Siete consejos para disfrutar intensamente del Bosque de Cobre

57

Cada otoño, entre el ecuador de noviembre y los primeros días de diciembre, llega a la Serranía de Ronda un fenómeno tan sencillo y natural como el ocaso de las hojas de los castaños. Lo llevan viendo desde hace siglos en enclaves como el Valle del Genal, donde estos árboles, considerados desde las administraciones públicas más como plantaciones forestales que como agrícolas, son hoy una de las principales fuentes de ingresos para muchos vecinos.

Pero, la búsqueda de paisajes originales y muy exclusivos, ha hecho que en los últimos años, gracias a un acertado lema turístico, el Bosque de Cobre (acuñado desde la Diputación de Málaga), sean muchos los que se acercan a la zona para disfrutar de estas espectaculares, pero efímeras imágenes. Eso sí, no siempre la experiencia es positiva para todos, que suele ocurrir cuando falta información. 

Por esa razón, te damos algunos consejos fundamentales para que disfrutes del Bosque de Cobre de la forma más intensa, pero también sostenible.

  1. Planifica bien tu visita. Lo idóneo es ir al Bosque de Cobre al menos un par de días. Hay muchos alojamientos en la zona, pero a última hora es complicado encontrar plazas en hoteles y casas rurales. Si no tienes más remedio que limitar tu excursión a un solo día, tienes que planificar muy bien los desplazamientos. Ten en cuenta que, por ejemplo, desde Málaga hasta pueblos como Pujerra o Igualeja, te espera un camino de casi dos horas. Y los últimos tramos son de muchas curvas. En función de lo que quieras hacer después (paseo por el pueblo, ruta de senderismo o almuerzo), debes tener en cuenta también que a las 18 horas comienza prácticamente a anochecer.
  2. Mira las previsiones meteorológicas. En el Valle del Genal suele llover más que en otros puntos de la provincia. Por tanto, tienes que mirar bien el pronóstico del tiempo para no llevarte un disgusto. Un día lluvioso en el Bosque de Cobre no es muy atractivo. Además, en estos días de otoño, también las temperaturas son más bajas que en otros puntos de Málaga, así que llévate ropa de abrigo por si acaso la tienes que usar a última hora del día. Por otra parte, ten en cuenta que el Bosque de Cobre no siempre dura lo mismo. Si hay muchas lluvias o mucho viento en los próximos días, las hojas del castaño se caerán antes de lo previsto y puede ser que llegues demasiado tarde. Infórmate en los respectivos ayuntamientos o incluso en grupos específicos de redes sociales para saber si no vas a ir en vano.
  3. Ruta de senderismo. Para disfrutar mejor de una excursión al Bosque de Cobre, lo recomendable es hacer una ruta a pie por la zona. Para ello existen allí muchos senderos homologados, desde los que son dificultad baja a los que requieren mucho tiempo y un gran esfuerzo físico. Debes elegir bien lo que puedes hacer según tus posibilidades. Después, lo aconsejable es que lleves información sobre el itineario a realizar, ya sea a través de alguna guía oficial de senderismo o publicaciones sobre rutas que hay en páginas oficiales. También te puedes apoyar en aplicaciones donde los usuarios aportan datos de estos recorridos. Y, por supuesto, tienes que ir bien equipado para hacer la ruta. No te pueden faltar agua, alimentos con cierto aporte calórico, una mochila cómoda, protección solar e indumentaria y calzados para hacer senderismo.
  4. Respeta las propiedades privadas. Hacerse un ‘selfie’ no es una excusa para adentrarse en terrenos particulares de los vecinos de estos pueblos. En los últimos años, muchos de estos propietarios han sufrido robos de castañas y se han visto obligados a vallar y vigilar sus parcelas. Por esa razón, no se debe entrar donde se sepa que no se puede. Hay muchas rutas de senderismo e incluso parcelas de monte público (infórmate en los ayuntamientos de la zona) para poder pasear. 
  5. No cojas castaña del suelo. En esta época son muchos los que visitan esta zona para llevarse también castañas. Las puedes comprar en las cooperativas que hay en Igualeja y en Pujerra o en muchas tiendas y restaurantes de estos pueblos a precios mucho más bajos que los que encontrarás en los lineales de supermercado. Lo que no es recomendable es que las cojas del suelo, como verás mucha en esta época del año. Si están ahí, posiblemente estén agusanadas o a punto de pudrirse. Y si están en los arcenes, olvídate de ellas, porque la circulación de vehículos a motor no son precisamente beneficiosas para ellas.
  6. Come en sus pueblos. A menos que hayas planificado una ruta de senderismo en la que la hora del almuerzo te pille en plena caminata, lo más aconsejable es que comas en los distintos establecimientos de restauración que hay en estos pueblos. Eso sí, reserva con cierta antelación, ya que no son muchos los restaurantes que hay en la zona. Ten en cuenta que es una de la zonas menos pobladas de Andalucía. En sus cartas, te sorprenderán muchos platos de carne y, en algunos casos, hasta el uso de la castaña: desde salsas a flanes.
  7. Visita sus pueblos. Además de posibles paseos a pie por el interior del Bosque de Cobre, es muy aconsejable visitar los pequeños pueblos de esta zona, como son Parauta, Igualeja, Pujerra, Cartajima, Faraján, Alpandeire o Júzcar. Verás que, además del ocaso del castañar, en estos pueblos hay mucho más. A modo de ejemplo, allí te esperan enclaves como el Nacimiento del Genal, la encina monumental de Valdecilla, las Chorreras (cascadas) de Balastar, la casa natal de Fray Leopoldo, la Aldea Azul o el paraje kárstico de Los Riscos, entre otras opciones.