El pan, alimento ancestral

207
pan

El pan es uno de los alimentos más ancestrales y más consumidos dentro de nuestra dieta diaria, un pilar fundamental dentro de la alimentación mediterránea. No se parece en nada a los granos de los que procede y su transformación ha propiciado un sustento al que recurrir durante generaciones, tomando un papel importante tanto en Asia occidental como en Europa y llegando a ocupar un lugar de importancia en rituales religiosos y laicos. Como dice Harold McGee en su libro La cocina y los alimentos, “el pan le deparó al hombre una nueva dimensión de placer y maravilla en su vida diaria”.

Y es que el pan tiene múltiples interpretaciones: de trigo, de cebada, de maíz, de espelta y de centeno, entre muchos otros cereales. Pero no solo eso, sino que en la actualidad los maestros panaderos apuestan por incluir entre sus ingredientes los productos de temporada y otros como la fruta escarchada, los frutos secos e, incluso, el chocolate. El pan sigue siendo uno de los alimentos más básicos y también uno de los más habituales en nuestra alimentación diaria. Y para los locos por el pan, sepan que están de enhorabuena porque consumir una ración de pan al día cubre el aporte recomendado de hidratos de carbono para una dieta adulta.

Actualmente, España es uno de los países que menos pan consume dentro de la Unión Europea. Consumimos una media de 100 gramos al día, cuando lo aconsejado por la Organización Mundial de la Salud son 250. Estas afirmaciones que recoge la campaña “Pan cada día”, impulsada desde 2007 para fomentar el consumo de pan entre los españoles, ponen de manifiesto que la tendencia es similar en Andalucía. Según los últimos datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, los andaluces consumimos al año 333.396 millones de kilos de pan,  casi 39 kilos al año por persona, o lo que es lo mismo, algo más de 100 gramos. Esto, que puede parecer demasiado, no lo es si lo comparamos con lo que consumen nuestros vecinos de otras regiones europeas, donde las medias sobrepasan los 100 kilos anuales.

Tendencias

Todos los elementos que intervienen en la elaboración del pan han ido evolucionando con el tiempo, desde los ingredientes hasta los hornos donde se hacen. También las personas que lo amasan lentamente han cambiado las tendencias y las técnicas y los consumidores han diversificado sus gustos, todo ello es un claro ejemplo de que se trata de una industria en transformación y con un futuro.

Según las últimas conclusiones extraídas en el marco de Europain, el mayor salón profesional europeo dedicado a los profesionales de la panadería, este es un sector que va a sucumbir a los cambios que demandan unos consumidores cada vez más exigentes. Las tendencias al respecto son muy claras: sus productos tendrán que ofrecer, entre otras cosas, una experiencia multisensorial en la que se busque la provocación de los sentidos. Deberán ser empresas que apuesten por lo local y por el consumo sostenible para contar con la confianza de los consumidores. De este modo, una de las preocupaciones será, si no lo es ya, la salud y el bienestar, enmarcados estos aspectos en la búsqueda de la frescura y la calidad nutricional.

Innovación

Hay quienes innovan con nuevos ingredientes y hay quienes lo hacen con formatos diferentes. Este es el caso de Panadería Pan Piña Algatocín, la empresa malagueña que ha elaborado el pan más caro del mundo. Juan Manuel Moreno ha sido el creador de esta pieza hecha a base de masa madre de maíz no transgénico, espelta con miel deshidratada y oro en polvo incorporado en su interior. Para el exterior, unos vistosos copos también de oro que hacen que la pieza de 400 gramos alcance en el mercado los 117 euros.

También es este mismo panadero quien se ha propuesto conseguir otro récord: el de elaborar la rebanada de pan más larga del mundo. En total, 300 metros de pan con los que el próximo 6 de marzo cruzará de un extremo a otro el pueblo de Algatocín.

Y como  el pan no siempre se come solo, a él y a otros 200 panaderos de toda la provincia de Málaga los acompañarán más de 50 cortadores de jamón que llenarán 2.500 platos del preciado manjar para poner encima de la rebanada. Un buen y sabroso aceite de oliva virgen y tomates de calidad pondrán la guinda perfecta de la estampa gastronómica.

MITOS SOBRE EL PAN

Hay muchos mitos relacionados con el consumo de pan, pero ¿cuáles de ellos son verdaderos y cuáles falsos? La campaña “Pan cada día” publicó un listado para deshacernos de las creencias en torno al producto.

∙ El pan no engorda

Es inmerecida su fama en el aumento de peso, que se produce cuando consumimos más energía de la que necesita el organismo. El pan es un alimento saciante de nuestra dieta, que tiene un aporte calórico moderado y con apenas grasa.

∙ ¿La miga aporta más calorías que la corteza?

Se trata de una falsa creencia. En igualdad de peso, la corteza tiene más calorías que la miga debido a la deshidratación que sufre durante el horneado del pan. Esto le aporta una mayor concentración de nutrientes y, por tanto, más calorías.

¿El plan blanco aporta más calorías que el integral?

Ambos aportan las mismas calorías, pero el integral tiene como ventaja su alto contenido en fibra insoluble, una molécula que no posee efectos metabólicos ni saciantes, por lo que regula el organismo.