Llegan las cerezas, la fruta más deseada

60
cerezas

Por su sabor, su tamaño y su color, la cereza es uno de los frutos más deseados de la temporada. Jugosa y saludable, en cualquiera de sus variedades es ideal para incluirla en nuestra dieta diaria, ya sea para consumirla sola o como parte de postres y platos elaborados.

El origen geográfico de esta fruta no se conoce con exactitud, pero se cree que procede de los países que rodean el mar Negro y el mar Caspio, desde donde se expandieron hacia Europa y Asia durante el imperio romano. Los griegos ya la utilizaban como remedio depurativo y, según las teorías con más peso, llamaban a esta fruta ‘kerasos’. Más tarde, los romanos hicieron propio este término denominándola ‘cerasus’, de donde derivaría a la actual ‘cereza’.

Una de las particularidades de la cereza es que no madura fuera del árbol, por lo que su recolección debe hacerse en el momento oportuno. La cereza alcanza su grado óptimo de desarrollo desde finales de primavera hasta principios de verano, con un periodo muy corto de recolección. 

Sabrosas y refrescante en la temporada estival, la cereza tiene además numerosas propiedades beneficiosas para nuestra salud. Es rica en hidratos de carbono, principalmente azúcares simples como fructosa, glucosa y sacarosa, pero su valor calórico es moderado respecto al de otras frutas. Aporta cantidades considerables de fibra, que mejora el tránsito intestinal y posee en pequeñas cantidades vitamina C, tiamina, folatos y provitamina A. Asimismo, contiene cantidades importantes de potasio y en menor proporción, magnesio, hierro, fósforo y calcio.

En su composición destaca la presencia de compuestos bioactivos como las antocianinas y compuestos fenólicos que confieren a esta fruta propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, que neutralizan el efecto de los radicales libres, moléculas implicadas en el envejecimiento y en el desarrollo de diversas enfermedades crónico degenerativas.

Esta fruta se puede consumir fresca, para picar entre horas o como postre saludable, pero también se incluye en numerosas elaboraciones, como ensaladas, tartaletas, salmorejo o ceviche, entre otras recetas. 

El campo malagueño espera una buena campaña de cereza

La cereza se ha convertido en seña de identidad de la localidad malagueña de Alfarnate desde que a principios de la década de los noventa se plantaran las primeras parcelas de cerezos. Actualmente, se cultivan diferentes variedades de cerezas en sus campos, como la ‘lapins’, la ‘burlat’ o la de ‘corazón de cabrito’, que es la más demandada. La cereza alfarnateña se caracteriza por su dulce sabor y su grosor. 

Unas diez hectáreas de cerezos en el municipio harán posible que este año la producción de cereza oscile entre los 250.000 y los 300.000 kilos, según avanza el concejal de Economía, Hacienda, Empleo y Emprendimiento, José Manuel Arrebola, que indica que “la floración ha sido espectacular y no ha habido lluvias durante este proceso, así que, si todo sigue así, la campaña será buena”. Además, el Ayuntamiento está incentivando anualmente la plantación, por lo que cada vez son más los cerezos que van produciendo. 

La cosecha de cereza de Alfarnate se distribuye entera en la provincia de Málaga, “es prácticamente producción de kilómetro cero y sin intermediarios”, explica Arrebola. Algunos productores se encargan de llevar el producto a algunas localidades y también son muchos los consumidores que acuden a Alfarnate a comprarlo directamente a los agricultores. Lo mismo ocurre cada año durante la Fiesta de la Cereza, en la que miles de personas de desplazan al municipio para adquirirlas y disfrutar de las actividades que se celebran en este evento gastronómico. Además, en los últimos años, ha surgido una industria paralela en torno a la cereza que elabora licores y otros productos con esta fruta. También se está animando a la hostelería del municipio a incluir platos en sus cartas que contengan este ingrediente y continuar así con su promoción durante todo el año.

Y si la cereza es un reclamo para Alfarnate, también los campos donde se cultivan se han convertido en un atractivo turístico. Como explica el concejal de Economía, durante el mes de abril han sido tantos los visitantes que se han desplazado al municipio para contemplar los cerezos en flor que se han visto desbordados. Un espectáculo primaveral que con toda seguridad seguirá ganando adeptos.