Conservas gourmet: mucho más que una lata para comer

524
gourmet

Los productos que se comercializan en conserva pueden llegar a salvarnos algunas comidas. ¿Quién no tiene en la despensa de casa algunas latas de atún, caballa o mejillones? Pues bien, más allá de estas hay otras interesantes opciones, un tanto diferentes, pero igualmente deliciosas e interesantes para preparar tentempiés, almuerzos o cenas.

Una de las propuestas alternativas lleva, además, la etiqueta de ‘gourmet’, para los paladares más exigentes. Nos referimos al caviar y sucedáneos, tanto negro como rojo. Lo encontramos en diversos formatos y es un producto fácil de manipular. Algo tan sencillo como una rebanada de pan tostado sobre base de mantequilla y con estas perlas tan preciadas resulta un aperitivo ligero y exquisito. Otra opción para consumir el caviar es servirlo en un plato con un aderezo de aceite de oliva, cebolla y huevo duro. Podemos maridar estas propuestas gastronómicas con vodka, cava, champán o vinos blancos secos.

Otra de las conservas que saben apreciar mucho los foodies son las mariscos. ¿Qué podemos encontrarnos enlatado? Desde langostinillos a conchas finas. Para quienes no tienen tiempo de ir al mercado a comprarlas frescas estos productos dan buenos resultados, están sabrosas y pueden ser la base para recetas de cocina ‘resultonas’. La forma más típica de consumirlas es al natural, crudas y con un sencillo aliño: ajo y perejil picados, aceite de oliva, pimentón –picante o dulce, según el gusto– y un poco de sal. ¡Listas para servir!

Respecto a los langostinos, estos vamos a poder cocinarlos de muchas maneras. Desde un sencillo cóctel de langostinos con mango, preparado con mahonesa casera, naranja, escarola, una cucharada de brandy, pimienta y sal, a un plato de habitas con langostinos y mermelada de pimientos, por ejemplo. Es un alimento polivalente y con muchos aportes en nutrientes, vitaminas y minerales.

En este artículo no podían faltar ellas, las gulas del norte, al ajillo, con gambas… ¡Para todos los gustos! Se pueden incorporar como base o añadido tanto a entrantes como a platos principales, con pescados, con pasta y en ensaladas. ¿Ideas para prepararlas? Ensalada de pasta negra con salmón y gulas, parrillada de verduras con la gula del norte, con bacalao, con setas, con lubina al horno, cocinada en wok o en berenjenas rellenas. Este producto lo comercializan varias compañías alimentarias y algunas marcas ofrecen gran calidad y excelentes resultados.

Como podéis comprobar, al hablar de conservas hay muchas opciones más allá del atún, de la caballa, la melva o las sardinas. Eso no resta valor a estas, pero sí queremos animaros a probar otras propuestas gastronómicas enlatadas que os dejarán con muy buen sabor de boca.