3 postres veraniegos más allá del helado

58

El helado siempre ha sido el gran triunfador de los veranos, sin embargo, existen un sin fin de postres que nada tienen que envidiarle 

¿Qué sería del verano sin los helados? Y es que es en esta temporada del año cuando nuestras queridísimas heladerías abren sus puertas para hacernos salivar con una de las elaboraciones más antiguas y queridas por todos: los helados. 

Si sumamos la espera eterna a la apertura de estos establecimientos, junto a las novedades en sabores que cada año nos presentan sus “chefs” particulares, es lógico que el helado sea el dulce más recurrente durante el verano. Sin embargo, no es el único postre cinco estrellas que podemos encontrar en esta temporada.

Aunque parezca complicado de creer, existen un sin fin de postres igual de frescos, versátiles y llenos de sabor, que pueden competir con el helado como dulce del verano. ¿Os apetecen sus recetas sencilla pero extremadamente ricas?

Recetas veraniegas para suplir al helado

Granizado de sandía con frutos rojos

Este es otro de los postres más recurrentes durante la época estival. El granizado es uno de los pocos dulces que quizá iguale al propio helado en cuanto a consumo se refiere, y no es para menos. Tomad nota de la próxima receta, probadlo y hallaréis el por qué.

Ingredientes:

1/2 sandía, 150 g de frutos rojos variados (grosellas, moras, arándanos), 50 ml de jarabe de grosellas o granadina, 1 cucharada de mermelada de arándanos negros, 3 hojas de gelatina, 80 g de azúcar moreno, 80 ml de vino de Oporto y agua

Elaboración por pasos:

  • Paso 1: Trocea la sandía y pon la fruta en un bol junto con el jarabe de grosellas y el azúcar moreno. 
  • Paso 2: Tritura con la batidora eléctrica y reserva.
  • Paso 3: Ablanda las hojas de gelatina poniéndolas en un bol con agua fría. A continuación, escúrrelas y ponlas en una cazuela al fuego con un poco de agua. 
  • Paso 4: Una vez disueltas, se cuelan y se les agrega al zumo de sandía. Vierte el zumo en una fuente y deja enfriar en el congelador durante una hora. 
  • Paso 5: Una vez haya enfriado, retira y raspa con un tenedor hasta que adquiera la textura de granizado. Mezcla en un bol la mermelada de arándanos, el vino de Oporto y los frutos rojos y deja macerar durante media hora para que suelten el jugo. Reserva.
  • Paso 6. Sirve el granizado en copas y reparte por encima los frutos macerados.

Focaccia de frutas

¿Quién dijo que un buen postre dulcecito no podía ser sano? La fruta en verano es otro de los productos más demandados por aquellos a los que les gusta disfrutar de un postre diferente, sano y con muchas, muchas posibilidades de elaboración. ¿La fruta aburrida? Apunta esta receta y cambiarás de opinión.

Ingredientes:

Piña, 1/2 kiwi, 1/2 mandarina, 1/2 plátano, 3 cerezas, 5 frambuesas,  2 rodajas de lima y unas hojitas de menta para decorar

Elaboración por pasos:

  • Paso 1. Pela una piña natural. Primero cortaremos el tallo y el borde inferior. Después retiraremos las partes de la corteza. Por último, laminaremos la piña longitudinalmente para conseguir la base de la focaccia finita.
  • Paso 2. Pelar el resto de frutas y trocearlas.
  • Paso 3. Colocar el kiwi, el plátano, las frambuesas, las cerezas y la mandarina de forma aleatoria. Combina colores y superposiciones de la manera más imaginativa que se te ocurra. 
  • Paso 4. Adorna con dos rodajas de limas cortadas por la mitad, y unas hojitas de menta. ¡A disfrutar!

Falso soufflé helado de chocolate

Y para finalizar, no podía faltar el toque más gourmet de la lista: un falso soufflé helado de chocolate digno de cualquier sobremesa veraniega. ¿Te apuntas?

Ingredientes:

200 g de chocolate con cristales de sal, 3 huevos, 100 g de azúcar, 2 cucharadas de azúcar glas, 250 ml de nata, 2 tapones de ron blanco, 2 cucharadas de helado de vainilla, cristales de sal y hojas de menta para decorar

Elaboración por pasos:

  • Paso 1. Separamos las claras de las yemas de los huevos. Colocaremos el chocolate en un bol, lo tapamos con plástico de cocina y lo fundimos en el microondas durante 2 minutos a temperatura media.
  • Paso 2. Montaremos la nata con la batidora de varillas. Cuando esté semimontada, añade 40 gramos de azúcar y terminamos de montarla. Incorporamos las yemas y otros 40 gramos de azúcar. A continuación, se vierte el ron y se agrega el chocolate fundido. Mezclamos bien.
  • Paso 3. Ahora montamos las claras a punto de nieve. Cuando estén semimontadas, añade 20 gramos de azúcar y termina de montarlas. Entonces, las incorporamos a la crema con suaves movimientos envolventes. Deja enfriar la mousse e introdúcela en una manga pastelera.
  • Paso 4. Forra dos moldes individuales, cada uno con un trozo de papel de horno, de tal manera que sobresalga por el borde unos 10 centímetros. Ponemos un poco de mousse en cada uno, una cucharada de helado de vainilla y otro poco de mousse. Los introducimos en el congelador. 
  • Paso 5. A la hora de servir, espolvoreamos los soufflés con azúcar Glass y retiramos el papel con cuidado. Se decorarán con unas hojitas de menta y unos cristales de sal.