La feria del Corpus, la fiesta mayor de Granada

188

La feria del Corpus es la fiesta mayor de Granada. Una fiesta local que junto con actos con origen de tradición pagana rodean a la festividad del Corpus Christi, de la cual adopta su nombre, celebrada en todas las localidades de España de diferentes formas pero con un nexo común, la procesión tradicional, acto solemne de carácter religioso.

La feria del Corpus, comienza cada año un sábado a las doce de la noche con el conocido como “alumbrao”, el encendido de las miles de bombillas de la Portada de la Feria, y termina el sábado siguiente con un espectáculo de fuegos artificiales. Son dos de los momentos clave que debes anotar en tu agenda y a los que no puedes faltar. Con más de quinientos años de antigüedad, estas fiestas del Corpus se realizaron por primera vez bajo mandato real.Este año 2019 el Corpus tendrá lugar del 15 al 23 de junio. El ambiente de feria impregna las calles de la ciudad. El centro se llena de farolillos y se instalan casetas, usual-mente en plaza del Carmen y plaza Bib-rambla. Corridas de toros y rejones, es la feria taurina. Carocas y Quintillas. Aquí se vive la feria del mediodía. Aunque hay granadi-nos que prefieren trasladarse a la Feria, un recinto a las afueras de la ciudad con casetas y atracciones de todo tipo, que en Granada llaman “columpios”. El recinto es además un lugar excelente para beber, comer, bailar y pasar un buen rato en compañía. En Agro os vamos a contar cuáles son los momentos y lugares de esta fiesta que no te debes perder si estás pensando en venir a Granada en esas fechas

Cada miércoles de esta feria, a las doce del mediodía, ( aunque también forma parte del cortejo que acompaña a la Custodia el jueves en la Procesión) tiene lugar La Tarasca, un desfile de gigantes y cabezudos que encarnan a los Reyes Católicos y a los últimos reyes de la dinastía nazarí que gobernaron Granada, Boabdil y Moraima. Podemos decir que la figura de la Tarasca simboliza el triunfo del bien sobre el mal, de la bella sobre la bestia.

Se pasea por toda la ciudad a lomos de un fiero dragón que parece quedar rendido a sus pies. Sería el contrapunto pagano a la fiesta religiosa. Hay mucha expectación y misterio en torno al modelo que lucirá la tarasca ( un maniquí que viste la ropa que estará de moda en la siguiente temporada) ya que el Ayuntamiento de Granada otorga el honor de vestir y peinar a la Tarasca a diseñadores y peluqueros locales. La fiesta grande de Granada se organiza alrededor del jueves, salida del Corpus Christi, en el que toda la ciudad abarrota las calles para contemplar la Procesión del Corpus, del Santísimo Sacramento del altar. Granada conserva la tradición de engalanar los balcones y fachadas de las calles por donde pasa la procesión con mantones y adornos. Entre vítores, aplausos y hierbas aromáticas sale de la catedral la custodia en procesión. Custodia regalada a la ciudad por los reyes católicos y una de las más hermosas del país. Según la tradición popular, determinados pueblos de la Vega estaban obligados a entregar a la ciudad carros de bueyes cargados de plantas aromáticas (juncia y estoraque), para alfombrar el recorrido de la custodia, cubierto por toldos de arpillera a modo de palio.

Forman parte de la procesión además de la Custodia y La Tarasca, desfilando con sus insignias y estandares las parro-quias, gremios, cofradías, clero, autoridades locales, dignidades eclesiásticas, entidades públicas y privadas.Desde una semana antes y durante la semana de Feria, en la Plaza de Bib-Rambla, en el centro, tendrás la oportunidad de visitar a las «carocas», en las que se satirizan en dibujos o más bien caricaturas y «quintillas» (coplas alusivas colocadas debajo del dibujo) los principales acontecimientos del año. Mientras tanto, en el recinto ferial granadino, la animación no decae en ningún momento, con desfiles de caballos y carrozas por las mañanas, atracciones de feria por las tardes y ambiente festivo en las casetas por las noches. En la medianoche del domingo, un monumental castillo de fuegos artificiales y el tradicional «trueno gordo» sirven para despedir al personal hasta el año siguiente.