Tres platos de cuchara para combatir el cansancio primaveral

Tras el largo y frío invierno, la primavera se presenta como una explosión de luz, con el sol inundando nuestras calles y con temperaturas más cálidas y paisajes cuajados de flores. Sin embargo, no a todos nos sienta igual de bien este cambio de estación. Estos meses también están marcados por algunas afecciones como las alergias y la astenia, que nos impiden disfrutar de la primavera como esta se merece. Una continua sensación de cansancio, el sueño, la falta de apetito, la irritabilidad y la apatía son algunos de los síntomas que definen la astenia primaveral, un trastorno pasajero pero muy molesto que es posible combatir con buenos hábitos saludables como hacer ejercicio, dormir al menos ocho horas y mantenernos hidratados, además de llevar una alimentación adecuada.

Frutas, verduras, legumbres y frutos secos

Las frutas y verduras ayudan a reducir la sensación de pesadez, aportan frescura e hidratación y gracias a su alto contenido en vitaminas y antioxidantes, permiten el correcto funcionamiento del organismo. Lo ideal es consumir las propias de la temporada ya sea en ensalada, al vapor, asadas o en forma de cremas y purés. Esta última quizá sea la forma más cómoda y versátil de consumir verduras y legumbres, ya que admiten incontables ingredientes, pueden consumirse frías o calientes y armonizan a la perfección con otro de los imprescindibles en la dieta antiastenia: los frutos secos.

En el restaurante El Santiamén cuentan en su carta con tres platos de cuchara muy diferentes pero muy adecuados para consumir durante estos meses, porque además, pueden tomarse tanto fríos como calientes: la crema de boniato asado con jengibre y queso Gouda, las lentejas estofadas estilo Satay con verduritas, cacahuete tostado, zumo de lima y cilantro y la crema de tomate pelati, con albahaca y queso de cabra.

  • Crema de boniato asado con jengibre y queso Gouda:

Rica en fibra y antioxidantes, aporta una buena cantidad de hidratos de carbono de liberación lenta perfectos para combatir el cansancio, además de potasio, fósforo y vitaminas A, B y C. El toque lácteo del queso Gouda nos puede proveer de calcio, que ayuda a controlar la irritabilidad nerviosa, y también de las proteínas necesarias para la formación y regeneración de los tejidos. 

  • Lentejas estofadas estilo Satay con verduritas, cacahuete tostado, zumo de lima y cilantro:

Aunque no se trata de una crema, son más bien un plato de cuchara, tiene todas las propiedades antiastenia de las que hemos hablado antes. Son fuente de fibra, hierro y vitamina B, así como un gran sustituto de los cereales refinados. Al servirse acompañadas de zumo de lima, permiten potenciar la absorción del hierro.

  • Crema de tomate pelati con albahaca y queso de cabra:

Los tomates son otro de los grandes imprescindibles de temporada, gracias a su gran contenido en fibra, no sólo son excelentes depurativos, sino que ayudarán a regular el apetito. Además son ricos en vitaminas A, C, K, potasio y ácido fólico, este último es una vitamina del grupo B perfecta para combatir el cansancio y el decaimiento.