Casabermeja: una perla blanca en el Guadalmedina

291
casamermeja3

Uno de los cementerios más espectaculares de Andalucía, un grandioso olivo monumental o una torre vigía desde la que se avista el puerto de Málaga son algunas de las visitas obligadas a este pueblo de paisajes variopintos, que se encuentra entre el valle del Guadalmedina y la zona noroccidental del Parque Natural de los Montes de Málaga. Gracias a ello, este paraje agrícola y montañoso ofrece distintas caras según la época del año en la que se visite.

El cementerio de San Sebastián, situado junto al casco urbano, es un legado arquitectónico del siglo XIX, que se mantiene no sólo con la blancura de la cal sino con las originales formas que cobran allí los nichos y los panteones, que lejos de ser tétricos, cobran un aspecto inesperadamente romántico, hasta el punto de que ha hecho soñar a más de un poeta con la posibilidad de que sus restos descansen allí.  El cementerio de Casabermeja es uno de los más famosos y peculiares de toda Andalucía, gracias a los abundantes enterramientos en panteones, túmulos y pináculos. Este camposanto, construido en el siglo XVIII, cuenta desde 1980 con la declaración de Monumento Nacional y desde 2006 con el título de Bien de Interés Cultural. Lejos de ser un escenario tétrico, este cementerio es una buena muestra de la arquitectura tradicional andaluza. De hecho, hay quien compara el recinto con un pequeño pueblo de fallecidos, con calles estrechas y fachadas cuidadas.

Pero, además de este singular cementerio, el patrimonio de Casabermeja cuenta con la iglesia de Nuestra Señora del Socorro, construida durante el XVI, y declarada también como Bien de Interés Cultural.  Este solemne templo está situado en el casco antiguo del municipio y se caracteriza por el evidente estilo barroco de su interior. Además, cuenta con otro de los emblemas del municipio, una torre cuadrangular de cinco cuerpos, cubierta con tejas árabes. El color rojizo de sus ladrillos la hace destacar desde cualquier punto donde se divise el casco urbano de Casabermeja, e incluso sirve de referencia para el visitante que se adentre por primera vez en ese laberinto de las calles empinadas que conforman el barrio alto del pueblo.

En el entorno de la iglesia se pueden ver algunas de las viviendas mejor conservadas de los dos últimos siglos, con singulares portadas señoriales en algunos casos.

En cualquier recorrido por el pueblo no puede faltar la visita al museo-taller de Cerámica, que cuenta con una rica exposición permanente de diversas piezas artesanales en barro. Además, el centro funciona en la actualidad como taller.

Restos más antiguos

A pesar de la riqueza cultural e histórica que representan los dos monumentos citados, los restos más antiguos se encuentran en los alrededores del pueblo. Ocurre así con la Torre Zambra, una atalaya árabe del siglo XIII que, situada sobre una de las colinas cercanas al pueblo, permite divisar buena parte de las montañas de Granada y, en los días claros, incluso el norte de África. Desde allí se consigue ver con nitidez el puerto de Málaga.

Aunque Casabermeja se fundó como villa independiente tras la Reconquista, la zona siempre tuvo una importancia estratégica. De hecho, además de asentamientos árabes, en la zona este del municipio, en el paraje conocido como Cerro Mojea, se encuentra el conjunto pictórico de Peñas de Cabrera. Se trata de una serie de muestras de arte rupestre del Calcolítico, que se han encontrado en los abrigos naturales formados en las rocas gracias al desgate de la erosión. Estas pinturas son manifestaciones pictóricas esquemáticas, de color rojo, en la que abundan, sobre todo, los motivos antropomórficos.

Toda esta riqueza histórica hay que añadirla a la paisajística, ya que parte del territorio se encuentra incluido dentro del Parque Natural de los Montes de Málaga. En su término municipal, se pueden visitar parajes como el del área recreativa del Chorro o el valle del arroyo Coche.

Merece también la pena disfrutar del paisaje agrícola que se puede apreciar en el entorno del cauce del Guadalmedina, donde los campos de cereales y el olivar se apoderan del paisaje.

La riqueza agrícola de Casabermeja se pone de manifiesto en la existencia de varios olivos monumentales en el entorno de arroyo Coche. Algunos son centenarios, pero sobre ellos sobresale muy especialmente el milenario olivo de Arroyo Carnicero. Precisamente, de ése y otros ejemplares centenarios se elabora un aceite de oliva de edición limitada en la almazara del Molino del Hortelano, que se puede visitar en cualquier época del año.

Casabermeja se puede disfrutar durante todo el año, aunque cuenta con eventos que la hacen especialmente atractiva, como es la Fiesta de la Cabra Malagueña, en septiembre, o el Día de San Sebastián, en enero.

A ellos hay que unir uno de los grandes eventos gastronómicos de la provincia de Málaga, que tendrá lugar entre los próximos 24 y 26 de marzo. Se trata las Jornadas de Cocina Popular Malagueña de Primavera, que reunirán las recetas más tradicionales de esta estación en una decena de establecimientos de restauración. Con la colaboración y asesoramiento de La Carta Malacitana, ofrecerán dos posibilidades. Por un lado, habrá tapas por tan sólo 2,5 euros (junto a su respectiva bebida). Por otro, también habrá un sustancioso menú por 12 euros.

Además del atractivo de estos platos tradicionales, tanto el sábado como el domingo en Casabermeja habrá un mercado de quesos de cabra y otros productos malagueños. El programa también incluye interesantes talleres de cocina para todos los públicos o visitas guiadas a los distintos enclaves de interés de la localidad, como el olivo milenario de arroyo Carnicero, la almazara El Molino del Hortelano, el cementerio de Casabermeja o las pinturas rupestres de Peñas de Cabrera.

{CÓMO LLEGAR} Para ir hasta Casabermeja es necesario usar en casi todas las opciones la A-45, que une a Málaga y Antequera a través del puerto de las Pedrizas. El pueblo se encuentra con un acceso claro y directo desde esta autovía. También se puede usar la carretera local que pasa muy sinuosas, como las que proceden de Almogía y Villanueva de la Concepción.

{QUÉ COMER} Casabermeja es un pueblo con muchas tradiciones culinarias similares a las que se pueden encontrar en los Montes de Málaga. Entre los platos con más arraigo están las migas, el plato de los Montes, el gazpachuelo, la olla de la era o el chivo lechal en cualquiera de sus posibilidades potenciado. Precisamente en los últimos años se ha el consumo tanto del chivo como los derivados de la cabra malagueña, ya que allí se encuentra la sede de la asociación de esta raza caprina.

El pueblo cuenta con mucha variedad también en lo que se refiere a bares y restaurantes, donde se puede tapear o consumir carnes y pescados de gran calidad. Entre los  más destacados se encuentran El Tapiteo, el Asador Puerta de Málaga, El Puerto, El Taxi, La Posada o 1996 Bar Restaurante Alba.

{DÓNDE DORMIR} En Casabermeja existen actualmente varias opciones de alojamiento, desde las casas rurales, tanto dentro como fuera del casco urbano, como hoteles, hostales y pensiones. Entre estas opciones, una de las más pintorescas es La Posada, situada frente a la iglesia del Socorro. No sólo ofrece habitaciones de estilo rústico sino que es un excelente lugar para alojarse.

Artículo anteriorFinal Gourmetquesos en Salón de Gourmets
Artículo siguienteAvomix se incorpora a Marbella All Stars
Ricardo Pastor
Técnico Audiovisual. Abulense afincado en Málaga, quedó prendado de los paisajes, la gastronomía y el buen vino de esta tierra. Aficionado a la fotografía, la ornitología y la botánica, con un grupo de amigos malagueños ha ido conociendo muchos de los sorprendentes rincones que alberga la provincia de Málaga. Y lo seguirá haciendo.