Los beneficios nutricionales del jamón ibérico

La dieta mediterránea es una de las dietas más saludables a lo largo y ancho de nuestro planeta. No es de extrañar, teniendo en cuenta los productos que se consumen en sus recetas. El jamón ibérico, por ejemplo, es uno de esos productos que jamás deberían faltar en una mesa. No sólo por su sabor, que es realmente delicioso, también por la gran cantidad de beneficios y propiedades nutricionales que aporta a nuestro organismo.

¿Son todos los jamones ibéricos?

No, no lo son. El jamón ibérico viene de una raza concreta de cerdos, el cerdo de raza ibérica. Se trata de una raza endémica de la península Ibérica, por lo que sólo lo encontramos en España y Portugal. Es, sin lugar a dudas, el producto estrella en la gastronomía española, siendo además altamente considerado en el resto del mundo.

Dentro de los jamones ibéricos, además, podemos diferenciar varios tipos. Tenemos el jamón de bellota ibérico, el ibérico de cebo de campo y el jamón ibérico de cebo como el Jamón legado Ibérico El Pozo, una opción con una excelente relación calidad precio.

Cuáles son los beneficios nutricionales del jamón ibérico

En cuanto a los beneficios y propiedades del jamón ibérico, lo cierto es que son muchos. Quizá el mayor de los beneficios sea que este embutido es capaz de controlar nuestro colesterol. Sí, como lees, el jamón ibérico ayuda a mantener controlado el colesterol en nuestro organismo. Esto es debido a que cuenta con un alto nivel de ácido oleico, que es un ácido que también se encuentra en el aceite de oliva virgen. Supone, así, un producto que nos ayuda a controlar las enfermedades cardiovasculares asociadas con el aumento de colesterol.

En cuanto a sus beneficios nutricionales, hay que añadir que el jamón ibérico es rico en vitaminas B1, B2, B6 y también B12. Además, también es una fuente de vitamina E. Todas estas vitaminas ayudan a nuestro organismo en el incremento de energía celular, prevención de patologías como la anemia y, además, también genera un efecto analgésico en todos aquellos dolores neuropáticos y musculares.

El jamón ibérico, por si fuera poco, también es una fuente de calcio, hierro y zinc. Tan sólo consumiendo 100 gramos de jamón de bellota, podemos obtener el 20% de hierro que nuestro cuerpo debe consumir al día.

Un embutido de calidad

En España se consume mucho embutido. No obstante, incluso las opciones más saludables pueden tener algunas sombras. Por ejemplo, si compramos fiambre de pavo pensando que es la opción más saludable, debemos fijarnos bien en su composición. Normalmente suele contar con bastantes aditivos, como azúcar, sal o grasas saturadas. En el jamón ibérico esto no sucede. Por tanto, puede ser una excelente opción para las cenas o para preparar bocadillos o entrantes.

Un alimento saludable para los niños

En cuanto a los niños, el jamón ibérico es una excelente opción para ellos. El consumo de carne de cerdo, especialmente el jamón ibérico, hace que consigan aminoácidos necesarios para esta etapa de crecimiento. Una fuente importante de fósforo, un mineral completamente fundamental para los huesos, además del ya mencionado zinc, que es necesario para la regeneración celular.