Agro Málaga 02

Solo estamos empezando

Los datos son fríos pero revelado­res: las empresas agroalimentarias de las cinco comarcas de la provin­cia de Málaga crecieron un 11 por ciento durante el pasado año 2015. Al menos así se desprende del úl­timo informe hecho público por la Fundación Madeca.

Sí, estamos ante una industria clave y primordial en Andalucía, que supone el 8 por ciento de su producto interior bruto y de la que dependen 250.000 puestos de tra­bajo, por no hablar de las exporta­ciones, que ya en el último mes de julio habían alcanzado un 74 por ciento de lo exportado durante el ejercicio anterior.

Este es sólo el comienzo. El fu­turo se augura prometedor. Las po­sibilidades agroalimentarias de la provincia de Málaga y de Andalu­cía son ilimitadas, gracias especial­mente a las condiciones del clima y la orografía que permiten el desa­rrollo de cultivos y de actividades ganaderas y vinícolas de calidad, únicas en el mundo.

Y si este es el principio de una industria con un gran porvernir, que lleva años cimentando su soli­dez, no digamos ya de este perió­dico magazine, que el pasado mes de diciembre cumplió con las ex­pectativas e ilusión que se habían generado en el sector y tuvo una enorme acogida entre los produc­tores agroalimentarios de la pro­vincia de Málaga y fuera de ella, ya que además de su versión papel, Agro cuenta desde hace unas se­manas con su versión digital, un espacio de actualidad que se hace eco de los movimientos y acciones de esta industria.

Este número está centrado, en su primera parte, en el aceite de oliva, donde España es el princi­pal productor, comercializador y exportador de aceite de oliva en el mundo, mientras que el olivo es el primer cultivo de Andalucía.

La producción de aceite de oliva extra se ha recuperado en la pro­vincia de Málaga a buen ritmo y producirá, en la campaña que aho­ra termina, un 24 por ciento más que en la anterior.

Y donde se habla de datos no hay que olvidar nunca el esfuerzo, el de todos esos agricultores que se dedican al olivo, a la recogida de la aceituna en los campos de la pro­vincia, las manos que hacen posi­ble luego el oro líquido, la aceitu­na de mesa. Nuestro homenaje en esta fotografía que ilustra hoy el editorial de nuestro periódico

Pero además de la agroalimen­tación, donde también hacemos hincapié en los subtropicales y en las propiedades de la stevia, este segundo número deja un amplio espacio al turismo, con visita al pueblo de Casabermeja, una ruta senderista del Robledal al Pico Te­jeda, y reportajes de oleoturismo y enoturismo, entre otros.

Nuestra apuesta por la agroa­limentación y el turismo es total. Si en el primer número estuvimos presentes en la Feria Sabor a Má­laga de la Malagueta, en este lo es­taremos en la Feria Internacional de Turismo de Madrid y en Madrid Fusión, una semana después. Y sólo estamos empezando.