Galletas navideñas: desde la decoración ornamental hasta adorno en el árbol

48

Son el mejor dulce navideño para decorarlo como más nos guste

Navidad es esa época del año en que cualquier excusa es buena para encender el horno y ponerlo a pleno funcionamiento repostero. Durante estas fechas son mil y un dulces los que podemos encontrar en las pastelerías, tiendas gourmet u obradores artesanales.

Pero, existe un producto que gana a todos en emotividad, diversidad y posibilidades, y estas son las galletas navideñas. ¿Por qué son tan especiales? Porque son el mejor dulce navideño para decorarlo como más nos guste y, sobre todo, con quién más nos apetezca. 

Comenzando con un poco de historia, la decoración de las galletas navideñas se remonta al siglo XIV, en Alemania, cuando se tallaban moldes de madera para hacer las galletas springerle e imprimían en ellas motivos bíblicos.

Galletas springerle, elaboradas en Alemania

Las galletas springerles han sido las galletas navideñas tradicionales en Baviera y Austria durante siglos. Y siguen siendo muy populares en estas fechas. Este fue el primer contacto directo con las galletas y su decoración, evolucionando con el paso de los años.

por cercanía y tradición, las galletas de jengibre como cookie estrella en España.

Con el paso del tiempo, los ingredientes y utensilios de cocina han hecho que los tipos de galletas navideñas, sus formas y decoraciones sean tan variadas como divertidas.De hecho, son muchos los países que poseen sus propias galletas navideñas para decorar.

Por ejemplo, en Noruega tiene las fattigmann, unas galletas planas fritas en grasa de forma irregular; las Kerstkransjes de almendras son propias de Holanda; en Suecia se consumen las pepparkakor, unas galletas crujientes de jengibre cortadas en formas de flores y corazones, mientras que las sabrosas gingerbread son muy queridas en Reino Unido, al igual que en España. 

Las galletas de jengibre, nuestras favoritas

Si debemos elegir una, por cercanía y tradición, elegiremos las galletas de jengibre como cookie estrella en España. Y es que estas galletas existen desde el siglo X, y se consideran uno de los símbolos navideños por antonomasia.

Estas galletas se distinguen por tener diseños de corazón, pequeños hombres o en forma mini casitas alegóricas de la Navidad. Son perfectas para decorar. Y para demostrarlo, se ha elaborado una receta para conseguir hacer estas galletas en casa y aprender a decorarlas como más nos guste. 

Galleta de jengibre

Ingredientes para elaborarlas

Serán 260 g. de harina, 150 g. de mantequilla, 100 g. de azúcar moreno, 5 g. de bicarbonato, 1 cucharadita de canela en polvo, 1 cucharadita de jengibre en polvo, 1 huevo y sal. 

Para decorar. Será una 1 clara de huevo, 100 g. azúcar glas, zumo de medio limón, chocolate de cobertura y colorante alimentario.

Elaboración por pasos

Paso 1. En un bol mezcla la harina tamizada, el azúcar moreno, el bicarbonato, la canela, el jengibre y una pizca de sal.

Paso 2. Bate el huevo y añádelo a la mezcla. Después, agrega la mantequilla derretida y mezcla hasta tener una masa homogénea.

Paso 3. Amasamos. Consigue una bola con la masa, cúbrela con papel film y déjala reposar en el frigorífico una hora entera.

Paso 4. Estira la masa con un rodillo hasta tener medio centímetro de espesor sobre una base de harina. A continuación, corta la masa con moldes de motivos navideños y colócalos sobre una bandeja forrada con papel de horno.

Paso 5. Introduce las galletas en el horno precalentado a 180ºC durante 15-20 minutos. Una vez doradas, sacadlas y dejad enfriar.

Paso 6. La decoración. Funde el chocolate al baño maría removiendo constantemente. Cuando las galletas estén frías, decora con el chocolate y el glaseado. 

Son muchos los motivos decorativos y los moldes que se pueden realizar con estas galletas, desde Papa Noel, pasando por sus elfos y renos, o por ejemplo árboles de navidad y estrellas fugaces. Todo vale en una época en que la imaginación y la ilusión son dos conceptos que arraigan cada vez más año tras año.