Batch Cooking: cuando menos es más

88

Las sociedades avanzadas adolecen de numerosos problemas. Pero en lo tocante a la alimentación hay riesgos que ponen en jaque los recursos de la Tierra. Cada año se desperdician ingentes cantidades de alimentos. Bien porque están caducados, bien porque compramos más de lo que necesitamos. Solo en España el Ministerio de Agricultura contabiliza 7,7 millones de toneladas que van directamente a la basura. El 80 por ciento ni siquiera los utilizamos mientras el 20 por cien representan las sobras de la mesa. ¿Y a qué es debido? Esencialmente, nos falta tiempo y, por qué no decirlo, también nos planificamos mal. Más que un caos lo que se produce en los hogares es una falta de eficiencia en la despensa. Tiramos muchos restos, acumulamos paquetes a medio consumir y, cuando planteamos la comida del día, no sabemos gestionar adecuadamente el fondo de armario. ¿La principal consecuencia? Que no aprovechamos lo que tenemos. Ya lo expresó en los años 20 el arquitecto alemán Ludwig Mies van der Rohe “menos es más”. O, dicho de otra manera, si optimizas tú trabajo y utilizas los menos recursos disponibles, acabas obteniendo el mismo resultado o incluso mejor. Y el batch cooking representa una alternativa más que resolutiva. No sólo se trata de aprovechar al máximo nuestros alimentos sino intentar practicar una cocina rica y sana. Aquí radica la esencia de este nuevo paradigma culinario… Y, además, es una tendencia que arrasa en las redes como parte práctica de una vida saludable, pues llevarlo a la práctica implicar comer bien a pesar de la escasez de tiempo de la vida moderna.

El batch cooking está pensado para gente trabajadora y urbanita que tiene una familia a su cargo y poco tiempo para cocinar. Esto no significa descuidar nuestra dieta. Todo lo contrario, el batch cooking apuesta por platos con pocas grasas, muy nutritivos y que incorporen productos de temporada. Si lo llevamos al terreno práctico, consistiría en cocinar para toda la semana y en grandes cantidades platos y alimentos fácilmente congelables. Pero seamos más concretos; el batch cooking nos permite distribuir los guisos o los platos en porciones. Por este motivo debemos contar con envases de distintos tamaños. Pongamos un ejemplo. Hemos elaborado varias docenas de croquetas. Almacenarlas en varios tuppers nos dará la oportunidad de cocinarlas según las necesidades de la semana y no desperdiciar ni una sola. Pero hay más. Podemos servirlas solas o bien como parte de un plato mayor, cuyo pisto también ha sido cocinado y previamente congelado. En general, el batch cooking facilita disponer de ‘básicos de comida’ que puedes combinar para elaborar nuevas recetas. Pensemos en arroz, legumbres, algunas verduras, caldos. El cocido (puchero en Málaga) puede ser un buen ejemplo de batch cooking. Su versatilidad no tiene límites pues admite arroz, fideos, patatas o garbanzos. No obstante, este concepto de cocina bascula más hacia una cultura culinaria más moderna, donde tengan más peso las verduras, hortalizas y los ingredientes nuevos (quinoa, mijo, etc.).

En resumidas cuentas, ganamos tiempo, planificamos mejor las comidas de la semana, ahorramos dinero, y siempre tenemos algo preparado. El primer consejo es congelar. No todos los alimentos son aptos, ni los mejores. De cualquier forma, ¿cuáles son los más adecuados? Una hamburguesa casera, lasañas, hummus, pizzas (hechas en casa), muffins, una base de tomate frito, filetes de pollo empanados, o cualquier carne marinada, los guisos (lentejas, cremas, sopas, legumbres, potajes, etc.). No lo olvides. Tienes que guardarlo todo en recipientes que se adapten a los habitantes de la casa o a los días de la semana. No sólo almacenamos envases sino raciones, esa es la idea.  De este modo, comes lo que necesitas. Es muy importante que los envases cierren herméticamente, no llenarlos demasiado y evitar que se contaminen de sabores externos. El cuscús, el mijo y la quinoa son perfectos para congelar y, además, constituyen bases estupendas para elaborar platos realmente sanos. ¡Disfruta de tu tiempo y practica el batch cooking sin restricciones!

Artículo anteriorLas 7 maravillas naturales de la provincia de Málaga
Artículo siguienteLa Abacería del Cantarrana abre sus puertas en Málaga
Redactor todoterreno con más de 15 años de experiencia, en el mundo de la gastronomía, el turismo y la economía. Explorador incansable de los sabores, las cocinas del mundo y los nuevos hallazgos culinarios. Siente pasión por todo lo que rodea al mundo del vino y la enología. También de los productos de temporada y kilómetro 0, lo que viene en denominarse ‘slow food’. Hace suyas unas palabras de Cicerón: “el placer de los banquetes debe medirse no por la abundancia de los manjares, sino por la reunión de los amigos y por su conversación”.