7 rutas de senderismo para hacer esta Navidad en familia

103

Éstos son algunos de los itinerarios que pueden despertar mayor interés entre los niños en esta época del año

El senderismo es una práctica deportiva que se adapta para todo tipo de público, incluso para los más pequeños. Por eso, hay que aprovechar estos días festivos para disfrutar de algunas de las rutas que se pueden hacer en familia. Éstos son algunos de los itinerarios que pueden despertar mayor interés entre los niños en esta época del año

Una buena opción es hacer Paseo de los Pinsapos, entre Genalguacil y Estepona. La mayoría de los pinsapares se encuentran en lugares con difícil acceso por carretera, pero afortunadamente en Sierra Bermeja se puede disfrutar de una agradable caminata bajo estos singulares abetos sin que los niños se aburran. Dentro del paraje natural de los Reales el primero de los itinerarios es el más adecuado para hacerlo en familia. Se trata del Paseo de los Pinsapos que discurre por un camino estrecho, pero de escasa dificultad.

También el pinsapo es un de los alicientes para adentrarse en la Sierra de las Nieves. Entre las rutas más sencillas del llamado a ser primer parque nacional de Málaga está la del Puerto del Saucillo-Puerto Bellina (Yunquera). Además de estos singulares abetos, allí se podrán ver cedros, quejigos y pinos. Se trata de un itinerario que discurre por un carril estrecho, con pocos desniveles, que permite conocer la gran riqueza biológica de este espacio protegido. Con algo de suerte y con sigilo muchos podrán ver algunos de los animales que habitan este enclave. Entre ellas, a la cabra montés, la reina de la Sierra de las Nieves. Para hacer este itinerario circular hay que ir por un carril de tierra hasta el Puerto del Saucillo desde Yunquera. 

En Málaga capital, hay dos buenas opciones dentro de sus espacios protegidos. Por un lado, en la zona más occidental de su término municipal aguarda el paraje natural de la Desembocadura del Guadalhorce (Málaga). A pesar de ser uno de los enclaves ornitológicos más importantes del sur de Europa, es un espacio completamente muy poco conocido. Este rincón privilegiado de la naturaleza, que está situado en la zona oeste de la ciudad de Málaga, ofrece la posibilidad de hacer bonitos paseos por su interior a través de las rutas habilitadas, de las que está prohibidas salirse para preservar la tranquilidad de las distintas especies que la habitan. 

Mucho más lejos, pero también dentro del territorio de Málaga capital, merece la pena acercarse al área recreativa del Lagar de Torrijos, en los Montes de Málaga. Desde allí se puede realizar un tranquilo paseo junto a un denso pinar. Esta sencilla ruta discurre por dos de los lagares más emblemáticos de este espacio protegido. A través de un camino sencillo, situado en la zona norte de este espacio protegido, se podrá conocer no sólo la riqueza etnográfica de esta zona sino también su biodiversidad. 

En la Axarquía, es especialmente recomendable el conocido como Sendero de las Morillas. Esta ruta circular arranca desde el pueblo de Alfarnate, que es el más elevado de la provincia de Málaga, para adentrarse en un bonito bosque situado a los pies del pico de Vilo. De esta forma, se puede ver una gran variedad botánica en una ruta con apenas 5 kilómetros de longitud. 

En la Serranía de Ronda, también hay otras rutas idóneas para hacer en Navidad en familia. Es el caso de las conocidas como Chorreras de Balastar, en Faraján.  Unas cascadas espectaculares seguro que servirán para captar la atención de los más pequeños. Esta ruta de senderismo se hace desde el pueblo de Faraján, muy próximo a Júzcar, hoy conocido como La Alde Azul, hasta los saltos de agua de Balastar por una bonita bajada con vistas panorámicas. En ocasiones, la cascada puede estar sin agua, pero se deberá al riego puntual que se haga en la zona de arriba. 

También de interés puede resultar el itinerario del Arroyo de la Ventilla, entre Ronda y Arriate. No es la garganta más conocida de la provincia de Málaga, pero debería serlo. Lo que más llama la atención es la variedad de especies botánicas y faunísticas que se pueden ver en este recorrido. La ruta se puede hacer desde el pueblo de Arriate, aunque también cabe la posibilidad de hacer un recorrido más breve desde la salida habilitada en la carretera A-367 (Ronda-Campillos). Desde allí, en dirección Campillos hay una salida que conduce por un camino de tierra hasta el puente del mismo nombre. Una vez en dicho punto sólo habría que bajar. Si se hace desde Arriate se cruzarán bonitos puentes de madera.