen extra del mundo, a tenor de los reconocimientos que ha tenido su monovarietal hojiblanca, que se comercializa como Finca La Torre. Se trata de un cuidado olivar ecológico, en el que se apuesta por la tradición, la calidad y los procesos que más respetan la esencia de un buen aceite de oliva virgen extra.  Esta finca cuenta, en realidad, con más de 20 siglos de tradición como almazara de aceite de oliva. Hoy en día siguen siendo palpables las raíces de la época romana, que son expuestas a los visitantes en forma de ruinas en la entrada principal.

En esta comarca también se pueden visitar otras colecciones etnográficas que giran en torno a la tradición olivarera de la zona. Una de ellas es la que se puede visitar entre Antequera y Alameda, el Caserío San Benito. En edificio inspirado en el XVII y su entorno se pueden ver numerosos enseres relacionados con la producción de aceite de oliva: entre ellas numerosas piedras de molino, prensas y otros utensilios para extraer el ‘oro líquido’. No muy lejos de allí, en Alameda, se puede visitar el centro temático del Campo Andaluz.

También relacionado con la cultura del aceite hojiblanco se puede visitar en Villanueva del Trabuco el Molino Jabonero, un cortijo rural restaurado que conserva parte de lo que en su día fue una próspera almazara.