Valle del Guadalteba: mucho más que una comarca

51

El Valle del Guadalteba se ha conformado en los últimos años como una comarca con identidad propia gracias a la puesta en valor de sus paisajes y sus vestigios históricos. Situada en la confluencia de cuatro comarcas tan distintas como son las del Valle del Guadalhorce, la Sierra de las Nieves, la Serranía de Ronda y la Vega de Antequera, el Valle del Guadalteba, está compuesto actualmente por los municipios de Ardales, Carratraca, Sierra de Yeguas, Campillos, Teba, Cañete La Real, Cuevas del Becerro y Almargen, a los que hay que añadir el núcleo de Serrato, que, pese a estar incluido dentro del término municipal de Ronda, tiene unas características que lo asemejan más a las poblaciones situadas en esta zona.

Estas fértiles tierras han tenido durante milenios un importante valor estratégico. Así se puede comprobar con la existencia de numerosos yacimientos arqueológicos a lo largo y ancho de su territorio. De ese modo, en el Valle del Guadalteba se pueden encontrar restos de las distintas civilizaciones que por allí han pasado. Fenicios, tartesios, romanos y árabes han dejado durante siglos vestigios importantes. Además, la presencia del hombre en estas tierras se empieza a notar desde el Paleolítico. Para poner en valor todo ese peso histórico y el legado que han dejado distintas culturas se ha creado en la comarca la Red Patrimonio del Guadalteba. En ella se incluyen centros de interpretación de distintas épocas. Algunos de ellos son la Cueva de Ardales, las ruinas de Bobastro, los castillos de Teba, Ardales y Cañete La Real o el Museo Memoria de la Vida de Campillos, entre otros.

La importancia estratégica del Valle del Guadalteba cobró especialmente importancia durante el antiguo Al-Ándalus y la Reconquista. En este sentido, cobraron una gran importancia las antes mencionadas fortalezas de Hins Cannit (Cañete La Real), Bobastro (Ardales) o la Estrella (Teba). En este último castillo, es famosa la historia de sir James Douglas, un caballero escocés que encontró la muerte en la toma de la villa. Su presencia allí se debía al cumplimiento de la promesa que le hizo a su rey, Robert The Bruce, que consistía en llevar su corazón, una vez fallecido, hasta una cruzada. En aquella época, la campaña realizada por las tropas cristianas era lo más similar a ese tipo de guerra contra los árabes. Como recuerdo a esa hazaña, se recuerda la imagen del caballero escocés con un monolito y con el hermanamiento de Teba con su ciudad natal, Melrose.

Pero, además de estos yacimientos y construcciones militares, en estas localidades hay bastantes edificios religiosos de interés. Algunos de ellos son la iglesia de San Sebastián, en Cañete la Real, la parroquia de Nuestra Señora del Reposo, en Campillos, o la de la Inmaculada, en Sierra de Yeguas. Dentro de la arquitectura civil, la construcción más famosa de la localidad es el Balneario de Carratraca. También se pueden ver aún hoy numerosas casas solariegas de los siglos XVIII y XIX. Basta dar un paseo por las calles de Cañete La Real, Teba o Campillos para comprobarlo. En lo que se refiere a sus paisajes, el Valle del Guadalteba cuenta con enclaves montañosos, vegas agrícolas, ríos con un caudal importante y grandes pantanos. Muchos de estos elementos confluye, por ejemplo, en el Paraje Natural del Desfiladero de los Gaitanes, situado en la confluencia de los embalses del Guadalteba, Guadalhorce y Conde del Guadalhorce. Es, sin duda, uno de los espacios protegidos más importantes de todo el país por sus características geológicas. Se trata de una garganta caliza de dimensiones sorprendentes, que se pondrá más en valor a partir de este año con el inicio de las obras de restauración del Caminito del Rey.

Tres pantanos

El conjunto de los tres pantanos, unidos entre sí, es otro de los elementos diferenciadores de esta comarca. Dos de los ríos que mas agua aportan a las presas son el Guadalteba y el Turón, que recorren buena parte del territorio y que han sido declarados recientemente como reservas ecológicas. Por su parte, la localidad de Campillos también cuenta muy cerca de su casco urbano con importante conjunto de lagunas salinas, protegidas en su conjunto como Reserva Natural. En las zonas de montaña hay que destacar también muy especialmente las sierras calizas que salpican los términos de Cañete La Real, Ardales, Carratraca o Sierra de Yeguas.

En lo que se refiere a gastronomía, todavía hoy en el Valle del Guadalteba se encuentran numerosos productos de elaboración tradicional. Ésos son los casos de los embutidos y los quesos de cabra. A ellos hay que unir la gran variedad de repostería artesanal, que tiene un gran abanico de posibilidades que pasa por dulces como las galletas de Ardales, los suspiros de Cuevas del Becerro o los pestiños que se elaboran en el convento de Cañete La Real.   ■

CÓMO LLEGAR. Para acceder a esta zona de la provincia hay varias opciones. Una de las principaes para los que lo hacen desde Málaga o la Costa del Sol es la A-357, que permite entrar por Carratraca y Ardales. Otra opción es hacerlo desde Antequera por la carretera que lleva a Campillos o incluso desde Ronda, con conexión directa con Cuevas del Becerro.

DÓNDE COMER. En cada uno de los cascos urbanos hay establecimientos idóneos para almorzar o para tapear. A ellos hay que unir ventas tradicionales situadas entre algunos municipios, como las del Cordobés o el Mesón Diego. A ello hay que unir restaurantes de vanguardia que rompen tópicos sobre la gastronomía que se ofrece en el interior, como el Yerbagüena, en Campillos. En el entorno del Chorro y del Caminito del Rey hay varias opciones para quienes visiten esa zona.

DÓNDE DORMIR. Existen numerosas casas rurales tanto en los respectivos cascos urbanos como en su entorno. A ello hay que unir algunos hoteles, hostales e incluso albergues jueniles, como el que hay en Cañete la Real. En el entorno del Caminito del Rey, hay opciones tan diversas como la Posada del Conde o el cámping Parque Ardales.