Maridajes perfectos para este otoño

135

Con las temperaturas más suaves y esos días lluviosos o con niebla en los que ya se van acortando las horas de luz, se nos presenta un tiempo que nos obliga a hacer el cambio de armario con las correspondientes prendas para meses venideros, así como modificar también algunos de nuestros hábitos diarios.

Y lo mismo nos ocurre en nuestra mesa, quizá nos va apeteciendo más el cuchareo y los platos calientes para aliviarnos del frío, acompañados de un exquisito vino de nuestra tierra. Y para ello, aquí te mostramos algunas de esas parejas perfectas, un maridaje entre el buen yantar y un magnífico vino malagueño al que te puedes apuntar, así que toma nota.

La cuchara vuelve este mes con platos para chuparse los dedos como los callos, con sus garbanzos, chorizo o morcilla o la berza malagueña, con sus judías verdes, habas, acelgas, garbanzos y su carne de ternera de la parte del morcillo. Qué mejor que maridar estos platos con uva Syrah, Cabernet Sauvignon o Merlot. Precisamente, en la comarca del Valle del Guadalhorce, Bodegas Pérez Hidalgo elabora un vino en el que estas variedades están presentes. Se trata de Vega del Geva, un vino con cuerpo que resulta un maridaje perfecto para estos platos que aportan calorías del cara al fría, especialmente para los callos.

Quizás no estemos acostumbrados a hacer maridajes con platos tradicionales de cuchara, pero los vinos se pueden maridar con cualquier elaboración, también con un potaje de hinojos, por ejemplo, hecho a base de judías blancas, arroz, garbanzos, zanahorias y tocino. Para degustar este inconfundible de nuestra gastronomía, te recomendamos hacerlo con un blanco seco de moscatel de Alejandría, tan extendida en la zona de la Axarquía, una combinación perfecta para el paladar de la que podemos hacer cuenta con una copa de Ariyanas Seco.

No podíamos dejarnos atrás algunas propuestas culinarias otoñales de cuchillo y tenedor. Las grandes protagonistas de esta temporada son, sin duda, las carnes de caza o el rabo de toro con una buena guarnición, y que en cualquier restaurante o venta supondrá el principal atractivo en alguna de nuestras incursiones en los pueblos del interior, por ejemplo, en los municipios de la Serranía de Ronda. Para este tipo de platos, nada mejor que una variedad Syrah con personalidad que realce los sabores del plato y de este tipo de carnes. Nuestra recomendación, Perezoso de Bodega Gonzalo Beltrán, de Ronda, un vino estructurado cien por cien ecológico que nace en la falda de la Hoya del Tajo.

Siendo otoño no podemos olvidarnos de las setas, que son muy versátiles a la hora de cocinar y nos dan exquisitas recetas con las que chuparnos los dedos. Bien sean a la plancha y acompañadas con jamón serrano, al ajillo o en un revuelto variado con níscalos, pleorotus y champiñones, se antojan un manjar delicioso. ¿Con qué podemos maridar unas setas? La uva Rome es una pareja perfecta para cualquier variedad, así que una opción ideal es, sin duda, una copa de Lagar de Cabrera Rosado, de las bodegas de Antonio Muñoz Cabrera DIMOBE, elaborado con Rome y Syrah. La frescura y acidez de este vino casa tan bien con las setas que seguro vas a querer repetir.

Artículo anteriorEntrevista con José Manuel López, gerente de Picoandalus
Artículo siguientePicos y regañás, ¡una pareja que cruje!
Redactor todoterreno con más de 15 años de experiencia, en el mundo de la gastronomía, el turismo y la economía. Explorador incansable de los sabores, las cocinas del mundo y los nuevos hallazgos culinarios. Siente pasión por todo lo que rodea al mundo del vino y la enología. También de los productos de temporada y kilómetro 0, lo que viene en denominarse ‘slow food’. Hace suyas unas palabras de Cicerón: “el placer de los banquetes debe medirse no por la abundancia de los manjares, sino por la reunión de los amigos y por su conversación”.