Final del verano, época de mangos de Motril

67

En la recta final del verano comienza la recogida de una de las frutas tropicales que más crecimiento está experimentando en los últimos años en Granada

Actualmente hay unas mil hectáreas de mangos en la Costa Tropical, un lugar en el que comenzó a cultivarse esta fruta hace 20 años en tan sólo un par de fincas. Su producción evoluciona al alza. De hecho, en 2018 se recogió un 30% más de mango con respecto al año anterior. Las nuevas plantaciones tardan 4 años en dar sus frutos, según nos cuenta Eva María Canto Ramírez, propietaria de Finca el Edén, productora de subtropicales en Motril.

Dicha zona de la Costa Tropical goza de unas condiciones privilegiadas como la ausencia de heladas en invierno y un verano seco. Ello posibilita la producción de fruta de alta calidad bajo determinadas técnicas de manejo, constituyendo actualmente un cultivo rentable. La altura de las montañas de Sierra Nevada protege además a esta zona del litoral de los vientos fríos del norte en pleno invierno favoreciendo el crecimiento, no sólo de mangos, sino también de otros cultivos subtropicales.

El origen del mango se sitúa en la India y el norte de Burma, en las laderas del Himalaya, y posiblemente también de Sri Lanka. Se cultivó por primera vez en la India hace más de 5.000 años y llegó a América alrededor del año 300 d.C. A día de hoy se cultiva principalmente en la India, Florida, Egipto, Israel, Brasil, Hawai, México, Sudáfrica, Cuba, Indonesia, Filipinas… etc. También hay producciones cada vez más importantes en España, sobre todo en las provincias de Málaga y Granada y las Islas Canarias.

La planta del mango “es realmente un arbolito de porte pequeño que puede alcanzar hasta los 4 metros de altura”, según explica Eva María, quien concreta que “el árbol se hace redondo en el exterior, mientras que en el invernadero es una espardera o especie de seto”.

Variedades de mango

Hay diversas variedades de mangos pero dos son las más comunes en esta zona granadina: Irwin y Osteen. Veamos cuáles son las características de cada una de ellas:

Irwin

Es el primero que sale en producción, generalmente sobre la primera quincena del mes de julio. Es el mango de menor tamaño, que oscila entre los 220 gramos a 350 gramos. Es de color rojo vivo cuando está en su punto de maduración óptimo. La pulpa es de color amarillo dorado, y la semilla pequeña. Tiene un sabor muy dulce y suave, casi sin fibra en la pulpa y es muy aromático. En esta variedad de mango se produce en ocasiones una alteración en el crecimiento del fruto dando lo que comúnmente se llama «Mango Baby», pues en este pequeño se concentra todo el sabor pero más intenso de su hermano mayor, según la responsable de Finca el Edén. Esta variedad tiene una producción más escasa y menos rentable para el agricultor ya que precisa de mucha mano de obra. “El fruto sólo puede cogerse maduro del árbol “y una persona debe ir dos veces al día en temporada para ver si está óptimo y recogerlo”, según señala.

Osteen

El 90% de la producción de la Costa Tropical es de esta variedad. Es el mango más grande de todos y de mayor rentabilidad cuya recogida se inicia en septiembre. Es de un color rojizo y verdoso y puede cogerse verde del árbol ya que madura solo. El mango Osteen se caracteriza por su forma alargada, y su piel es color púrpura y carne amarillenta y con poca fibra, semilla mediana. Su peso oscila de los 500 gramos hasta los 800. 

Propiedades y beneficios del mango

El mango tiene además una serie de propiedades y beneficios para la salud de las personas que lo consumen:

  • Fuente importante de hidratos de carbono
  • Previene la pérdida de las bacterias beneficiosas del intestino, a menudo inducida por una dieta alta en grasas
  • Aporta fibra, favoreciendo el tránsito intestinal
  • Contiene vitamina E, uno de los antioxidantes y protectores cardiacos más eficaces
  • Reduce la glucosa (azúcar) en la sangre
  • Alto contenido en vitaminas A y C
  • Aporta una gran cantidad de potasio
  • El magnesio que contiene mejora la circulación, baja la presión arterial y mejora la osteoporosis 
  • Ayuda a disminuir la presión arterial en individuos hipertensos

El mango es una fruta muy versátil y además de comerse sola, se utiliza mucho en coctelería, para hacer mermeladas, y algunos toman el mango verde (sin madurar) aderezado con sal y limón. También es apto para elaborar salsas que acompañen a carnes y pescados; en ensaladas…

Para su conservación, la Asociación Española de Tropicales sostiene que “tras la recolección, un mango puede tardar de 5 a 10 días en terminar de madurar completamente. El consumidor español y europeo puede adquirir un mango español de 2 a 5 días tras su recolección, lo cual significa que, dependiendo del estado individual de maduración de cada fruta, puede consumirlos inmediatamente o en un período que oscilaría normalmente entre los 5 y 8 días”.

El mango en general soporta muy mal el frío, según el colectivo, que añade que “nunca madurarán en el frigorífico”. Tenemos que dejarlos a temperatura ambiente y los frutos más maduros serán para consumo inmediato y los más verdes seguirán madurando de forma natural. Conforme observemos que lo están haciendo debemos meterlos, no más de 3 o 4 días en el frigorífico, para ralentizar su maduración y volver a ponerlos a temperatura ambiente para que completen el proceso.