Balnearios y spas: la desconexión para 2018

171
balnearios

Con la entrada de 2018 llegan los nuevos propósitos de año, y que mejor que empezarlos en estos primeros meses recargando las pilas para afrontar los nuevos retos que nos hemos marcado. Un plan perfecto para desconectar de la rutina diaria y que se está convirtiendo en una oferta de ocio cada vez más extendida es el disfrute de los balnearios y spas con los que contamos en la provincia de Málaga. Sin duda, un conjunto de sensaciones que conducen a la serenidad de cuerpo y mente, a través de las aguas termales. Todo un placer para los sentidos.

En nuestro país incluso se localizan edificios de valor histórico que acogen estos baños, de procedencia romana y árabe, y precisamente en Andalucía se están potenciando este tipo de establecimientos, un punto de relax y confort que cada vez está más extendido entre las ofertas turísticas o planes para el fin de semana.

“La balneoterapia está en auge. Esta cultura se encuentra muy extendida en otros países y de hecho en el mercado ruso y árabe está muy valorada por sus beneficios”, señala Cristina Pérez, general manager de Villa Padierna Thermas Hotel en Carratraca, uno de los únicos balnearios de Europa destacado por la calidad de sus aguas medicinales con componentes en azufre, calcio y magnesio. Un lugar ideal para el tratamiento en pérdida de peso, regeneración celular y la limpieza de las vías respiratorias

Además, en muchos casos nos invitan a conocer pequeñas poblaciones y villas rústicas con encanto, cuya historia ha estado vinculada a los manantiales y fuentes desde hace siglos, y que nos llaman a explorar las maravillas naturales que las rodean. “Es una oferta distinta al turismo de sol y playa, que busca la tranquilidad de un entorno de montaña, un ambiente relajado”, apunta Pérez.

Y cada vez es mayor la oferta que se ofrece a los visitantes, un compendio para relajar el espíritu y cuidar el cuerpo, como son los tratamientos faciales y corporales para contribuir al embellecimiento y rejuvenecimiento de la piel, actividades de yoga y meditación para relajar la mente, servicio de restauración que incluye la gastronomía y productos autóctonos de la zona o la inclusión de gimnasios y saunas.

En nuestro país incluso se localizan edificios de valor histórico que acogen estos baños, de procedencia romana y árabe, y precisamente en Andalucía se están potenciando este tipo de establecimientos, un punto de relax y confort que cada vez está más extendido entre las ofertas turísticas o planes para el fin de semana.

“La balneoterapia está en auge. Esta cultura se encuentra muy extendida en otros países y de hecho en el mercado ruso y árabe está muy valorada por sus beneficios”, señala Cristina Pérez, general manager de Villa Padierna Thermas Hotel en Carratraca, uno de los únicos balnearios de Europa destacado por la calidad de sus aguas medicinales con componentes en azufre, calcio y magnesio. Un lugar ideal para el tratamiento en pérdida de peso, regeneración celular y la limpieza de las vías respiratorias

Además, en muchos casos nos invitan a conocer pequeñas poblaciones y villas rústicas con encanto, cuya historia ha estado vinculada a los manantiales y fuentes desde hace siglos, y que nos llaman a explorar las maravillas naturales que las rodean. “Es una oferta distinta al turismo de sol y playa, que busca la tranquilidad de un entorno de montaña, un ambiente relajado”, apunta Pérez

Y cada vez es mayor la oferta que se ofrece a los visitantes, un compendio para relajar el espíritu y cuidar el cuerpo, como son los tratamientos faciales y corporales para contribuir al embellecimiento y rejuvenecimiento de la piel, actividades de yoga y meditación para relajar la mente, servicio de restauración que incluye la gastronomía y productos autóctonos de la zona o la inclusión de gimnasios y saunas.