La afluencia a la Gran Senda y Senda Litoral se dispara

49
07/05/2018 Acceso al caminito del rey senderismo sendero turismo naturaleza costa del sol. La pandemia del COVID-19 y la desescalada posterior al confinamiento han supuesto un revulsivo para el interior de la provincia; un turismo de naturaleza para los visitantes de fuera de la provincia, aunque este año sean menos; y sobre todo para los propios malagueños que, en muchos casos, han conocido por primera vez parte de los tesoros naturales que encierra Málaga. Todo ello ha supuesto un incremento "exponencial" de senderistas tanto en la Gran Senda como en la Senda Litoral. POLITICA ANDALUCÍA ESPAÑA EUROPA MÁLAGA ECONOMIA DIPUTACIÓN DE MÁLAGA

La pandemia del COVID-19 y la desescalada posterior al confinamiento han supuesto un revulsivo para el interior de la provincia; un turismo de naturaleza para los visitantes de fuera de la provincia, aunque este año sean menos; y sobre todo para los propios malagueños que, en muchos casos, han conocido por primera vez parte de los tesoros naturales que encierra Málaga. Todo ello ha supuesto un incremento «exponencial» de senderistas tanto en la Gran Senda como en la Senda Litoral.

La pandemia ha hecho que muchos malagueños cambien su forma de disfrutar del ocio y opten por viajar a espacios naturales, descubriendo así rincones antes desconocidos, según ha indicado a Europa Press el diputado provincial de Medio Ambiente, Turismo Interior y Cambio Climático, Cristóbal Ortega.

Así, según la estimación del Área, la afluencia en la Senda Litoral este año se cifra en un 33 por ciento y un 26 por ciento en la Gran Senda de Málaga, datos, no obstante, que son menores a los que evidencia la realidad. «Lo sacamos de la interacción en redes sociales, en la página web, por las peticiones de información pero el turismo de naturaleza es muy autónomo, la gente no necesita ir a una oficina de turismo», ha sostenido.

Uno de las infraestructuras más utilizadas estos últimos meses y en la actualidad es la Gran Senda de Málaga, que contabiliza 850 kilómetros en 35 etapas y cinco variantes, pasando por nueve comarcas y 52 cascos urbanos, lo que representa el 54 por ciento de la provincia malagueña. Además, es un sendero de Gran Recorrido (GR-249)que enlaza con senderos existentes en la provincia, que une con el Camino Mozárabe de Santiago y que forma parte de la red nacional y europea de senderos.

Ortega ha subrayado que también es una infraestructura deportiva, un sendero que recorre cuatro parques naturales y cinco parajes naturales, que también permite conocer la cultura de la provincia, los productos gastronómicos, los miles de puntos de interés turístico existentes y una fuente de empleo y riqueza.

El diputado ha incidido en que la crisis sanitaria del COVID les sorprendió «con los deberes hechos» ya que hay una completa página web sobre ambos espacios con todos los detalles e información que cualquier interesado en el senderismo puede consultar.

«Los vecinos han apostado por evitar aglomeraciones y salir al campo; se ha hecho un gran trabajo de promoción de la Gran Senda y tener lugares al aire libre para disfrutar de manera segura del ocio hizo que cuando la gente pudo salir tras el confinamiento y los diversos cierres perimetrales ocupara su tiempo en ir a la Gran Senda y a la Senda Litoral», ha explicado.

Ortega ha admitido que el uso de ambos «se ha multiplicado» este año: «Lo estamos notando, no podemos contabilizar exactamente el número pero sí la interacción en redes sociales, la petición de información o las consultas a la página web». Incluso, ha añadido el diputado provincial, por el incremento de los desperfectos que se han producido en sendas infraestructuras.

MÁS GENTE, MÁS DESPERFECTOS

«Hemos tenido que mejorar señalización, paneles, balizas porque hay gente que parece que les molesta cuando lo que hace ese mobiliario es ayudar al visitante», ha indicado, al tiempo que ha apuntado que ese incremento exponencial se lo han trasladado también los alcaldes.

Los malagueños buscan alternativas al ocio tradicional y, además, destinos cercanos y espacios al aire libre: «ir al campo ha entrado ya en muchos planes de manera habitual y lo han descubierto también muchos malagueños que vivían al margen del potencial natural de la provincia», ha sostenido Cristóbal Ortega.

El diputado ha insistido en que «si algo bueno» se puede decir que ha tenido la pandemia del COVID-19 es «que los malagueños estamos descubriendo la provincia. Las restricciones nos han obligado a hacer uso de lo más cercano y Málaga tiene mucho por descubrir y mucho que ofrecer». En este sentido, ha puesto como ejemplo que el propio Caminito del Rey, muchos malagueños aun no lo conocen «y viene gente de medio mundo a verlo y disfrutarlo».

Cuestionado por los problemas que está suponiendo para el Medio Ambiente esta elevada afluencia a los espacios naturales y a la Gran Senda y Senda Litoral, Ortega ha considerado que no ve este incremento de visita un dificultad sino «una oportunidad».

«Hay problemas más importantes como la contaminación, que afecta más; pero hay que reconocer que se usan senderos y espacios y a veces la ciudadanía no es consciente del problema que puede generar un deshecho en el campo o meterte con un vehículo donde no puedes entrar», ha sostenido.

«Hay que controlarlo pero tenemos que poner todos de nuestra parte. El que quiera disfrutar del campo que lo haga y el que se haya multiplicado la afluencia supone que hay más personas y, por tanto, más probabilidad de que ocurran cosas», ha opinado el diputado de Medio Ambiente.

UNA OPORTUNIDAD PARA LA PROVINCIA

En este punto, ha considerado que descubrir el campo también invita a protegerlo: «No hay nada mejor que conocer algo para protegerlo. Si no conoces lo que tienes no te duele como se suele decir y si lo conoces lo disfrutas y quieres que lo disfruten tus amigos, tus hijos».

También ha considerado Ortega que el incremento de visitantes se puede ver como una oportunidad «para educar en temas medioambientales y concienciar de los problemas que podemos causar por el mal uso». No obstante, ha reiterado que es «un momento importante» para el interior de la provincia «que nos ha pillado con el trabajo hecho, con las herramientas a disposición del ciudadano» para conocer tanto Senda Litoral como Gran Senda de Málaga.

Incluso, ha agregado, hay ahora «muchos pueblos que tenían una red de senderos más obsoleta y la quieren en perfecto estado». Ortega ha invitado a los malagueños a descubrir su provincia: «Es un reto, que conozcan el paisaje, no es solo salir a pasear, sino la flora, la fauna, lugares atractivos geológicamente, las tradiciones, la gastronomía, etcétera».

Como ejemplo de ese desconocimiento ha señalado que cuando comparten material en redes sociales «el 90 por ciento nos pregunta que eso donde es». «Queremos que la gente identifique lugares, los conozca y respete y haga un buen uso. La mejor forma de preservarlo es dándole un buen uso y conociéndolo», ha insistido, mandando ese «mensaje de responsabilidad» a la ciudadanía.

«Todos sabemos lo que se puede y lo que no se puede. Ser responsables es también pedir ayuda, ir a los canales de información existentes, saber la dificultad de donde vamos, la distancia, el uso del calzado adecuado, de la ropa, la importancia de la hidratación o el estado físico», ha relatado. En este sentido, ha animado a visitar la página web (http://www.gransendademalaga.es) o sendalitoral.es «porque ahí está todo recogido».

En definitiva, el diputado provincial de Medio Ambiente ha subrayado que Málaga tiene «un interior magnífico, con comarcas espectaculares». Para este año 2021 ha admitido que el incremento de este año «se mantendrá e irá a más».

A su juicio, la pandemia del COVID-19 «ha tocado nuestra conciencia» y ha dejado claro la importancia, según Ortega, «de alimentarse bien, de respeto a la naturaleza, de practicar deporte». Es más, ha considerado que la ciudadanía, tras esta crisis sanitaria, «se va a cuidar un poco más y optar por hacer deporte» y comprar en comercios y mercados de proximidad.

«Hay gente que hacia planes poco saludables de quedar a comer y beber y cada vez más se reúnen para andar en el campo y luego comer; algo que hace tres o cuatro años era inimaginable», ha finalizado Cristóbal Ortega.