Verduras para dar la bienvenida al verano

33

Con la llegada del verano y el calor apretando desde primeras horas del día, apetece comer alimentos más frescos que favorezcan la hidratación que demanda nuestro organismo y equilibren los excesos que nos permitimos durante las vacaciones. 

Además de proporcionarnos una alimentación más saludable, optar por las verduras de temporada sale más rentable al bolsillo y contribuye al cuidado del medio ambiente, ya que se producen en su ciclo natural. Por supuesto, no podemos olvidar que estos alimentos serán más frescos y sabrosos si se adquieren en el lugar de origen y, en este sentido, la provincia malagueña posee una gran tradición hortícola, principalmente en el Valle del Guadalhorce, comarca considerada como ‘la huerta de Málaga’. 

Aunque no se deben descartar otras zonas de cultivo en la Axarquía, la Serranía de Ronda y Antequera, el paso del río Guadalhorce por la comarca homónima crea una fértil vega en la que se cultivan numerosas hortalizas y cítricos. 

Para los meses de verano proponemos cinco verduras que están en su mejor momento y que son una fuente de vitaminas, minerales, fibra y agua. 

Calabacín

Los historiadores no se ponen de acuerdo respecto al origen del calabacín. Hay quienes lo sitúan en la India y quienes lo hacen en América del Sur, pero, en cualquier caso, es una planta que se cultiva en todas las regiones cálidas de la tierra. Crece muy deprisa, puesto que es una planta muy productiva, y requiere de gran cantidad de agua para su crecimiento. Sus frutos se desarrollan a gran velocidad, pudiendo llegar a doblar su tamaño de un día para otro. 

El calabacín es una de las hortalizas con menor contenido calórico, ya que se compone en su mayor parte de agua. Aporta vitamina C y potasio. 

Las formas de consumir calabacín son infinitas, a la plancha, guisado, en cremas y sopas, ensaladas, tartas saladas, simulando a la pasta e incluso en dulces y postres. 

Judías verdes

En el campo se siembran en primavera, crecen deprisa y van produciendo durante toda la estación cálida. En cuanto a su composición vitamínica, las judías verdes suponen una fuente importante de folatos y vitamina C. Entre los minerales cabe destacar el yodo, potasio y hierro. También presentan pequeñas cantidades de a y b-carotenos y luteína que son antioxidantes efectivos, proporcionando protección frente al daño oxidativo en las células y que, al mismo tiempo, son capaces de estimular la función inmune. 

Las judías verdes van muy bien con numerosos platos y no pueden faltar en arroces, menestras, ensaladillas rusas, cocidas con atún y huevo duro e incluso en cremas. 

Tomate huevo de toro

Es uno de los productos protagonistas en las huertas del Valle del Guadalhorce, principalmente en la localidad de Coín, y tiene unas características propias. En primer lugar, por su peso, que oscila entre los 300 y los 600 gramos, aunque puede incluso superar el kilo. Además, el tomate huevo de toro posee muy pocas semillas y un corazón carnoso, con un gran equilibrio entre acidez y dulzor. 

Este tomate tiene un gran contenido en vitamina C, elementos antioxidantes que sirven para evitar envejecimiento celular y es rico en licopeno, que ayuda combatir problemas cardiovasculares y a prevenir el cáncer.

El tomate huevo de toro, que cuenta con su propio sello identificativo, se puede consumir al natural, con un poco de sal y un buen aceite de oliva virgen extra, así como en gazpachos y salmorejos, entre otros platos. 

Pepino

El origen del pepino se sitúa en las regiones tropicales del sur de Asia. Con el paso de los años se hizo popular en Grecia y en Roma, desde donde se extendió al resto de Europa. En la actualidad, el pepino se encuentra entre las hortalizas con más producción a nivel mundial. Las variedades más frecuentes en la huerta de Málaga son la francesa y la holandesa. 

El pepino es una hortaliza de bajo aporte calórico debido a su reducido contenido en hidratos de carbono, en comparación con otras hortalizas, y a su elevado contenido de agua. El aporte vitamínico más elevado es el de vitamina C. Su alto contenido en potasio, y bajo en sodio, le confiere una acción diurética que favorece la eliminación del exceso de líquidos del organismo.

Es un alimento muy refrescante, por lo que resulta perfecto para elaborar sabrosas ensaladas e hidratar al organismo. También es un ingrediente esencial en el gazpacho.

Zanahoria

Aunque podemos encontrarlas en el mercado durante todo el año, la zanahoria es la estrella del verano, ya que se encuentra en su momento óptimo de consumo. 

Esta hortaliza contiene una cantidad apreciable de hidratos de carbono y un alto contenido en fibra, tanto soluble como insoluble. Si bien el aspecto más destacable de este alimento desde el punto de vista nutricional es su contenido en vitamina A, necesaria para el buen funcionamiento de la retina y especialmente para la visión nocturna o con poca luz y para el buen estado de la piel y mucosas. 

La zanahoria es uno de los alimentos más saludables que podemos incorporar a nuestra dieta, a través de ensaladas, aperitivos, cremas e incluso numerosos postres, como bizcochos o tartas de zanahorias.