Arte y naturaleza en el Valle del Genal

81
Valle_del_Río_Genal

Una localidad de apenas 31 kilómetros cuadrados, con 424 residentes censados y en en la que probablemente se dé el índice más alto de monumentos por habitante. Os proponemos una escapada veraniega al conocido como ‘Pueblo Museo’: Genalguacil, un municipio situado en la Serranía de Ronda, en el corazón del valle del Genal, que en agosto luce sus mejores galas. Esta es la época del año elegida hace ya 13 años para desarrollar los llamados ‘Encuentros de Arte’ y la ‘Semana Cultural Arte Vivo’, ambos bienales que se celebran en años alternos.

Este 2017, como todos los ‘impares’, le toca el turno a la semana de la cultura, un evento en el que se convocan públicamente a aquellos artistas que quieran aportar su granito de arena a este museo al aire libre en el que se ha convertido la localidad. Del 5 al 13 de agosto tendrán lugar una serie de intervenciones artísticas en las calles y plazas de Genalguacil que están atrayendo a numerosos visitantes, tanto de la comarca como turistas y visitantes llegados de todas partes. “La cultura se ha convertido en el motor económico principal de nuestra tierra y es un gran reclamo turístico. Aquí se fusiona el arte contemporáneo con la naturaleza y todo ello forma parte de la vida de los vecinos”, nos explica Miguel Ángel Herrera, alcalde genalguacileño.

Durante los siete días que dura el festival se realizan taller para niños y mayores, se pueden visitar exposiciones, se imparten conferencias y mesas redondas y tienen lugar las célebres ‘Noches al fresco’, en la plaza del pueblo. “Se ofrecen conciertos, teatro, sesiones de cine, entre otras cosas”, apunta Herrera. A esto hay que añadirle el atractivo gastronómico de la región, que cuenta con una cocina de larga tradición entre los que destacan el gazpacho caliente, el salmorejo de carne y la sopa de tomates. También destacan sus chacinas, las ollas serranas y sus potajes de garbanzos. Bueno, y qué decir del mosto, una de las señas de identidad del Valle del Genal.

Lo cierto es que la comarca tiene infinidad de encantos y, como bien apuntaba Miguel Ángel Herrera, la naturaleza es uno de ellos. Aprovechando la temporada estival, en la que tanto apetece darse un chapuzón, en la zona del Genal se encuentra un auténtico oasis abrigado por densos pinares y donde abundan los helechos. Se trata del llamado Charco Azul, en Sierra Bermeja. Lo alimenta el arroyo El Quejigo, afluente del río Almárchal, y las aguas llegan hasta este punto a través de preciosas cascadas. Una excursión que merece la pena y que se emprende desde Jubrique, tomando la carretera que va hacia Estepona. A unos siete kilómetros se abre un sendero a la derecha, en un área conocida como Puerto del Estercal. La mejor recompensa, el baño que puedes darte casi en soledad, en pleno mes de julio o agosto, cuando las playas cuelgan el cartel de ‘completo’.