La granada, la fruta estrella del otoño

99

¿Cuál es la ciudad con nombre de fruta? Una adivinanza que seguramente hemos oído en alguna ocasión, y la solución la tenemos muy cerca. La granada está vinculada a la ciudad de gran esplendor nazarí, ya que de hecho se plantea que precisamente son los granados (‘Granatum’ en latín) que había en el entorno de la fortaleza los que le dieron su nombre a esta capital y provincia andaluza. Y es precisamente en otoño donde las granadas cobran un especial protagonismo, uno de los productos estrella en estos meses que se hacen indispensables en nuestras cocinas y con las que nos atrevemos a innovar en nuestros pinitos culinarios.

Pero centrándonos más en sus orígenes, nos tenemos que desplazar en el mapa, y viajar a la zona de Asia Occidental e incluso al norte de África, hará cerca de 5.000 años, ya que en países como China, India o Irán era un manjar muy apreciado y que se conservaba de manera óptima en entornos áridos. De hecho, como dato curioso, el árbol se encontraba en los jardines colgantes de Babilonia. Los egipcios y romanos supieron aprovechar muy bien sus propiedades, mediante la elaboración de zumos y otras bebidas.

La granada adquiere un fuerte significado simbólico en determinadas civilizaciones y culturas, ya que de hecho en la mitología griega la diosa del amor y del deseo, Afrodita, es representada portando una granada en la mano. Precisamente la fruta posee propiedades afrodisíacas, lo que motive la vinculación con esta deidad, y por su gran cantidad de pepitas también está muy ligada al concepto de la fertilidad.

En la cultura islámica también se hace referencia a los granados como uno de los árboles que se encuentran en el Paraíso. E incluso en el escudo de la bandera de España, la parte inferior del blasón aparece esta preciada fruta, que representa el escudo de armas del Reino de Granada.

En lo que refiere a sus propiedades y beneficios para la salud, contiene un alto porcentaje de vitaminas, como puede ser la B2 y C, es rica en antioxidantes así como en minerales como pueden ser el hierro y el potasio; poseyendo un alto contenido en fibra. Además, tiene un efecto depurativo y es ideal para las dietas de adelgazamiento por ser una fruta hipocalórica, al presentar bastante agua.

Las recetas donde no pueden faltar las granadas están muy vinculadas a los postres. De hecho, se convierte en una de la frutas que no pueden faltar en una rica macedonia, donde el melocoton, el platano, la fresa y el kiwi casan perfectamente en esta deliciosa mezcla, a la que con un chorro de vino blanco dulce o champagne la hacen irresistible. Seguro que no podrás evitar repetir. También las ensaladas son el plato donde se hacen un importante hueco, y de hecho si la preparas a base de quinoa y lechuga le dan el color y el sabor para hacerlas irresistibles.

Otras presentaciones de dicho fruto también nos pueden ser de utilidad. Las salsas elaboradas con granada casan a la perfección con cualquier carne, como puede ser el solomillo de cerdo o los muslos de pollo, y los zumos combinados con las naranjas o con los manzanas son deliciosos a la hora de preparar un buen desayuno para arrancar con fuerza el día.