El espectacular mundo de las semillas y su uso en cocina

476

El consumo de semillas en España ha incrementado sobre manera en los últimos años. La implementación del adjetivo calificativo “saludable” tras su nombre común ha hecho que estos productos se hayan puesto de moda en aquellas personas que quieren llevar una dieta sana y equilibrada. Y es cierto, ya que la cantidad de nutrientes y beneficios que poseen ciertas semillas son increíblemente saludables para nuestro organismo, pero no son milagrosas. Es verdad que su consumo diario nos ayuda en ciertos aspectos como el mantenimiento de nuestro peso, regulan el colesterol y otros apuntes nutricionales, pero debemos complementarlas con otros alimentos y actividad física. Este alimento no es sustitutivo, es complementario.

Es curioso la gran cantidad de tipos de semillas que podemos encontrar. Semillas de diferentes tamaños, formas y colores. Este producto no es sino una planta embrionaria en sí misma y el origen de la nutrición. Se requiere de un trabajo duro y concienzudo para hacer crecer sus plantas y conseguir llenarlas con altas concentraciones de vitaminas, minerales, proteínas, aceites esenciales y encimas inactivas. La forma ideal de consumo es agregarlas en zumos, licuados, sopas y otras preparaciones diarias. Son aperitivos saludables irremplazables, aunque también pueden incluirse en las comidas principales del día como acompañante, siendo elaboradas de muy diferentes formas.

Existen algunos tipos más destacados que otros. Una de las familias de semillas más destacadas son las oleaginosas. Su principal característica es el gran aporte de grasas saludables, como por ejemplo los ácidos grasos omega 3. De hecho, son tres las semillas con mayor aporte nutricional y facilidad de uso en cocina que podemos encontrar dentro de esta familia. Estas son las semillas de chía, de cáñamo y de granada.

Las semillas de chía tienen un característico color oscuro, además de aportarnos una buena cantidad de minerales, vitaminas y fibras, además de proteínas y antioxidantes. No puede considerarse un sustitutivo del pescado azul, pero su aporte en Omega 3 es realmente elevado. Ayuda a combatir problemas como la diabetes o dolencias cardiovasculares. Su uso en cocina se destina principalmente como acompañante. Esto es, aderezo para ensaladas, añadirlas a tus cereales durante el desayuno, o crear un zumo con frutas y otras semillas.

Por su parte, las semillas de cáñamo son características por su color marrón. En cuanto a su aporte nutritivo, son ricas en aminoácidos y proteínas de alta calidad. Estas son de muy fácil digestión y poseen fitonutrientes. Pero, ¿qué son? Son nutrientes que actúan protegiendo la calidad de nuestra sangre, células, tejidos, piel y órganos.  Estas semillas combinan muy bien tanto con alimentos dulces como salados. Se pueden incorporar a cremas de verduras, woks, ensaladas, porridges o macedonias.Las semillas de granadas son la joya de la corona en otoño. Su inconfundible color rojo rubí las hace únicas. Su alto contenido en polifenoles mejora la salud circulatoria y optimizan el aporte de oxígeno a las células. Además de ser una gran fuente de fibra que ayuda al tránsito intestinal, es un fuerte antioxidante. Estas características no hacen sino proteger nuestro sistema inmunitario y ayudar en la luchar contra enfermedades cardiovasculares. Un buen uso en cocina sería la elaboración de salsas, tanto para pastas como para carnes, siendo ideales para acompañar carnes rojas. Además, se pueden incorporar en ensaladas varias, o también, mezclarlas en macedonias, sorbetes u otros postres saludables.