Agro Málaga 54

Las crisis espolean la creatividad. Estimulan los sentidos. Electrifican el ánimo. Centrifugan las ideas. Minimizan los entusiasmos. Diluyen las euforias. Debilitan cualquier sensación de vida resuelta. De vida segura. Socavan todo aburguesamiento. Invitan a la reflexión permanente. A buscar en nosotros mismos. A buscar y a encontrar caminos, espacios de posibilidad, de diversificación.


La crisis que estamos viviendo, sanitaria y económica, social y ecológica, sirven para pararse y pensar. Vivimos tiempos deshumanizados, de acelaración, de acumulación y consumo permanente de recursos sin sentido, de egocentrismo y exhibición estupidizante; tiempos que invitan a hacerlo de otra forma, a redefinir nuestros vínculos y nuestras relaciones con el mundo, a atemperar los deseos y aprender a decir también no.


La situación que estamos viviendo debe hacernos mejores. Más solidarios. Más empáticos. Más cercanos. Más humanos. Áun es posible. Ahora es el momento. Mira el mundo de otro manera. Escúchate. Escúchalo. Piensa en ti. Pero también en el otro. Haz que la Navidad sea algo más que luces tintineando en las calles del centro. Haz que sea Navidad todo el año.

Felices fiestas y feliz 2021.