Por los caminos del Bosque de Cobre

76

Buena parte de la Serranía de Ronda y algunos enclaves de la Sierra de las Nieves se preparan para ofrecer el color más espectacular de esta estación, el fenómeno bautizado como el Bosque de Cobre. Allá donde haya castaños, podremos disfrutar de unas estampas puramente otoñales. Para ello habrá que irse a enclaves del Valle del Genal, donde destaca muy especialmente el triángulo que conforman los pueblos de Parauta, Igualeja y Pujerra. Los tres aglutinan buena parte del castañar de la Serranía de Ronda.

Para disfrutar de esta zona lo más recomendable es el senderismo. Así, los tres pueblos están conectados entre sí a través de rutas homologadas en los que se atraviesan estos densos bosques de castaños. Entre otros caminos, se pueden hacer los itinerarios Igualeja-Parauta o Pujerra-Igualeja. Eso sí, se trata de recorridos relativamente largos (cuatro y once kilómetros, respectivamente), para los que conviene ir preparados. También, si se va en grupo, se puede optar por dejar un vehículo en el punto de llegada para regresar al de partida en coche. 

Los que no dispongan de esa posibilidad ni de mucho tiempo pueden optar por hacer itinerarios más cortos, como el de Las Caleras, que parte desde el emblemático Nacimiento del Genal, en la entrada de Igualeja, y hace un breve, pero muy completo recorrido por el propio casco urbano y por su castañar más próximo.

Pero, además de lo que aguarda en el tríptico de Pujerra, Igualeja y Parauta, se puede ir a otros puntos de la Serranía de Ronda, que también ofrecen recorridos entre castaños. Es el caso de Genalguacil y Jubrique, dos pueblos del Bajo Genal, que están conectados por una bonita ruta de senderismo, que en más de la mitad de su recorrido discurre entre castaños. Salvo el acentuado desnivel que hay que salvar para cruzar el río Monardilla, que es necesario para salir o para llegar a Jubrique, el resto de este itinerario de senderismo es prácticamente llano. Otra buena opción es la zona comprendida entre los municipios de Cartajima, Faraján y Júzcar, situados, frente a Pujerra e Igualeja. Así, desde los primeros se puede tener una bonita perspectiva del gran castañar de la Serranía de Ronda. Esto se podrá hacer desde sus miradores o a través de rutas de senderismo tan sugerentes, como la que une a Cartajima con Júzcar, con poco más de tres kilómetros de longitud, o la de Júzcar a Pujerra, donde habrá que enfrentarse a un importante descenso hasta el Genal para después subir hasta el punto final. En este caso, habrá que tener en cuenta también que hay más de cinco kilómetros (sólo ida). Otros itinerarios interesantes para disfrutar del Bosque de Cobre en la Serranía de Ronda son los que hay entre Benadalid y Benalauría, Cartajima y Parauta o Benalauría y Genalguacil, entre otros. También hay que recordar que en la Sierra de las Nieves hay castaños, aunque, eso sí, algo más dispersos. Así, hay que dirigirse sobre todo a Yunquera, ya que en su entorno se pueden ver en la actualidad muchos de estos árboles de hoja caduca. Muchos de ellos se encuentran en el acceso por carril de tierra al pinsapar y otros en algunas lomas cercanas.

Por último, no hay que olvidar que el ejemplar más longevo es el conocido como Castaño Santo, que se encuentra en el término municipal de Istán, aunque muy alejado de su casco urbano. Concretamente, se encuentra en la zona conocida como Hoyo del Bote. Aunque no hay una ruta de senderismo homologada a esta zona se puede llegar en vehículo todoterreno (desde la Quinta Golf) y una vez allí conocer tanto este ejemplar espectacular como dar paseos por el entorno. Para hacer estas rutas es imprescindible llevar un buen móvil o una cámara fotográfica que sirvan para llevarse auténticas postales. También es aconsejable reservar previamente en los distintos restaurantes que hay en estos pequeños pueblos para disfrutar de los excelentes platos que se elaboran con productos locales, como pueden ser la castaña, las carnes de cerdo ibérico o las setas. Lo que no hay que hacer nunca, eso sí, es entrar en las propiedades privadas ni dejar basura en el campo.