El Mimbre: 10 años con Certificado de Agricultura Ecológica

227
pan

En 2006 El Mimbre fue la primera panificadora en obtener la certificación del Consejo Andaluz de Agricultura Ecológica (CAAE) para su gama de panes ecológicos. Hoy por hoy hace ya una década desde que la garantía de este sello andaluz avala los productos ecológicos de El Mimbre.

Fue ese mismo año, también en 2006, cuando la empresa aloreña obtuvo también la marca Andalucía Calidad Certificada,

Aunque la empresa celebra estos días los 10 años de su Certificado CAAE la elaboración de pan ecológico comenzó años antes, poco después de llegar al Parque Tecnológico de Andalucía, en 2001, y tras un periodo de desarrollo en que se realizaron distintas pruebas e investigación en materias primas y procesos de producción hasta fijar los definitivos.

Algunos años después llegaría el reconocimiento de esa calidad buscada a través de estos dos garantes obtenidos que ahora avalan sus productos y que ya alcanzan una década y que se suman a anteriores distintivos y certificados como el UNE EN 9001-200 y BRC, y que, junto a su vinculación a la marca Sabor a Málaga en 2013, significan una clara apuesta por la alta calidad en el sector del pan.

El Mimbre para celebrar la efeméride con sus clientes e incentivar el consumo de panes ecológicos, ha comenzado en junio una serie de acciones promocionales y de degustación que irá distribuyendo a lo largo de todo el año con el fin de incentivar al consumo y compra de toda su gama en los 13 puntos de venta que posee a lo largo de toda la provincia bajo el slogan “Panes con más vida”.

 

¿Y por qué elegir productos ecológicos?

1. La calidad

Al respetar los ciclos naturales de producción, en el producto se favorece la concentración de azúcares, ácidos, vitaminas y minerales que requiere un alimento para cumplir con todos los parámetros de sabor, olor, color, etc.

Además, todos los agentes que intervienen en la cadena agroalimentaria están sujetos al control e inspección de las materias primas utilizadas, el proceso de elaboración, el envasado, el etiquetado, etc. mediante las empresas de control y certificación acreditadas.

 

2. La salud

Los productos ecológicos son más saludables ya que se garantizan por las entidades certificadoras que están libres de residuos tóxicos persistentes procedentes de pesticidas, antibióticos, fertilizantes sintéticos, aditivos y conservantes, utilizados para eliminar insectos o plagas y combatir enfermedades. Tampoco contienen organismos modificados genéticamente.

Al cultivar los alimentos en suelos equilibrados por fertilizantes naturales, los productos son más nutritivos ya que contienen unos niveles más altos de vitaminas –especialmente la C–, minerales esenciales –calcio, magnesio, hierro, cromo…–, antioxidantes –que ayudan a prevenir determinadas enfermedades como el cáncer–, hidratos de carbono y proteínas.

 

3. El sabor

Los productos ecológicos, al ser elaborados de forma más artesanal y cuidadosa, recuperan los gustos originales y tienen mejor sabor. Debido a que las plantas sólo son regeneradas y fertilizadas orgánicamente, éstas crecen más sanas y se desarrollan de mejor forma, conservando el auténtico aroma, color y sabor.

Por ello, muchos consumidores prefieren alimentos ecológicos, ya que conservan el verdadero gusto de cada ingrediente y les permite recuperar el sabor tradicional de los alimentos. Además, los alimentos ecológicos se conservan mejor que los convencionales.

 

4. El Medio Ambiente y la Biodiversidad

La producción ecológica es la más respetuosa con la fauna, la que genera una contaminación más baja de aerosoles, produce menos dióxido de carbono, previene el efecto invernadero, no genera residuos contaminantes y ayuda al ahorro energético y de los gobiernos, ya que en el cultivo y en la elaboración de los productos se aprovecha el máximo de recursos renovables. Las empresas ecológicas, por tanto, consumen menos energía y producen menos residuos que las convencionales.

 

5. Un modelo de agricultura sostenible

La alimentación ecológica se obtiene de cultivos que fomentan la fertilidad de la tierra y no contaminan en su ciclo de producción; respeta los ciclos naturales de los cultivos, evitando la degradación de los ecosistemas y la contaminación de la tierra, el agua y el aire.

Se trata de una agricultura que usa los recursos de forma óptima, manteniendo el equilibrio natural y asegurando el futuro de su entorno; favorece el equilibrio ecológico a través de diferentes prácticas: rotaciones, asociaciones, abonos verdes, setos, ganadería extensiva, etc.; potencia la fertilidad natural de los suelos y la capacidad productiva del sistema agrario; recicla los nutrientes incorporándolos de nuevo al suelo como compost o abonos orgánicos, y utiliza de forma óptima los recursos naturales.

 

El Mimbre, en datos

  • –  El Mimbre realiza al año aproximadamente 84.000 kilos de pan ecológico, lo que supone un 7% de su producción total.
  • –  Actualmente dispone de más de 70 clientes profesionales que consumen y distribuyen su gama ecológica a lo largo de la provincia y la región, lo que significa aproximadamente el 20% del total de sus clientes.
  • –  Su gama actual de producción ecológica tiene distintas referencias, que van desde los panes más tradicionales, como el pan del campo, a otros con origen local, como el mollete campero de Málaga, o a panes especiales, como el pan de espelta, de espelta integral o el pan de centeno con semillas. Son precisamente estos últimos los más demandados de su gama, añadiendo a harinas de otros cereales distintos al trigo con semillas o de tipo integral, la procedencia ecológica de sus materias primas.
  • –  Como curiosidad, entre nuestros clientes hay algunos que también utilizan nuestro pan para su propia producción. Es el caso de un productor de Gazpacho ecológico.

 

Certificado

El Comité Andaluz de Agricultura Ecológica, CAAE, es una institución sin ánimo de lucro, cuya misión principal es el desarrollo de la Producción Ecológica certificada, asegurando la calidad de productos amparados bajo la Marca CAAE y contribuyendo a la mejora de la competitividad de las empresas certificadas, mediante la innovación y el desarrollo tecnológico. También cuenta entre sus fines con la protección del Medio Ambiente y el Desarrollo Rural.

El CAAE vela por el prestigio de los productos ecológicos en los mercados, persiguiendo su empleo indebido. Además, promociona los alimentos ecológicos y el estudio de los mismos, así como edita publicaciones y material científico, técnico o informativo en cualquier clase de soporte.

Colabora con otras entidades en la difusión del conocimiento y desarrollo de los sistemas de producción ecológica a nivel mundial organizando congresos, conferencias, seminarios y otros actos públicos o actuaciones relacionadas, como también realiza estudios e investigaciones para la innovación tecnológica en el sector.

 

Marca Andalucía Calidad Certificada.

Hoy día Calidad Certificada garantiza al consumidor la calidad de los productos agroalimentarios elaborados o comercializados por empresas debidamente autorizadas y se facilita su distinción en el mercado a través de la inclusión de su logotipo en el etiquetado. Las características del producto que le diferencian de otros similares, tales como su origen, propiedades beneficiosas para la salud, métodos tradicionales y naturales de elaboración, o respeto al medio ambiente en su producción, se denominan características de calidad diferenciada.