Entrevista con ‘La Mari’ de Chambao

611

“Málaga tiene muchos lugares que se prestan a conectar con uno mismo y a buscar tu hueco para hacerlo”

Si hablamos de flamenco chill, el primer nombre que nos viene a la cabeza es Chambao, el grupo malagueño que revolucionó la música con La Mari y su peculiar voz. Ella sigue siendo el alma de esta formación musical que ha desarrollado durante los últimos años una evolución constante. En 2016 estrena disco bajo el título “Nuevo ciclo”, una recopilación de canciones de nuevo estilo. Confiesa que le gusta comerse la vida “a bocaítos agridulces” y que muere por un gazpachuelo. A mediados de septiembre disfrutaremos de su música en Nerja, donde mostrará a su público a “La Mari de ahora, la del presente”.

«Nuevo ciclo» inspira muchas cosas. ¿Por qué ese título para este disco?

El título viene de la letra de “Camino libre”, que es el primer single. Lo elegí cuando vi y sentí que lo que he ido buscando en la música es continuar con todo lo que es ella  para mí, pero no dentro del flamenco chill. Hace tiempo que voy notando que, aunque mis influencias musicales son las que son desde siempre, he ido evolucionando en la composición y he soltado riendas con respecto a esas influencias. Veo que mis composiciones no son flamenco chill como tal, así que las nuevas canciones no las he metido ni encasillado en este tipo de producción. He dejado que sean composiciones que salgan como vinieron y he llamado “Nuevo ciclo” a este disco porque Chambao ya no está dentro del flamenco chill.

¿Cómo está siendo esta gira?

Empezó con muchos nervios y muchos preparativos y ensayos. Las canciones tienen muchas partes y muchas estructuras. Hay que tocar las canciones nuevas, las antiguas… Se pasan muchos nervios, pero lo importante es empezar. Nunca pierdo el nervio antes de salir al escenario, ya que cada concierto es una vivencia nueva aunque el repertorio sea más o menos parecido.

¿Qué está dando La Mari en esta nueva etapa que no hayamos visto ya?

En esta nueva etapa me estoy dando a mí misma. La Mari que se ha ido dando en otros conciertos y otras etapas ha sido otra. La que toca en esta gira es la que hay ahora, La Mari del presente.

¿Cómo definirías tu evolución desde que comenzaste en la música?

Mi evolución la voy viendo sobre la marcha. Esta profesión no tiene un manual y vas aprendiendo con el tiempo. Sin saber nada de nada me he ido adecuando a mi forma de funcionar en la vida. He aprendido mucho y sigo aprendiendo porque dentro de esta profesión las cosas se pueden hacer de mil millones de maneras. Si miro para atrás, veo que he sido muy autodidacta, que lo quevoy aprendiendo lo voy adecuando a mí y que lo que no me gustan intento hacerlo de otra manera o no hacerlo más.

¿Cuál es el momento que más te ha marcado en tu carrera musical?

El momento en el que me quedé sola en 2005. Las decisiones las empecé a tomar sola y todo me vino marcado por la enfermedad que tuve ese año, que a la larga fue algo positivo. Todo lo que me pasó en ese momento fue muy vital y aprendí a tope.

Una malagueña como tú, que aprecia su tierra, seguro que tiene algún sitio secreto a que escaparse para desconectar…

Málaga se presta un montón a desconectar, a conectar con uno mismo y a buscar tu hueco para hacerlo. Desde la Cala de Mijas hasta los Montes de Málaga hay un montón de lugares. Me suelo perder por las montañas de Mijas y me gusta mucho la zona de El Burgo y la Sierra de las Nieves para hacer senderismo. De playa me encantan los Baños del Carmen, como Nerja, Maro y Frigiliana, que es un pueblo maravilloso.

¿Qué plato malagueño es tu favorito?

Es el gazpachuelo. Me flipa, aunque para cocinarlo le tengo mucho respeto (risas), y eso que soy cocinillas y es el plato que más me gusta. En frío, me encanta el gazpacho.

¿Y tu restaurante preferido?

No es un restaurante al uso, pero a mí me encanta, se llama La Cubana y está en la playa de Fuengirola. En Los Marinos también se come muy bien, en la zona de Benalmádena. Los Espigones, en la zona de Pedregalejo, es otro de mis lugares favoritos para comer pescaíto.

¿Cómo te comes la vida: a “bocaítos” dulces o muy salados?

Yo intento comerme la vida a veces muy rápido y otras muy despacito, y de sabor que sea agridulce, ni muy dulce ni muy salado, que no siempre hay las mismas ganas.

¿Qué vendrá después de la gira de «Nuevo ciclo»?

No hay una idea clara aún sobre lo que haremos después de la gira, pero para cuando empiece aquí octubre la idea es irnos al verano de Sudamérica. No haremos temporada completa como tal, pero sí queremos ir varias veces durante varias semanas, y si cae algún concierto por Europa, también.