Nace el sello gastronómico «Málaga Cocina Calidad» de la mano de MAHOS

425

Esta colaboración tendrá como grandes protagonistas a los restaurantes y establecimientos de hostelería,

El presidente de la Asociación de Hosteleros de Málaga, Javier Frutos, y el vicepresidente primero de la Diputación de Málaga, Juan Carlos Maldonado, han presentado hoy en Fitur el sello gastronómico ‘Málaga Cocina Calidad’, una iniciativa que consagra la colaboración público-privada en torno al impulso de la apuesta de los restaurantes por el producto local, su conocimiento, adecuado tratamiento, difusión y también la excelencia en el servicio. 

Destacados actores del sector gastronómico local como La Carta Malacitana, la Academia Gastronómica de Málaga, el Consejo Regulador de las D. O. Málaga y Gastroarte integran junto a Mahos y la marca Sabor a Málaga de la Diputación el comité de este sello gastronómico, cuyos estatutos están en proceso de redacción y se presentarán próximamente. 

Estos fijarán las condiciones necesarias para obtener esta distinción, que se certificarán de manera externa. Conllevará la entrega de una placa identificativa a los restaurantes miembros con el logo presentado hoy y la leyenda ‘Málaga Cocina Calidad’. Además, habrá variaciones de color en función de la especialización del negocio y qué tipo de comida sirva. Igualmente se abre la puerta a establecimientos diversos, no sólo restaurantes, sino también tabernas tradicionales, abacerías y demás tipología de referencia malagueña.

Frutos y Maldonado han explicado que el sello se concibe como una evolución de la gran promoción realizada hasta ahora de los productos malagueños desde la institución provincial por medio de Sabor a Málaga, pero con la entrada de la iniciativa privada como vehículo de difusión directa al consumidor a través de los restaurantes y establecimientos. 

De este modo se pretende revalorizar la oferta gastronómica de Málaga, tradicional y de gran calidad, para reforzar la identidad del destino como referencia nacional e internacional. No en vano, la gastronomía es uno de los aspectos más valorados por los visitantes a la provincia de Málaga y el sello impulsado por esta iniciativa público-privada viene a otorgar un valor añadido a esta realidad.

El presidente de la Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos) ha destacado que la iniciativa de ‘Málaga Cocina Calidad’ ayudará a construir mejor la marca gastronómica de Málaga, ya que identificará tanto el uso como el buen tratamiento de los productos de la provincia en las cocinas y las salas de los establecimientos de hostelería. “Para Mahos es muy importante abanderar junto a Sabor a Málaga este avance en la calidad de la oferta gastronómica, porque hablamos de una seña de identidad de nuestra provincia, de cultura, ocio y de disfrute, y eso es algo fundamental para un destino turístico líder como el nuestro”.

Sabor a Málaga, base del sello

Serán los establecimientos certificados por el sello los que añadan la calidad de la interpretación, la preparación y el servicio al cliente a los alimentos que produce la provincia. Sabor a Málaga, por tanto, será la base del sello gastronómico y así se determinarán en los estatutos: la primera condición para obtenerlo será trabajar con un número mínimo de referencias de productos malagueños, de diversa índole, dada la riqueza de los diferentes orígenes (tierra, mar, animal, vegetal, vinos, manufacturas…).

El  vicepresidente primero de la Diputación de Málaga ha destacado que, desde que se puso al frente de Sabor a Málaga, uno de sus objetivos ha sido “convertir a Málaga es un referente gastronómico internacional, dotándolo de una identidad propia, para que los productos de nuestra tierra sean los predominantes en la oferta hostelera”.  Además de sol y playa, nuestra provincia cuenta con “las mejores materias primas” por lo que, asegura Juan Carlos Maldonado, “Málaga también tienen que ser sinónimo de gastronomía”.

Además, la puesta en marcha del sello ‘Málaga Cocina Calidad’ supone para el responsable de Sabor a Málaga un “prometedor horizonte” para los productores y empresas adheridos a la marca promocional de la Diputación de Málaga, porque se les abren “nuevas oportunidades de negocio, no solamente porque los restaurantes que quieran conseguir este nuevo sello gastronómico tendrán que apostar por los productos locales, sino también porque se pondrá en valor de cara a al turista que los consuma y eso hace que, al final, nuestros aceites, vinos, embutidos o quesos lleguen a cualquier destino del mundo”.

El presidente de la Academia Gastronómica de Málaga, Manuel Tornay, ha asegurado que valora esta iniciativa entre las diferencias asociaciones e instituciones público-privadas “implicadas en la búsqueda de la excelencia necesaria en cocina y sala de los establecimientos de la provincia como elemento posicionado de una propuesta de calidad”.

Por su parte, el presidente de La Carta Malacitana, Antonio Carrillo, asegura que Málaga está de moda “y el reto que tiene el sector hostelero es aprovechar estas sinergias para que nuestro estilo de vida y alimentación sean un reclamo turístico tan importante como el sol y la playa en beneficio de nuestra economía y de la sociedad malagueña”.  

En su opinión, “conocer estas empresas que basan su negocio en fomentar el consumo de productos locales a través de elaboraciones culinarias basadas en nuestra tradición, supone poner en valor nuestro matrimonio histórico, es el legado construido por los muchos y diferentes pueblos y culturas que nos han antecedido y de toda esa exclusividad tenemos que disfrutar y ofrecer a nuestros visitantes”.

Asimismo, el investigador gastronómico Fernando Rueda, fundador de Gastroarte y actual Embajador de Mahos (distinción que recibió en la I Gala de la Hostelería, celebrada en junio de 2019),  ha declarado: “Para el colectivo de cocineros Gastroarte, este sello representa un escaparate de la cocina malagueña que reafirma la unión de producto y paisaje, sabor y tradición, cocina y calidad; un sello, una marca, que garantiza conocer la buena gastronomía malagueña, o lo que es lo mismo, hablar bien de Málaga.

Nuestra provincia no ofrece solo como antaño las cualidades climáticas y geográficas de nuestra tierra, también sus productos y la forma de cocinarlos haciendo identitarios su luz, su clima, sus productos y su gastronomía en un todo que tiene sabor a éxito.

El sello se entiende para propios y foráneos como un marchamo de autenticidad que no ofrezca dudas de que podrán degustar tradición y modernidad con calidad avalada, beber y comer historia y sabor, vinculados al patrimonio histórico y cultural de un territorio, Málaga”.

En representación del Consejo Regulador de las D. O. Málaga, Sierras de Málaga y Pasas de Málaga, su secretario, José Manuel Moreno, ha manifestado que «valora muy positivamente la iniciativa y la colaboración público-privada  de crear un sello para el sector hostelero que ponga de manifiesto su compromiso con la excelencia y su apoyo a los productos y al patrimonio gastronómico de Málaga».

El logotipo 

En cuanto al logotipo del sello presentado hoy, diseñado por la agencia de marketing malagueña La Huella Comunicación, está basado en el símbolo del infinito, como la propia cocina malagueña. Tal y como indica Carmen Cabrera, directora creativa de la agencia, “el isotipo está formado por cubiertos de sala (un tenedor y un cuchillo), elementos indispensables en la hostelería y que juntos, forman el infinito y representan la enorme riqueza de nuestra cocina”. Con esto se da el espacio necesario a la calidad del servicio, que es al fin y al cabo lo que diferencia a este sello de otros relacionados puramente con productos. 

Además, usa la M de Málaga como puntas del tenedor, creando un símbolo completo, con sofisticación, elegancia y armonía como esencia. Son elementos básicos que definen a la hostelería de Málaga, una cocina de calidad. Su gama cromática se empleará, cabe recordar, para identificar a los diferentes tipos de negocio. 

Especial respeto a la sala

Todos los impulsores del sello gastronómico han hecho hincapié en que dentro de las cláusulas se prestará especial atención a la sala como parte fundamental del restaurante o establecimiento hostelero. En este sentido, para obtener el distintivo, los empleados del negocio deberán conocer bien los productos, su origen y mejor modo de preparación, ya que son quienes tendrán el contacto directo con los clientes.

Por último, Frutos y Maldonado han resaltado la creciente apuesta pública y empresarial por reivindicar la gastronomía tradicional malagueña junto con la innovación culinaria local, una sinergia que fructifica en cocineros y restaurantes de renombre, con premios y distinciones nacionales e internacionales. El sello gastronómico ‘Málaga Cocina Calidad’ viene a ayudar a los establecimientos comprometidos con la calidad a que alcancen mayor notoriedad aún.