Tiempo de Cuaresma en nuestra mesa

73

Durante los días previos a la Semana Santa, nuestra gastronomía nos ofrece una amplia variedad de deliciosos platos coincidiendo con la tradición de la abstinencia de productos cárnicos, que desde el Miércoles de Ceniza se convierten en clásicos en nuestras mesas

El ajobacalao, el potaje de vigilia o las torrijas son algunos de estas exquisitas preparaciones para chuparnos los dedos, para pedir en bares y restaurantes o que son fundamentales en nuestras cocinas.

Ajobacalao

Una receta tradicional de Vélez-Málaga que se está extendiendo por toda la provincia, y que antiguamente se entregaba como un obsequio a los horquilleros en reconocimiento a su labor tras portar los tronos durante las procesiones. Se trata de una pasta, que se consume como paté, y que entre sus ingredientes tiene bacalao, ajo, aceite de oliva, pimentón dulce y pan.

Tras desalar el bacalao, este se coloca en agua hirviendo para poder desmenuzarlo y ese mismo agua se usará después para remojar el pan cateto. Mientras se va a amasando, se van añadiendo los diferentes ingredientes.

Luis Espejo, de la empresa Lujo del Paladar, que comercializa este plato preparado desde el año 2013, resalta que la producción se incrementa en un 30 por ciento en estas fechas con respecto a otros meses, contando también en su oferta estos días con las croquetas de bacalao o tortillitas de bacalao. “El ajobacalao lo preparamos de forma tradicional, tanto lo que es el desalado del bacalao como el desmigado del pan, con productos de la Axarquía como el aceite o el pan, sin conservantes lo que da ese sabor tan natural y tan apreciado”, comenta Espejo.

Potaje de vigilia

Una de los platos de ‘cuchareo’ más tradicionales y que al igual que la receta anterior, el bacalao forma parte indispensable en su preparación, junto con los garbanzos cocidos, cebollas y las espinacas que le dan su peculiar sabor.

Además, un plato de preparación fácil, al que tras calentar en agua los garbanzos durante su cocción se le añade el bacalao, desalado durante el día anterior, y las espinacas, así como el sofrito con cebollas y zanahorias. En la mesa también admite muchas variantes, como acompañado de un huevo duro picado.

Tortilla de bacalao

También es uno de las recetas clásicas en estas fechas y cuya elaboración es muy sencilla, mediante huevos, bacalao, pimientos, cebolla, perejil, aceite y sal, que nos deja además un plato ligero y muy nutritivo.

Al igual que en las dos anteriores, hay que desalar el pescado, y picamos el ajo para después sofreírlo en aceite en la sartén, añadiéndole después el pimiento y poco después la cebolla. Tras pochar las verduras, añadimos el bacalao, y tras batir los huevos los incluimos en la sartén y preparamos a modo de tortilla francesa.

Torrijas

En época de Cuaresma también tenemos exquisitos postres, y uno de los que más renombre tienen en nuestro país son las torrijas, cuya base son rebanadas de pan al cual le añadimos leche que ha sido calentada previamente con canela y azúcar, para que se empapen bien.

Tras rebozarlas en huevo batido, hay que freírlas posteriormente en aceite. También se pueden consumir añadiéndole después un poco de azúcar o espolvoreando canela tras su preparación.

Pestiños

Otro de los dulces que no pueden faltar en nuestra mesa, elaborado con masa de harina al que se le añaden diversos ingredientes y condimentos como matalahúva, vino o anís, así como rebozado de azúcar y canela.

Un exquisito manjar que además se puede presentar de múltiples variedades, como bañados en miel,  con un espolvoreado de azúcar o dándole sabor con pieles de naranja.