Entrevista con Álvaro Martínez, de Axarfruit

726
«Nuestra producción ronda los ocho millones de kilos de mangos, aguacates y limones»

Axarfruit nació en 2013 a partir del proyecto de dos hermanos para ofrecer los mejores subtropicales de España a un mercado emergente que demandaba frutas exóticas y tremendamente saludables. En apenas un lustro, han pasado de una discreta pyme a ser todo un referente en el sector agroalimentario andaluz.

¿Cuéntenos un poco de los orígenes de Axarfruit?

Nace un poco de la idea de comercializar los productos de nuestra familia, pero dándoles un valor añadido. Vimos que esta zona –la Axarquía- tenía mucho potencial en subtropicales y, cada vez, se realizaban más plantaciones. Incluso los agricultores demandaban nuevos árboles y la producción crecía. En este escenario halagüeño, decidimos apostar por el futuro. Lo hicimos, poco a poco, ampliando nuevas instalaciones, comprando calibradores, adquiriendo más género en los alrededores. Abrimos la empresa en 2013 en un momento emergente para este tipo de cultivos. Hoy día, hemos crecido bastante en el sector del agro andaluz.

¿Qué productos comercializáis principalmente?

Pues una variada gama de mangos y aguacates, pero también limones. En este caso, los cítricos son, tanto de la variedad Verna, como Fino. Nuestros proveedores se localizan principalmente en La Axarquía aunque nos llega género de toda la provincia de Málaga, e incluso Cádiz.

¿Sois una empresa exportadora?, ¿cuáles son vuestros principales destinos?

Comenzamos la venta exterior, casi al mismo tiempo que se inició el proyecto de Axarfruit, en 2013. Hoy día, exportamos prácticamente a toda Europa aunque nuestros principales mercados son Francia y Alemania. Le siguen países como Holanda, Suecia, Noruega, y Centro Europa.

¿Qué valor añadido aporta Axarfruit a la hora de comercializar y elegir el producto?

Como muchos dicen en el sector, somos la Huerta de Europa. Los somos por cercanía geográfica. De cualquier forma, poseemos un valor añadido respecto a los comercializadores holandeses, y es el de conocer muy bien el producto. No en vano, mantenemos un estrecho contacto con los proveedores. De hecho, sabemos el día a día y la problemática de los agricultores a nivel productivo. Entendemos que un árbol no es una fábrica. En definitiva, tenemos una relación íntima con el origen. Y en los tiempos actuales, nos preocupa el problema hídrico. Vamos creciendo anualmente y apostando por mejoras continuas. Nuestra producción ronda los ocho millones de kilos de mangos, aguacates y limones.

¿Qué novedades queréis introducir en 2018?

Hemos renovado la imagen corporativa de Axarfruit con el objetivo de transmitir la idea de que somos una empresa consolidada y solvente. Dicho de otro modo, hemos pasado de ser una pyme a una compañía seria y competitiva. Por esta razón, queremos hacer hincapié en valores que nos identifiquen. Como resultado, Axarfruit es proyecto nuevo, joven y dinámico. Otra de las novedades afecta al capítulo de inversiones ya que hemos incorporado nuevas cámaras de maduración.

También trabajan la gama ecológica, ¿no es cierto?

En mango y aguacate comercializamos tanto convencionales como ecológicos. Y en el caso del limón, únicamente ecológico. Los productos orgánicos proceden de varias fincas de propiedad familiar que hemos dedicado exclusivamente a este nicho.

¿Hacia qué clientes os dirigís?

Una gran variedad formada por centrales de compra, clientes nacionales, canal Horeca, supermercados, etc.

Artículo anterior7 apps con las que no pasar hambre…ni sed
Artículo siguienteEl pistacho, rey de los frutos secos
Juan Alberto Gómez
Redactor todoterreno con más de 15 años de experiencia, en el mundo de la gastronomía, el turismo y la economía. Explorador incansable de los sabores, las cocinas del mundo y los nuevos hallazgos culinarios. Siente pasión por todo lo que rodea al mundo del vino y la enología. También de los productos de temporada y kilómetro 0, lo que viene en denominarse ‘slow food’. Hace suyas unas palabras de Cicerón: “el placer de los banquetes debe medirse no por la abundancia de los manjares, sino por la reunión de los amigos y por su conversación”.