Uvas para mantener la piel sana

140

Esta pequeña fruta es una de las favoritas en nuestros postres, para dar la bienvenida al Año Nuevo y que por sus múltiples propiedades para nuestra salud tiene el honor de convertirse en una de las indispensables en nuestra dieta. Pero además de ello, la uva contiene numerosos beneficios para mantener nuestra piel sana y que nos ayuda enormemente a reducir el envejecimiento celular, y de hecho en el mundo de la cosmética así como en distintos tratamientos de belleza, han sabido sacarle partido exprimiendo al máximo todas sus propiedades.

Es sobre todo en la pepita, a través del aceite que se puede extraer de ella, donde reside la clave debido a su gran catidad de fosfolípidos y vitamina E, que contribuyen a reducir el envejecimiento celular y, por tanto, a que nuestra piel se mantenga protegida durante más tiempo. De ahí la importancia de usar cremas hidratantes, geles de baño, aceites y mascarillas con estos componentes y es por ello que su utilización para aquellas personas con una epidermis que se encuentren más maltratada es esencial; ya que permite una función barrera para retener mejor el agua y mantenerla hidratada.

También hay que destacar sus propiedades antioxidantes, que lo convierten en el remedio perfecto para aquellos agentes que pueden dañar nuestra piel, especialmente en verano como puede ser la exposición a los rayos solares mientras nos encontramos tomando el sol en la playa o la piscina así como otros factores y condiciones climatológicas que pueden dañar nuestra epidermis. También nos ayudan a retrasar la aparición de las arrugas y luchar contra la flacidez.

Asimismo, la cáscara de la uva también es rica en polifenoles, beneficiosos por sus propiedades antioxidantes así como para la prevención de enfermedades cardiovasculares, mientras que la pulpa garantiza un efecto hidratante que la hace ideal dentro de distintos productos de cosmética.

Y dentro de los distintos tratamientos de belleza y salud se le está sacando todo el provecho al poder de la uva, y es por ello que distintas terapias naturales están causando furor dentro de la oferta de ocio y relax, siendo una de ellas la vinoterapia, que permite aprovechar las propiedades terapeúticas del vino a través de los distintos componentes de este fruto.

Esta técnica, que se está implantando en visitas enoturísticas, eventos gastronómicos o en centros de relajación y spa y hasta en algunas bodegas, permite no solamente el mantenimiento de la piel así como su desintoxicación, sino también mejorar nuestra salud cardiovascular. Precisamente una de las acciones dentro de este tratamiento son los masajes con distintos componentes de la cultura vinícola, como puede ser el aceite de las pepitas y las semillas, que después se dejan reposar en la piel para absorber todas sus propiedades. Incluso este proceso se puede completar degustando una copa de vino para multiplicar los beneficios del tratamiento, que repercuta tanto en el cuidado de la parte externa como interna de cuerpo.

También los baños son muy adecuados para garantizar el cuidado de nuestro cuerpo, de hecho la oportunidad de relajarse dentro de un hidromasaje con vino supone una experiencia relajante para los sentidos, así como un tratamiento de ‘peeling’ para exfoliar nuestra piel de todas las impurezas.