Versátil, colorida y exótica : la zanahoria en cocina

33

Existen numerosos tipos en función de la forma, el tamaño, el grosor de la raíz e incluso el color

Cada época del año, cada mes incluso, trae consigo alimentos únicos, de temporada, cuya llegada esperamos con ansia para volver a cocinar con ellos y devolver a nuestro paladar aquellos sabores ínfimamente olvidados. Todos los alimentos son susceptible de “sufrir” dicha temporalidad: pescados, frutas, verduras, hortalizas… Debido el clima, por sus ciclos vitales, por la rotativa de tierras… algunos de estos productos solo se pueden consumir una vez al año. 

Sin embargo, existen otros que, a pesar de poder ser encontrados todo el año, si lo que realmente deseamos es sacarles el mayor partido, debemos hacer caso a las señales vitales de la tierra y esperar a su momento más óptimo. Este es el caso de la zanahoria. ¡Acordaos siempre! La madre naturaleza es sabia. 

Un poco de historia…

La zanahoria es de origen oriental y cuya parte comestible es la raíz: dulce, jugosa, crujiente y muy rica en fibra, minerales, vitaminas y agua. Este es un producto que podemos encontrar en el mercado durante todo el año debido su gran consumo y elevada producción. Pero, como se ha especificado, si queremos sacarle todo el partido a esta hortaliza, las más sabrosas y de mayor calidad se darán entre los meses de mayo a enero.

Hay que tener en cuenta que, a pesar de que todas las zanahorias nos parezcan iguales, existen numerosos tipos en función de la forma, el tamaño, el grosor de la raíz e incluso el color. Sí, no todas las zanahorias son naranjas. De hecho, como dato curioso, fueron los holandeses los que decidieron darle este color en honor a la familia real. O eso se cuenta. 

Entre las variedades más conocidas de esta hortaliza podemos encontrar las zanahorias Nantes, Imperator, Chantenay o Danvers, entre muchas otras.

Propiedades y beneficios de la zanahoria

Esta hortaliza es muy rica en betacarotenos, los cuales son transformados en vitamina A por nuestro hígado. Estos tienen un gran poder antioxidante, por lo que sus propiedades son, ante todo, anticancerígenas.

En cuanto a minerales se refiere, este alimento posee calcio, fósforo, magnesio, hierro, potasio y yodo. Siendo, a su vez, una gran fuente de vitaminas C, E, B, B9 y de ácido fólico.

Además, entre otros beneficios para nuestro organismo, destacan su poder adelgazante, estimula el apetito, nos ayuda a disipar los gases, es buena para la piel, la mantiene hidratada y brillante; disminuyen el colesterol y controlan el nivel de azúcar en sangre.

La zanahoria en cocina

En cocina, la zanahoria puede consumirse de un sin fin de formas diferentes. Si decidimos tomarlas crudas, una gran forma de elaborarlas será hacerlas bastoncitos y acompañarlas con hummus o alguna otra salsa; si nuestra manera favorita de cocinarla es al vapor, podemos hacerlo junto a otras verduras y hortalizas como brócoli o patata; también podrán ser salteadas en una receta wok; estofadas en guisos de muy diferentes productos; cocidas en sopas o como guarnición, acompañando platos de carne y pescado; o incluso para el postre.

Algunas de las recetas con nombre propio más famosas elaboradas con este alimento son los buñuelos de zanahoria y parmesano; la crema de zanahoria o la reina de la repostería, la tarta de zanahoria.