Siete balcones naturales de Málaga que no te puedes perder esta primavera

34

A algunos se puede llegar fácilmente en coche, pero hay otros que implican alguna ruta de senderismo de cierta dificultad. Pero, todos ellos tienen un común denominador. Gozan de espectaculares vistas. Desde la Axarquía hasta la Serranía de Ronda, hay numerosos enclaves para disfrutar de paisajes. Aquí tienes una selección de siete de ellos.

1. La cima de la Camorra. En la fértil Vega de Antequera, se levanta la sierra de la Camorra, una elevación montañosa que a pesar de no superar los 800 metros de altura es uno de los mejores miradores de la zona. No en vano, desde su cima se divisan no sólo los pueblos cercanos de Alameda, Fuente de Piedra o Mollina, sino también las tierras de otras tres provincias andaluzas: las de Córdoba, Granada y Sevilla. Desde lo alto de estas montañas se ven los extensos olivares del norte de Antequera, del noroeste de la vega granadina, de la campiña sevillana y de la Subbética cordobesa. También se alcanza con la vista la extensa laguna de Fuente de Piedra o la de La Ratosa, en el término municipal de Alameda.  

2. Castillo de Bentomiz. Aunque hoy en día se conserva muy poco de lo que fue uno de los recintos amurallados más importantes de la Axarquía, aún siguen intactas las vistas panorámicas de su entorno. A una altura similar que la del castillo de Comares, esta fortaleza se encuentra en el término municipal de Arenas, pero en la cima de la montaña que separa a este pueblo de las vistas al Mediterráneo. Aunque el camino no se encuentra en muy buenas condiciones para subirlo en un vehículo convencional, merece la pena subir hasta allí. Y no sólo por ver los restos de murallas y parte de una torre sino también por divisar buena parte de la costa axárquica. A sus pies se puede ver la Fortaleza de Vélez, mientras que en los días claros se alcanza a ver incluso la costa africana. Mirando al norte, se verá la imponente sierra de Tejeda y poblaciones como Arenas, Daimalos Salares o Sedella.

3. El Gangarro. Junto a la ermita del Santo Cristo de Valle de Abdalajís, se encuentra el que se conoce como mirador del Gangarro. Se puede acceder desde el propio casco urbano por un camino empinado, pero no excesivamente largo. Al final de éste se podrá disfrutar de unas vistas panorámicas amplias, donde se unen el Valle del Guadalhorce con la Vega de Antequera. El Torcal de Antequera, la sierra de Huma y el puente más espectacular de la línea del AVE Málaga-Córdoba son alicientes para no perderse este balcón natural. Quienes suban allí también comprenderán porque razón esta localidad es tan frecuentada por los aficionados a ciertos deportes de aventura. 

4. Comares. Su lema turístico, ‘el balcón de la Axarquía’, lo dice casi todo. Basta llegar hasta esta villa malagueña por una sinuosa y empinada carretera para comprender su apelativo promocional. Aunque hay muchos rincones dentro del pueblo con vistas privilegiadas, uno de los que ofrecen vistas más amplias es el que se encuentra junto a la plaza principal. Desde allí se pueden ver más de la mitad de los pueblos de la comarca, así como el azul del Mediterráneo o la omnipresente cima de La Maroma.

5. Puerto del Saucillo. Situado en el término municipal de la Sierra de las Nieves, este enclave es conocido por muchos aficionados al senderismo por ser el punto de partida de numerosas rutas por esta zona del Parque Natural de la Sierra de las Nieves. Desde allí se ve buena parte de la provincia hacia el sur. Esto incluye el Valle del Guadalhorce, la ciudad de Málaga, las sierras de la Axarquía y de Mijas e incluso las cumbres de la granadina Sierra Nevada. Para llegar hasta este puerto hay que tomar un carril de tierra próximo al camping de Yunquera. Se trata del Camino Forestal de Yunquera que, en principio, aparece hormigonado y posteriormente sólo es de tierra. Por tanto, se recomienda circular despacio para evitar algunos baches que pueda haber en el camino. Tras un ascenso continuo de de poco más de 2 kilómetros se llega hasta una bifurcación en la que habrá que tomar el carril de la derecha. Por ese camino, se llegará por un carril de tierra.  

6. La Loma del Barco (o Loma Barcos). Este enclave es el punto más elevado del término municipal de Iznate, en la comarca de la Axarquía. Sin lugar a dudas, allí se encuentra uno de los mejores miradores naturales del litoral oriental. En los días claros, se alcanza a ver incluso la costa africana. De hecho, este enclave es conocido más turísticamente como el mirador Iznate-Marruecos. A sus pies se puede ver todo el litoral oriental, es decir, desde Nerja hasta la propia ciudad de Málaga. Hacia el interior también se pueden ver numerosos pueblos axárquicos, como Comares, Canillas de Aceituno o Alcaucín, entre otros. 

7. Cerro Sábora, de Cañete La Real. Para entender la magnitud del término cañetero -uno de los mayores de la provincia de Málaga- lo más recomendable es verlo desde el cerro situado junto a su cementerio. Desde allí se podrá ver buena parte del Valle del Guadalteba. Antaño lo que se ve a ahora a los pies de esta colina, era uno de los grandes latifundios de Andalucía, conocido como el cortijo de Ortegícar. Hoy todavía se destina casi toda esa superficie a distintos cultivos, que proporcionan un variado colorido entre las estaciones de otoño y primavera.