Agro Málaga 49

Alma de Navidad

El tiempo es algo que cada persona vive de una forma. Puede ser eterno si esperamos
noticias, o efímero cuando estamos con el amor de nuestras vidas. Fugaz
o interminable. Dependerá de las muchas circunstancias que se den. Lo que sí
es seguro es que el tiempo es el bien más preciado que tenemos las personas. Da
igual si somos conscientes de ello o no. Cada uno de nosotros vemos al tiempo de
una forma, pero él a nosotros nos ve a todos por igual. Sin distinciones, porque el
tiempo es algo que pasa por nuestras vidas siguiendo la misma línea siempre, y
esta sólo es hacia adelante. Aprovecharlo o no es cosa de cada uno. Al final, somos
almas cambiantes que devienen a través del tiempo, un tiempo que, nos guste o
no, pasa irremediablemente.
En Agro medimos el tiempo en periódicos. No fijamos fechas en los calendarios,
fijamos días de impresión, semanas de cierre o tardes de edición. Y así cada año
desde que empezamos hace ya cuatro. Mes tras mes. Número a número hasta llegar
a diciembre de 2019. Ponemos fin a un año en el que nos hemos esforzado al
máximo por hacer de altavoz de la agroalimentación, la gastronomía, la hostelería
y el turismo malagueños. Hemos puesto nuestra capacidad al máximo, y la verdad
es que el tiempo nos ha dado para mucho… Otra docena de periódicos nacidos en
el seno de nuestra redacción y un sinfín de proyectos soñados durmiendo en los
cajones a esperas de robarle horas a ese tiempo que pasa para ponerlos en marcha.
Mientras tanto, hemos trabajado en los proyectos y sueños de nuestros clientes,
haciendo realidad los deseos de otros que, como nosotros, vibran al hablar de los
pueblos de Málaga y sus gentes. Y así hemos transitado 2019, de la mano de proyectos
tan apasionantes como el desarrollo de videomarketing para ferias turísticas,
la creación de actividades para fiestas gastronómicas, la aportación de valores
añadidos a algunas ferias de la tapa, y la planificación de otros tantos recetarios
que hemos diseñado y editado en 2019.
Cerramos este año con un periódico con alma de Navidad que lleva intrínseco
todos nuestros buenos deseos para nuestros lectores, para nuestros clientes y
para nosotros mismos. Porque si algo queremos pedirle a 2020 es más tiempo para
seguir desarrollando este proyecto que una vez soñamos, deseando hacerlo con
sabiduría, para llevar a buen término lo que empecemos, humildad, para ir de la
mano con nuestros principios, y vocación de servicio infinita.
Adiós, 2019. Gracias por tanto.
Hola, 2020. Te esperamos con los brazos abiertos.