De ruta por los castillos de Granada

432

La provincia de Granada ofrece al visitante una serie de fortalezas y castillos que merece la pena conocer. Quizás lo más destacado sea La Alhambra, pero no es el único recinto fortificado que albergó Granada durante su época musulmana. En Agro vamos a repasar algunos de los castillos más significativos, tanto del interior, como de los municipios costeros, para que durante estas vacaciones podáis disfrutar de una completa ruta

CASTILLO DE LÁCHAR

Tal y como podemos verlo hoy en día, se corresponde con el palacio construido por el Duque San Pedro de Galatino a fi nales del siglo XIX. Sin embargo, las últimas investigaciones evidencian la pervivencia de elementos arquitectó-nicos de épocas anteriores. El Castillo de Láchar está inscrito como Bien de Interés Cultural desde 1985. Es un singular recinto fortifi cado convertido en palacete a escasos 400 metros del río Genil.

CASTILLO DE PÍÑAR

El castillo árabe de Piñar fue muy importante a mediados del siglo XIV por ser la frontera entre los reinos cristianos y musulmanes de Granada en pleno momento de refortifi cación del reino nazarí. Se encuentra situado sobre una escarpada roca caliza, a una altitud de 1121 metros sobre el nivel de mar. Tiene once torres, nueve de ellas con planta cuadrangular, y las dos restantes semicirculares. El Castillo de Píñar fue declarado Bien de interés cultural en 1931.

CASTILLO DE CALAHORRA

Dominando sobre la ciudad y perfectamente conservado. Un castillo-palacio construido sobre las ruinas de un castillo árabe entre 1509 y 1512, obra de Lorenzo Vázquez, y uno de los primeros edifi cios renacentistas construidos en España. En sus sótanos aún se conservan los calabozos donde pernoctaban los presos moriscos que se trasladaban a la cancillería granadina. Declarado Monumento Nacional, actualmente está en manos privadas, aunque su interior se puede visitar contactando con el encargado que los propietarios tienen en La Calahorra.

LAS TORRES BERMEJAS

Fortaleza de fi nales del siglo VIII y situada en la colina del Mauror, frente a la Alhambra, en Granada, desde la que se contempla una imponente panorámica de la ciudad y de la Alcazaba. Se llaman así por el color rojizo de sus muros de argamasa. Son de la época zirí. Fue una defensa independiente de las de la Alhambra hasta que, durante el siglo XIV, se enlazó con ésta mediante un lienzo de muralla. Forman parte de un conjunto de torres vigía, situadas en puntos estratégicos, que circundaban la Vega granadina, cuya misión era la de vigilancia y protección

ALCAZABA DE LOJA

Era el centro militar y administrativo de la urbe medieval. Su construcción se prolongó desde el año 895 hasta bien entrado el siglo XIII. Fue utilizada por los árabes durante los siglos XIII y XIV como fortaleza defensiva de la invasión cristiana, fue conquistada por Fernando III el Santo, Pedro I el Cruel y los Reyes Católicos, en sucesivas etapas históricas, hasta caer definitivamente en manos cristianas. La alcazaba se conectaba visualmente con la red de torres vigía, de época nazarí, que se distribuían a lo largo de la frontera del reino de Granada. Actualmente mantiene su perfil ruinoso desde los tiempos de Felipe II. Queda en ella buena parte de la cerca medieval, la torre ochavada, un aljibe muy bien conservado y restos del edificio nuclear. Se ha iniciado la primera fase de recuperación de la línea de muralla y de sus torres y puertas.

CASTILLO DE LA VILLA EN MONTEFRÍO

Fue construido en los restos del antiguo castillo nazarí, cuya época de fundación se remonta hacia el 1352 cuando reinaba en Granada Abú-Abdalá Jusuf, quien lo hizo construir en unos terrenos que consideraba estratégicos para la defensa de sus fronteras. Tiene ocho torres atalayas (entre ellas la del Hachuelo, la del Espinar, la del Sol, o la de los Anillos) que pertenecían al sistema de comunicación de época musulmana. La iglesia presenta una planta rectangular, de una nave y dos capillas laterales, torre y capilla bautismal.

ALCAZABA DE GUADIX

La alcazaba de Guadix se construyó en torno al siglo XI se destruyó en el siglo XVI y posteriormente fue reconstruida. Al igual que en muchas otras construcciones de origen musulmán, el principal material empleado en la torre fue el tapial, que le dio un aspecto rojizo muy característico. Destacan por su buen estado de conser-vación sus torreones del siglo XI, se conservan ruinas de argamasa frágil, como obra de los últimos siglos de la Edad Media. Por su posición en alto, se puede apreciar todo el paisaje de la ciudad, y los alrededores, Sierra Nevada y la Vega.

CASTILLO DE SALOBREÑA

Se conoce la existencia de una fortificación desde el s. X, aunque la distribución corresponde a la construcción que se levantó en época nazarí. Es el resultado del aporte de la arquitectura musulmana y cristiana. Se utilizó como residencia veraniega, alcázar defensivo y prisión real. Desde sus torres se puede contemplar Salobreña, la vega, el mar Mediterráneo, las sierras colindantes e, incluso, Sierra Nevada. Es uno de los monumentos más visitados de la costa granadina