Quisquilla y arte culinario en la IV jornada gastronómica de Puesto 43

188

Estas jornadas durarán diez días, entre el 10 y el 20 de marzo

En la provincia de Granada se respira arte y cultura cuando hablamos de gastronomía. De hecho, esta tierra cuenta con algunos de los representantes culinarios más autodidactas, inimitables y heterogéneos del mundo. Contando con una geografía y orografía que nutre a la provincia de algunos productos exclusivos, la cocina se convierte en uno de los motores estrella de esta ciudad.

Este motor se desgrana en pequeñas piezas en forma de restaurantes, bares, cafeterías, confiterías… Sin embargo, si hay una empresa de restauración de pescado y mariscos con ofertas diferenciadas, esa es Puesto 43

Puesto 43 nace en 2012 de la mano de Miguel Peregrina, Blanca Sánchez y Sergio Sánchez, quienes cumplen su sueño y abren las puertas de su restaurante en el corazón de la ciudad de la Alhambra. Tras 8 años funcionando a pleno pulmón en el mundo hostelero, este restaurante sigue apostando por la innovación en cada propuesta, y es así como Blanca, jefa de cocina, presenta la IV edición de sus jornadas gastronómicas por la excelencia de la Quisquilla de Motril.

¿En qué van a consistir las jornadas?

Estas jornadas gastronómicas se concentran en una semana en la que, desde Puesto 43, pondremos en valor la quisquilla de Motril como producto de excelencia. Hacemos un menú especial de diez platos donde la quisquilla es el producto principal.

¿Dónde se celebrarán y cuánto durarán estas jornadas?

Un total de 10 días. Concretamente, comenzaron el pasado día 10 de marzo y seguirán hasta el día 20 de este mismo mes. Días durante los cuales presentaremos la quisquilla al mundo. El total de las jornadas gastronómicas se desarrollarán en nuestro restaurante, Puesto 43.

¿Por qué la quisquilla como producto principal?

Porque es un producto nuestro, local, único, que representa nuestro mar. Este le da unas características que la diferencian del resto del marisco por su sabor, textura suave y su hueva azul.

Este es uno de los productos de los cuales estamos más orgullosos y al cual mimamos y cuidamos con ahínco, ya que lo consideramos como excelente y, a su vez, escaso.

¿Cuál es el objetivo principal de estas jornadas?

Dar la importancia que merece a la quisquilla. Que la gente la conozca, que la aprecie y que sepa la calidad y frescura del producto que tiene entre manos. Queremos ser el referente de la quisquilla de arrastre de Motril en Granada. En otras palabras, queremos que cuándo la gente piense en quisquilla y en calidad, piense en puesto 43.

Para todo esto contamos con la ayuda de Leivamar, empresa dedicada a la comercialización de pescado y marisco y pionera en el sistema de trazavisibilidad del producto mediante códigos QR. A través de ellos, certifican la veracidad, calidad y frescura del producto que vas a deleitar. Puedes descargar una grabación del momento de la captura y la selección desde el origen del producto. Además, te indican datos como: mar de captura, buque de captura, fecha de captura y fecha de desembarco. 

Esta empresa nos eligió para defender ese producto tan exclusivo. Ellos son quienes nos  proveen de las pocas quisquillas de arrastre procedentes de los únicos dos barcos de arrastre existentes en Motril.

¿Qué van a encontrar los clientes durante las jornadas?

Quisquilla por los cuatro costados. En todos los formatos, con diferentes texturas: en espuma, cruda, sopa, en ensalada, en risotto, a la plancha… Se irán a casa con su potente sabor en el recuerdo.

Háblanos de la quisquilla como producto

La quisquilla es un marisco que solo por la dificultad en su captura y la escasez de producto, ya la hacen exclusiva. Además, por las características que se dan en nuestros fondos rocosos, las quisquillas de Motril poseen un sabor y textura que la hacen única.