Diez claves para realizar senderismo en la nieve

40

El senderismo de montaña puede llegar a ser una experiencia única, pero el senderismo de montaña con nieve es otro nivel. Se acerca el invierno y las altas montañas ya están completamente cubiertas de ese magnífico y brillante color blanco tan característico de la nieve.

Sin embargo, y como todo deporte, se deben guardar ciertas precauciones a la hora de realizarlo, y por ello es beneficioso para todos compartir una serie de claves para sacare el máximo partido a esta actividad, sin sustos y con mucha, mucha diversión. 

Caminar por la nieve es más peligroso, más lento y más cansado que caminar sobre una superficie arenosa o en roca, y, por supuesto, hay que saber combatir otro tipo de inclemencias, como las temperaturas bajas.

Por ello, quien se anime a practicarlo tiene que estar preparado y concienciado para ello, y estas son diez claves obligatorias que se deben tener en cuenta durante el senderismo en la nieve. 

Claves obligatorias para disfrutar del senderismo en nieve

Conocer técnicas de nieve. Esto es, sería imprescindible recibir unas lecciones básicas sobre cómo caminar con crampones o raquetas, saber usar el piolet al caerse al suelo o aprender a pisar, tanto en la nieve como en el hielo. A pesar de la facilidad de la ruta, estas nociones son indispensables antes de subir a la montaña.

Ir bien equipados. No se habla únicamente de la mochila y sus provisiones, sino de posibles recambios para nuestro material de senderismo. La práctica al hacer la mochila es fundamental. Y no nos olvidemos de la ropa y el calzado, los cuales deben estar adecuados a la ruta que se haya elegido.

Siempre acompañados. Es cierto que, a veces, apetece realizar este tipo de actividades en solitario, ya sea para pensar o despejarse, pero siempre es más seguro caminar en grupo que hacerlo solo. Intentad ir siempre a la par y asegurarse de que, como mínimo, un miembro del grupo sepa técnicas de nieve y tenga experiencia con este tipo de senderismo.

La orientación es básica. Se debería tener conocimientos sobre mapas, además de estudiar la ruta previamente, conociendo así el entorno al que nos vamos a enfrentar. Todo resulta más fácil si algún miembro de la expedición ya ha realizado previamente la ruta. Hay aplicaciones GPS que pueden ayudar, pero no se debe depender únicamente de ellas.

Conocer tus limitaciones físicas. El senderismo en una montaña nevada requiere de unas cualidades físicas más altas que la media. En estas rutas se camina más lento, se hunden los pies en la nieve y se tiene que combatir el frío. Las primeras rutas invernales deben ser sencillas y con poco desnivel. Además, deben requerir poca técnica y pocos pasos complicados.

Dirigirse antes a un centro excursionista. En estos centros se puede conseguir información sobre el senderismo invernal y diferentes rutas. Estas asociaciones también ofrecen la opción de federarse y, a veces, también alquilan algún material de montaña.

Prevenir la meteorología. Hay que asegurarse de que el clima será propicio y, si a medio camino las condiciones empiezan a ser adversas, dar media vuelta y volver a casa. Hay que prevenir tormentas, posible niebla o incluso el riesgo de aludes. 

Saber reaccionar ante imprevistos. Memorizar números de emergencia, conocer el camino de vuelta y tener el botiquín a mano es imprescindible y aumenta la seguridad del equipo.

Madrugar y respetar la montaña. Siempre es aconsejable comenzar temprano, incluso si aún está oscuro, ya que de esta forma solo tendremos unas pocas horas de oscuridad ante una posible caída de la noche. Hay que controlar las horas y el sol: seguir en ruta al atardecer puede ser muy peligroso.

Preguntar al guarda del refugio. En las rutas que pasan por refugios de montaña, siempre es conveniente preguntar a los guardas por el tiempo, la dificultad de la ruta, los detalles del camino y todas las dudas que surjan. Ellos conocen la montaña como nadie.

Tomándonos enserio estas claves, el senderismo a través de una montaña nevada no solo nos aportará riqueza deportiva, sino que ofrece unas vivencias y unos paisajes únicos. Así que, graba a fuego estas claves y comienza tu propia aventura.