Cimas malagueñas para este invierno

99

Málaga es una provincia que ha roto muchos tópicos. No sólo es costa lo que reluce. También hay mucha sierra por disfrutar. No en vano, es una de las provincias más montañosas de la Península Ibérica. En su territorio, hoy se pueden ver importantes cimas, que coronan sus principales macizos. Además, para muchos aficionados al senderismo son todo un desafío, ya que estas cumbres invitan a dar el salto al montañismo. Sobre todo, en invierno, cuando las cotas más elevadas pueden aparecer temporalmente blanqueadas por la nieve.

Los dos ‘techos’ de la provincia de Málaga son la conocida como La Maroma (2068 metros) y La Torrecilla (1919 metros), que son las cúspides de las sierras de Tejeda y de las Nieves, respectivamente. Durante mucho tiempo se ha especulado que la primera de ellas, también conocida como pico Tejeda, estaba en territorio granadino, pero hoy el punto geodésico parece estar confirmado como parte del territorio del pueblo malagueño de Canillas de Aceituno –justo en el límite con Alhama de Granada-. De hecho, desde esta villa axárquica se puede realizar la subida más clásica a esta cima malagueña, a través de una ruta que no está exenta de dureza.

Desde el propio casco urbano aguardan cuatro horas de continua subida por un camino que, en su día, era recorrido por quienes iban al entorno de la cima para recoger las nieves que servían para conservar alimentos. Otros posibles puntos de partida para ascender hasta La Maroma son el área recreativa del Alcázar, en el término municipal de Alcaucín, o el enclave conocido como El Robledal, ya en territorio de Alhama de Granada. El primero de éstos es ligeramente más duro que el anterior, pero, en cualquier caso, una subida de esta envergadura requiere de una buena forma física experiencia en rutas de similar envergadura. Por supuesto, conviene ir acompañado por quienes han hecho ya este itinerario y llevar planos o dispositivos GPS para evitar perderse por estas montañas.

También hay que tener en cuenta que los últimos datos del Instituto Geográfico Nacional (IGN) arrojan que, por algunos metros, la cota más alta de las cumbres de Tejeda no están en La Maroma sino en una elevación sin nombre, que estaría, además, en el término municipal de Sedella. Eso sí, de cualquier forma, hoy el lugar más emblemático es el que está en territorio de Canillas de Aceituno.

La otra gran cumbre malagueña, La Torrecilla (es frecuente ver su nombre sin el artículo femenino o incluso éste en masculino), corona el gran macizo de la Sierra de las Nieves. La subida más clásica es la que parte desde el área recreativa de los Quejigales, en el término municipal de Ronda. Para llegar a ese punto de partida hay que desviarse desde la carretera San Pedro-Ronda por el camping de Las Conejeras y hacer un largo recorrido por carril de tierra. También se puede ascender hasta el ‘techo’ de la Sierra de las Nieves desde el pinsapar de Yunquera. Tanto desde el mirador del Saucillo como desde el de Luis Ceballos parten rutas que llegan hasta el Peñón de los Enamorados (no hay que confundir con la Peña), que conecta posteriormente con la subida a La Torrecilla.

Este camino se cruza con el anteriormente citado de Los Quejigales, poco antes del enclave conocido como el Pilar de Tolox. Desde este punto se acomete el tramo final de subida a la cima, que es especialmente duro, sobre todo para los no habituados. Además de esa subida, hay otra posible desde El Burgo –conectando también con el Peñón de los Enamorados- y desde Tolox.

Este último parte desde un camino situado cerca de Cerro Corona, por el que se accede a través del carril que lleva desde el Balneario hasta el hotel Cerro de Hijar. Precisamente, en el entorno de estas dos grandes cimas, se pueden encontrar otras cumbres notables de la provincia de Málaga que están por encima de los 1.500 metros de altitud sobre el nivel del mar, como el Navachica, La Alcazaba, el Lucero (o Raspón de los Moriscos) o la Cuesta del Cielo, entre otros. El pico conocido como El Chamizo, con algo más de 1.600 metros, es la principal cima de otra sierra también abrupta, perteneciente al Arco Calizo Central, la Sierra del Jobo (Villanueva del Trabuco).