Desayunos verniegos: mucho color en el plato

126
desayuno

Ya está aquí, el verano ha llegado. Empieza a oler a jazmín, las fruterías se llenan de sandías y nuestro cuerpo pide gazpacho. Los lluviosos días de chocolate con churros o porridges (gachas de avena) dejan paso a desayunos más ligeros, coloridos y fáciles de llevar a la playa o a la piscina. Este mes te traemos cinco desayunos fresquitos, saludables y vegetales para que te llenes de energía por la mañana sin sentirte pesado.

Overnight oats

Abrir el frigorífico y sacar  el desayuno ya listo es una forma tan gratificante de empezar el día que merece la pena invertir 5 minutos por la noche para prepararlo. La proporción siempre es la misma, pero puedes variar los ingredientes a tu gusto.

~ vaso de leche de tu preferencia

~ cucharas de copos de avena suaves (si son integrales mejor)

~ cucharita de semillas de lino o chía

Se remueve todo y se deja bien tapado en el frigorífico. A la mañana siguiente lo decoramos con fruta, hierbas aromáticas, polen de abeja, semillas o crema de frutos secos. Truco: Si añades cacao a la leche obtendrás un desayuno de lo más chocolateado.

Batidos

Desde los más sencillos que combinan una fruta (plátano, mango, papaya, melocotón, nectarina….) con hojas verdes (rúcula, espinaca, acelgas, canónigos,…) y agua, agua de coco o leche vegetal, hasta los más gourmet que añaden frutos secos, hierbas aromáticas o semillas. El truco para tener un batido de lo más refrescante es guardar la fruta en el frigorífico y/o añadir hielo a la hora de batir. Si buscas un resultado extra cremoso, añade un poco de aguacate o plátano congelado.

Smoothie Bowls

Se pusieron de moda hace un par de años y son tan simples de preparar como hacer un batido algo más cremoso y servirlo en un bol decorado con más fruta, canela, chocolate, polen de abeja, crema de frutos secos, semillas, etc.

Helado casero de frutas

Este desayuno sí que no tiene ningún misterio: basta con congelar la fruta lavada y pelada para luego batirla en una batidora de vaso potente. Esta es una opción. También existe otra algo más pro:

~ Haz tu batido de frutas preferido.

~ Repartelo en una cubitera y congela.

~ Bate los cubitos.

¿El resultado? Cremosidad por un tubo.

Parfaits

Este es el desayuno ideal para esos días en los que nos sentimos especialmente creativos, ya que combina los overnight oats con un pudding de chía. Sigue la receta de los overnight oats y divide el desayuno en dos vasos. Añade una capa de fruta a cada vaso. Haz un pudding de chía mezclando un vaso de leche de tu elección (te recomiendo de avena por tener un dulzor natural que te evitará querer agregar otros endulzantes) con dos cucharadas de semillas de chía. Remueve y deja reposar 20 minutos en el frigorífico. Vuelve a remover.Añade el pudding de chía a los vasos. Haz otra capa de fruta.

Como en los desayunos anteriores, puedes añadir semillas, cremas de frutos secos, especias como la canela, cardamomo, hierbas aromáticas, mermeladas, etc.

El sabor de tu desayuno dependerá de qué añadas a la leche antes de hacer los overnight oats y el pudding de chía: puedes variar entre cacao, ralladura de limón, diferentes especias dulces, etc.

En Agro nos encanta saber de ti, sube tu desayuno a las redes, etiquétanos y cuéntanos cuál es tu opción preferida con el hashtag #desayunosAgro. Compartiremos los más chulos en nuestras redes.  ¿Te animas?